Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Turquía solicita apoyo aéreo de EE.UU. mientras se intensifican los combates en Idlib

Un total de 150 vehículos militares de las Fuerzas Armadas turcas pasan por el distrito de Reyhanli, en Hatay (Turquía), mientras se despliegan en la frontera con Siria como refuerzos, incluidos obuses, tanques, municiones, máquinas de construcción blindadas y otros vehículos militares el 17 de febrero de 2020. [Burak Milli - Agencia Anadolu]

Dos soldados turcos murieron y otros cinco resultaron heridos por un ataque aéreo del gobierno sirio en el noroeste de Siria, según informó ayer el Ministerio de Defensa de Turquía, cuando se intensificaron los enfrentamientos en torno a la ciudad de Neirab, en la provincia de Idlib.

Turquía también pidió a EE.UU. que realizara salidas a lo largo de su frontera con Idlib para mostrar su apoyo a las operaciones militares en curso de Ankara contra las fuerzas leales a Damasco, informó Middle East Eye.

Reforzando sus defensas, Ankara pidió a Washington dos baterías de sistemas de misiles Patriot para proteger su zona fronteriza de ataques aéreos, dijo un funcionario turco.

“Trump prometió que sancionaría a los oficiales del régimen, o a cualquiera que estuviera involucrado en ataques contra los civiles. Y que haría declaraciones enérgicas”, dijo el funcionario. “Pero no se comprometió a nada que involucre a los militares, todavía.”

La semana pasada, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, agradeció al presidente turco Recep Erdogan por evitar una “catástrofe humanitaria” en la provincia Idlib del noroeste de Siria.

LEER: Pompeo llega a Arabia Saudí para discutir la seguridad regional, los derechos humanos e Irán

“Trump – en una llamada telefónica con el presidente turco Recep Tayyip Erdogan – transmitió el deseo de Estados Unidos de ver el fin del apoyo de Rusia a las atrocidades del gobierno de Assad y a una resolución política del conflicto de Siria”, dijo el secretario de prensa adjunto de la Casa Blanca en una declaración.

Idlib ha sido un bastión de la oposición y de los grupos armados antigubernamentales desde el estallido de la guerra civil siria en 2011.

En septiembre de 2018, Turquía y Rusia acordaron convertir Idlib en una zona de desescalada en la que se prohíben los actos de agresión, pero desde entonces más de 1.800 civiles han muerto en ataques del régimen.

Como parte del acuerdo de 2018, Turquía tiene 12 puestos de observación en Idlib para impedir una ofensiva del Gobierno, pero se cree que ahora cuatro están rodeados por fuerzas del régimen sirio.

Turquía ha amenazado con atacar Damasco si no se retira a finales de este mes.

Unas 800.000 personas han huido desde que las fuerzas del régimen sirio, respaldadas por el poder aéreo ruso, intensificaron su asalto a Idlib en diciembre.

Los grupos de derechos humanos han advertido que más de 80.000 personas están durmiendo al aire libre con temperaturas bajo cero después del bombardeo de Idlib. Según el Comité Internacional de Rescate, al menos seis niños han muerto de frío.

Categorías
NoticiasOriente MedioRusiaTurquíaUS
Recordando La Masacre De Rabaa

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines