Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Rusia y la independencia siria

El presidente ruso Vladimir Putin y el presidente Bashar Al-Assad en Sochi, Rusia, el 17 de mayo de 2018 [Oficina de prensa del Kremlin / Agencia Anadolu]

El presidente ruso Putin realizó una visita sorpresa a Damasco, durante la cual se encontró con Bashar Al-Assad, no en el Palacio de Rawda o el Palacio del Pueblo, donde este último recibe habitualmente a sus invitados, sino más bien en la sede de las fuerzas rusas en Damasco. Esta no es la primera vez que el presidente ruso Putin insulta a su homólogo sirio. Hubo un famoso incidente en la base aérea de Khmeimim, cuyo video se difundió en las redes sociales, en el que los soldados del presidente ruso Putin impidieron que Bashar al-Assad siguiera a Putin al escenario para hacer un anuncio. Fue una acto de gran ridículo.

Creo que el presidente Putin hace esto no solo con la intención de burlarse o faltarle el respeto, sino también, en parte, para enviar un mensaje clave a Assad de que Rusia es quien toma de decisiones políticas en Siria. Por lo tanto, Putin nunca ha defendido públicamente a Bashar Al-Assad, ya que sabe que sus acciones políticas no pueden defenderse. Siempre se enfoca en la explotación occidental del problema sirio.

Mientras que el régimen sirio presenta a Assad como el presidente de por vida, la política rusa se centra más en la restauración de Assad durante un período de transición. Durante este tiempo, Rusia podría extraer beneficios de la posguerra, no de la Siria pobre y débil, sino de la Unión Europea y, si es posible, de Estados Unidos.

Leer: Turkey, Russia propose a ceasefire in Libya

Quizás Putin se dio cuenta de la debilidad del interés internacional hoy en Siria y la indiferencia y el desprecio con el que la comunidad internacional trata hoy con el derramamiento de sangre sirio en Idlib y otras ciudades en el norte de Siria. Esto se debe a que no hay un propósito estratégico para lo que está sucediendo allí. Si el asunto se arregla con Turquía, que todavía se opone a una operación militar significativa En Idlib, cientos, incluso miles, podrían ser asesinados en el enclave, a cambio de imponer la soberanía de Assad en Idlib. Estados Unidos no tiene una postura firme en contra de la operación, y como es habitual, la Unión Europea está ocupada con problemas internos interminables, y el Brexit.

Tampoco tienen una política exterior unificada que puedan imponer, y mucho menos implementar en Siria, ni ahora ni en el futuro. Esto ha frustrado a Putin, quien esperaba ser recompensado por sus acciones en Siria. Luego derrotó a Erdogan, quien asumió que el mundo lo recompensaría por su decisión de construir una zona segura en Siria para devolver a los refugiados. Putin ha descubierto que Assad no valora la independencia siria tanto como le preocupa ser nombrado presidente de toda Siria, sin importar el precio. El precio de esto es la sangre de cientos de miles de sirios y la destrucción de sus ciudades y pueblos. No hay futuro para la reconstrucción de Siria después de toda esta destrucción, especialmente a la luz del desprecio de la comunidad internacional por lo que está sucediendo en Siria.

Leer: Turkey, Russia, Iran officials discuss latest developments in region 

En su informe al Consejo de Seguridad, el nuevo enviado especial de la ONU expresó su pesimismo sobre los esfuerzos para enmendar la constitución en Siria, lo que contradice completamente sus optimas declaraciones el mes pasado. El enviado especial Geir Pedersen dijo al Consejo de Seguridad en una videoconferencia: “No veo ninguna razón para convocar otra sesión del pequeño cuerpo”. También expresó “gran frustración” por la falta de progreso y agregó: “El comité constitucional es y seguirá siendo frágil. Pedersen no reinventó la rueda. Todos sabemos que el destino del comité constitucional también terminará, ya que el régimen de Al-Assad no mostró ningún deseo de negociar cuando estaba en una posición mucho más difícil en 2014 y 2015, entonces, ¿cómo hará concesiones hoy, alto en la victoria?

Entonces, la pregunta sigue siendo, desde el primer veto ruso que Putin usó en el Consejo de Seguridad para proteger el régimen de Bashar al-Assad en agosto de 2011: ¿Qué quiere Putin de Siria? Caminando por Damasco, respondió que estaba orgulloso de restaurar la seguridad en sus calles. Aún así, no dijo si esta seguridad ocultaba pobreza, hambre, desplazamiento y expulsión. Nada de esto le importa a Putin, ya que solo le preocupa lo que se piense de él y mientras su imagen se levante en Damasco, no tiene valor para cualquiera que la levante o la glorifique.

Este artículo apareció por primera vez en árabe en Al-Araby Al-Jadeed el 9 de enero de 2020.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEuropa y RusiaOriente MedioRegiónReportajes y AnálisisRusiaSiria
Recordando La Masacre De Rabaa

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines