Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Las conversaciones de paz de Libia en Moscú no alcanzan el acuerdo de alto el fuego

TÚNEZ, TÚNEZ - 27 DE JULIO: el vicepresidente de Turquía, Fuat Oktay (CR), conversa con el jefe del Gobierno de Acuerdo Nacional (GNA) de Libia, Fayez al-Sarraj (CL) durante el funeral del difunto presidente tunecino Beji Caid Essebsi en Túnez, Túnez el 27 de julio de 2019. Essebsi murió el jueves a la edad de 92 años en un hospital militar en Túnez después de ser hospitalizado por problemas de salud un día antes (Arda Küçükkaya - Agencia Anadolu)
TÚNEZ, TÚNEZ - 27 DE JULIO: el vicepresidente de Turquía, Fuat Oktay (CR), conversa con el jefe del Gobierno de Acuerdo Nacional (GNA) de Libia, Fayez al-Sarraj (CL) durante el funeral del difunto presidente tunecino Beji Caid Essebsi en Túnez, Túnez el 27 de julio de 2019. Essebsi murió el jueves a la edad de 92 años en un hospital militar en Túnez después de ser hospitalizado por problemas de salud un día antes (Arda Küçükkaya - Agencia Anadolu)

Los líderes en guerra de Libia lograron algunos avances en las conversaciones indirectas de paz en Moscú el lunes, pero no llegaron a un acuerdo sobre un alto el fuego abierto para poner fin a una guerra de nueve meses sobre la capital, Trípoli, informa Reuters.

En conversaciones que duraron aproximadamente ocho horas, los mediadores de Rusia y Turquía instaron a los rivales a firmar una tregua vinculante y allanar el camino para un acuerdo que estabilizaría al país del norte de África sumido en el caos desde el derrocamiento de Muammar Gaddafi en 2011.

Fayez al-Serraj, quien encabeza el gobierno internacionalmente reconocido de Libia con sede en Trípoli que ha luchado para defenderse de una ofensiva de la facción del Ejército Nacional de Libia (LNA) con sede en el este, firmó el acuerdo de alto el fuego, dijo el ministro de Relaciones Exteriores ruso, Sergei Lavrov.

“Hoy podemos informar que se hicieron algunos progresos”, dijo Lavrov a los periodistas en la elegante mansión del siglo XIX en Moscú, donde se llevaron a cabo las conversaciones.

Pero el ministro de Relaciones Exteriores de Turquía, Mevlut Cavusoglu, dijo que el comandante del LNA, Khalifa Haftar, había pedido hasta el martes por la mañana que se decidiera sobre el alto el fuego.

En una señal de que el LNA podría continuar su ofensiva, dijo en un sitio web oficial que estaba “listo y decidido” para lograr la victoria.

No dio detalles, pero otro sitio web cercano a la fuerza dijo que Haftar no firmará la propuesta de alto el fuego. Los canales pro-LNA dijeron que Haftar ya había abandonado Moscú.

Las publicaciones en redes sociales a favor de LNA han convocado a una manifestación para apoyar a Haftar el martes en la principal ciudad oriental de Benghazi.

El impulso ruso-turco, que involucró laboriosos contactos indirectos entre las dos delegaciones libias, es el último intento de acabar con el caos en el país productor de petróleo.

La agencia de noticias TASS de Rusia informó que Serraj se había negado a entablar conversaciones directas con Haftar, obligando a los diplomáticos rusos y turcos a actuar como intermediarios.

Los dos hombres se reunieron por última vez en Abu Dhabi en febrero de 2019 antes de que se rompieran las conversaciones sobre un acuerdo para compartir el poder y Haftar trasladó sus tropas a Trípoli en abril, ampliando su control más allá del este y el sur.

Hablando junto al primer ministro italiano Giuseppe Conte en Ankara, el presidente turco, Tayyip Erdogan, dijo que su país estaba trabajando para garantizar que un alto el fuego en Libia se vuelva permanente.

Dijo que esperaba que las conversaciones de Moscú formaran la base de las discusiones en una cumbre en Berlín el domingo, a la que dijo que asistiría con Conte y el presidente ruso Vladimir Putin.

La canciller alemana, Angela Merkel, dijo el sábado que planeaba organizar una cumbre después de mantener conversaciones con Putin.

LEER: Erdogan receives head of Libya’s UN-backed government

Turquía respalda al rival de Haftar, Serraj, mientras que los contratistas militares rusos se han desplegado junto con las fuerzas de LNA de Haftar, que también están respaldadas por los Emiratos Árabes Unidos, Egipto y Jordania.

La guerra de Trípoli ha destruido la economía de Libia y corre el riesgo de interrumpir la producción de petróleo y provocar flujos de migrantes africanos que intentan llegar a Europa en barcos con la ayuda de contrabandistas que explotan el caos.

Las conversaciones de Moscú se produjeron después de un alto el fuego, iniciado por Turquía y Rusia, una pausa en los intensos combates y ataques aéreos el domingo, aunque ambas facciones se acusaron mutuamente de violar esa tregua mientras las escaramuzas continuaban alrededor de Trípoli.

Los periodistas de Reuters en Trípoli dijeron que el lunes había silencio en el centro y que no podían escuchar enfrentamientos ni bombardeos. Pero a altas horas de la noche, se escucharon más bombardeos.

El aeropuerto de Mitiga, el único aeropuerto que funciona en la capital, reanudó sus operaciones, dijo un testigo de Reuters. Los vuelos fueron suspendidos a principios de este mes debido a la caída de cohetes cerca.

Las tropas de Haftar no han podido romper las defensas de Trípoli, pero en las últimas semanas han logrado algunos pequeños avances con la ayuda de mercenarios rusos, dicen los residentes. Eso ha empujado a Turquía, que tiene intereses comerciales en el país, a desplegar soldados en Libia para ayudar al gobierno de Trípoli.

Categorías
ÁfricaEgiptoEmiratos Árabes UnidosEuropa y RusiaJordaniaLibiaNoticiasOriente MedioRusiaTurquía

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines

Revive el Viaje de los refugiados de la Nakba