Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El valor del ser humano en el mundo árabe

Las protestas de Egipto contra Sisi [Viñeta - Arabi21]

Cuando los índices de suicidio alcanzan niveles horribles en Egipto, es una señal peligrosa de la grave situación en el país. Con frecuencia también atestiguamos aquellos a quienes el Mediterráneo ha engullido, que soñaban solo con la libertad y una vida mejor, y los miles de jóvenes que recurren a las drogas para escapar de sus amargas realidades, a las muertes bajo el castigo de sus regímenes, o las muertes causadas por la ausencia de medios de vida.

La juventud es el grupo de edad que más sufre en el mundo árabe. Se encuentran inmersos en el horno de la corrupción política y económica. Esto se debe a que las bandas han manipulado los recursos de sus países, malgastando su riqueza, desperdiciando oportunidades para construir sus países y personas. La Primavera Árabe, y las olas de protesta en las que miles de jóvenes fueron martirizados, muestran claramente que la paciencia de la nueva generación ha expirado y que el camino ha llegado a un callejón sin salida.

Tiranía y la industria de la muerte

Los regímenes árabes que tomaron el poder dentro de las fronteras de lo que se llamó el ‘estado-nación’ durante la segunda mitad del siglo XX no fueron independientes de las potencias occidentales que los establecieron, sino que fueron agentes para ellos, ya sea directos o indirectos. El papel de los regímenes establecidos era evitar la creación de poderes nacionales que se beneficiarían de la naturaleza de los sistemas políticos existentes. El objetivo principal era eliminar el pasado, de una manera que deja los recuerdos y las prácticas políticas emergentes disfuncionales.

Las monarquías en Egipto, Libia, Iraq, Siria y los países árabes del Magreb fueron erradicadas por un grupo de espías militares que habían dominado la destrucción de la vida política de una manera que llevó a esos países a su actual estado de colapso: afectados por la pobreza, subdesarrollado y dependiente. Las potencias victoriosas en la Segunda Guerra Mundial temían el establecimiento de monarquías constitucionales en estos países, similares a las monarquías constitucionales europeas, empujándolos hacia la introducción de nuevos regímenes totalitarios que eliminarían todas las acumulaciones que los precedieron.

Los orígenes de estos regímenes explican cómo terminaron llevando a las generaciones de jóvenes a un estado de desesperación, después de que hayan fallado todos los experimentos de desarrollo y proyectos de renacimiento que habían sido coloreados con los lemas ideológicos de los regímenes. La industria de la muerte no se limitó a las guerras que mataron a millones de personas desde Yemen a Libia, Iraq, Siria y Egipto, sino que la superó a otras causas de muerte, incluidas masacres, guerras civiles en las que los regímenes oficiales estaban detrás y que continuan en curso hasta el día de hoy.

Leer: As Yemen war rages, children will suffer from hunger for 20 years

La falta de desarrollo y el despilfarro de toda riqueza privada y humana es la característica más importante de la era de la Primavera Árabe, que vino como un grito de advertencia antes del gran colapso. Los regímenes no construyeron patrias ni establecieron nuevas sociedades. Habían abolido todos los aspectos de la libertad y negado a las personas todos sus derechos fundamentales, incluida la libertad de opinión y expresión. Los privaron del derecho al trabajo y del derecho a vivir con dignidad en sus países de origen.

En estas circunstancias, y en muchas otras que crearon la desesperación que sufren generaciones enteras, las autoridades políticas árabes agotaron a las sociedades de su capacidad para crecer. Este estado permanente de tribulación y abatimiento ayuda a explicar la mayoría de los casos de suicidio en la región, y representa el motivo fundamental detrás del extremismo y la violencia, en todas sus formas.

La región árabe es la más sangrienta del mundo, debido a la cantidad de guerras y conflictos que tienen lugar dentro de ella, y el destino de su gente se encuentra en la línea del frente. Los ciudadanos árabes no tienen derecho a votar ni a expresar sus opiniones. No pueden ejercer sus derechos individuales y civiles bajo los regímenes totalitarios.

Los árabes no tienen valor en sus países por muchas razones, la más importante de las cuales es la falta de conciencia de su importancia. Creen que los medios de comunicación de los regímenes autoritarios juegan un papel fundamental para convencerlos de la santidad del régimen y del hecho de que ellos, el pueblo, son marginales. Sin embargo, las recientes revoluciones árabes llevaron de vuelta a la superficie el reconocimiento del valor de las personas marginadas, y de repente pudieron actuar y derrocar a los gobiernos. Mohamed Bouazizi, el joven que causó el derrocamiento del régimen tirano tunecino, es una prueba.

Leer: 25,000 Syrians displaced in regime, Russia raids last week

Este nuevo sentido de creencia está siendo atacado por los medios de comunicación de las fuerzas de la contrarrevolución. Las masacres cometidas por el régimen sirio, los ataques de Khalifa Haftar en Libia, y los crímenes del ejército y la policía en Egipto, son solo algunos de los muchos ejemplos del valor de los individuos y grupos de personas, a los ojos de las autoridades políticas.

El conflicto de hoy día en la región gira en torno al valor del ser humano, incluida la libertad y la dignidad social, sobre todo. Este requisito está en el corazón de la batalla entre las fuerzas que apoyan la liberación, y entre las otras fuerzas que trabajan para perpetuar la tiranía como el destino de esta región y su gente.

Los crímenes de los tiranos árabes no cesarán a menos que los árabes recuperen un sentido de su valía. La realización de la capacidad de las personas para cambiar sus destinos comienza con la eliminación de los regímenes autoritarios. Ésta es la única manera en que una nación puede resucitar de la oscuridad del subdesarrollo, la pobreza, la muerte, e ir hacia la luz de la libertad, la justicia social y la dignidad humana.

 

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónEgiptoIrakLibiaOriente MedioReportajes y AnálisisSiriaYemen

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines

Revive el Viaje de los refugiados de la Nakba