Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Iraq exige la salida de tropas extranjeras después del ataque aéreo y Trump amenaza con sanciones

Helicópteros militares estadounidenses llevando tropas a Oriente Medio, el 19 de octubre de 2016 [Foto de archivo]

Según informa Reuters, el parlamento iraquí pidió el domingo que las tropas estadounidenses y extranjeras se vayan, a medida que crece la reacción contra el asesinato de un alto general iraní por parte de Estados Unidos, y el presidente Donald Trump ha doblado las amenazas de atacar lugares culturales iraníes si Teherán toma represalias.

Haciendo más aguda una crisis que ha aumentado los temores de una gran conflagración en Oriente Medio, Irán dijo que estaba dando un paso atrás respecto a los compromisos en virtud del acuerdo nuclear de 2015 con las seis potencias principales.

El teniente general de Irán, Qassem Soleimani, murió el viernes en un ataque con aviones no tripulados estadounidenses contra su convoy en el aeropuerto de Bagdad, un ataque que llevó las hostilidades estadounidense-iraníes a aguas desconocidas.

Un ministro del gobierno iraní calificó a Trump de “terrorista con traje”, después de que el presidente de Estados Unidos enviase una serie de publicaciones en Twitter el sábado amenazando con atacar 52 lugares iraníes, incluidos objetivos importantes para la cultura iraní, si Teherán ataca a los estadounidenses o activos estadounidenses para vengar la muerte de Soleimani.

Leer: The ‘Great Game’ is afoot: Killing Soleimani reflects US desperation in the Middle East 

Hablando con los periodistas a bordo del Air Force One de camino a Washington desde Florida el domingo por la noche, Trump pronunció esos comentarios.

“Se les permite matar a nuestra gente. Se les permite torturar y mutilar a nuestra gente. Se les permite usar bombas en carreteras y hacer estallar a nuestra gente. ¿Y no se nos permite tocar sus lugares culturales? No funciona así”, dijo.

Los críticos demócratas del presidente republicano han dicho que Trump fue imprudente al autorizar el ataque, y algunos dijeron que sus comentarios sobre atacar lugares culturales equivalían a amenazas de crímenes de guerra. Muchos preguntaron por qué Soleimani, considerado durante mucho tiempo una amenaza por las autoridades estadounidenses, tenía que ser asesinado ahora.

Los republicanos en el Congreso generalmente han respaldado la medida de Trump.

Trump también amenazó con sanciones contra Iraq y dijo que si se requería que las tropas estadounidenses abandonaran el país, el gobierno de Iraq tendría que pagar a Washington por los costes de una base aérea “extraordinariamente cara” allí.

Dijo que si Iraq pidiese a las fuerzas estadounidenses que se fueran de manera hostil, “les impondremos sanciones como nunca antes habían visto”. Hará que las sanciones iraníes parezcan poco”.

El parlamento iraquí aprobó una resolución pidiendo el fin de toda presencia de tropas extranjeras, reflejando los temores de muchos en Iraq de que el ataque del viernes podría envolverlos en otra guerra entre dos potencias más grandes en desacuerdo en Iraq y en toda la región.

Si bien tales resoluciones no son vinculantes para el gobierno, es probable que se tenga en cuenta ésta: el primer ministro Adel Abdul Mahdi había pedido anteriormente al Parlamento que pusiera fin a la presencia de tropas extranjeras lo antes posible.

Irán y Estados Unidos han estado compitiendo por su influencia en Iraq desde la invasión liderada por Estados Unidos en 2003 que derrocó al dictador Saddam Hussein.

Leer: Oil prices jump after US air strike kills top Iranian commander

Antes de los comentarios de Trump a los periodistas, una portavoz del Departamento de Estado dijo que Estados Unidos estaba esperando una aclaración sobre la naturaleza legal y el impacto de la resolución, e instó firmemente a los líderes iraquíes a reconsiderar la importancia de la relación económica y de seguridad actual entre las dos naciones.

Unos 5.000 soldados estadounidenses permanecen en Iraq, la mayoría desempeñando un papel consultivo.

Abdul Mahdi dijo que a pesar de las “dificultades internas y externas” que podría enfrentar el país, cancelar su solicitud de ayuda de las fuerzas militares de la coalición liderada por Estados Unidos “sigue siendo lo mejor para Iraq”.

Dijo que tenía previsto reunirse con Soleimani el día en que fue asesinado, y que el general debía entregar una respuesta iraní a un mensaje de Arabia Saudí que Abdul Mahdi había pasado antes a Teherán. La Arabia Saudí musulmana sunita y el Irán chiíta habían estado a punto de “alcanzar un avance sobre la situación en Iraq y la región”, dijo Abdul Mahdi.

A pesar de décadas de enemistad entre Estados Unidos e Irán, las milicias respaldadas por Irán y las tropas estadounidenses lucharon codo con codo durante la guerra de Iraq de 2014-17 contra Daesh, su enemigo común. El líder de la milicia iraquí Abu Mahdi al-Muhandis también fue asesinado en el ataque del viernes.

La resolución parlamentaria del domingo fue aprobada abrumadoramente por legisladores chiítas, ya que la mayoría de los legisladores sunitas musulmanes y kurdos boicotearon la sesión especial.

Un miembro del parlamento sunita dijo a Reuters que ambos grupos temían que expulsar a las fuerzas lideradas por Estados Unidos dejaría a Iraq vulnerable a los insurgentes, socavaría la seguridad y aumentaría el poder de las milicias chiítas respaldadas por Irán.

Leer: Iraqi commander calls for ‘unity’ against US

El grupo de países ‘E3’ que comprende Francia, Gran Bretaña y Alemania pidió a Irán que se abstenga de cualquier acción violenta y lo instó a volver a respetar los acuerdos establecidos en el acuerdo nuclear de 2015 con las potencias mundiales.

Las tres naciones también reafirmaron su determinación de luchar contra Daesh y pidieron a las autoridades iraquíes que continúen brindando el apoyo necesario a la coalición.

Fue la retirada de Trump de los Estados Unidos del acuerdo en 2018 y la reimposición de sanciones a Irán lo que desencadenó una nueva espiral de tensiones después de un breve deshielo tras el acuerdo.

El domingo, Irán se distanció aún más del acuerdo y dijo que continuaría cooperando con el organismo de control nuclear de la ONU, pero que no respetaría los límites de su trabajo de enriquecimiento de uranio.

Eso significaba que “no habrá limitaciones en la capacidad de enriquecimiento, el nivel de enriquecimiento y la investigación y desarrollo y… se basará en las necesidades técnicas de Irán”, dijo la televisión estatal, citando una declaración del gobierno. Dijo que la reversión de sus compromisos nucleares podría llevarse a cabo si Washington levanta las sanciones contra Teherán.

Como jefe de la Fuerza Quds de la Guardia Revolucionaria, Soleimani ideó las operaciones clandestinas y militares de Irán en el extranjero, creando un arco de poder chiíta con la ayuda de milicias paragubernamentales que confrontan el poder regional de los Estados Unidos, Israel y Arabia Saudí.

Cientos de miles de dolientes, muchos entonando cánticos, golpeándose el pecho y llorando de dolor, acudieron a Irán para mostrar sus respetos después de que su cuerpo fuese devuelto como un héroe.

Categorías
Arabia SauditaIrakIránNoticiasOriente Medio

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines

Revive el Viaje de los refugiados de la Nakba