Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Inicio del viernes nº 41 de protestas en Argelia, en medio de la insistencia en el rechazo a unas elecciones presidenciales

Miles de argelinos participan en una manifestación antigubernamental contra las figuras del régimen de Bouteflika en Argel, Argelia, el 5 de noviembre de 2019. [Farouk Batiche / Agencia Anadolu]

El viernes se inició el 41º viernes de manifestaciones del Movimiento Popular de Argelia en Argel y otras ciudades. El propósito de estas manifestaciones es exigir la partida de figuras simbólicas del régimen político, rechazar las próximas elecciones presidenciales programadas para el 12 de diciembre y limitar la influencia de los militares en las decisiones políticas.

Miles de personas se reunieron por la mañana en el centro de Argel, comenzando las marchas en la calle Didouche Mourad y la plaza al lado de la Oficina Central de Correos, en rechazo de las próximas elecciones presidenciales, antes de la salida del jefe de estado interino, Abdelkader Bensalah, y el primer ministro Noureddine Bedoui. Las consignas de los manifestantes transmitieron un tono intensificado, gritando “juramos por Dios que no organizarán las elecciones, Bedoui y Bensalah deben ser expulsados”.

Los manifestantes creen que las elecciones de diciembre renovarán el mismo régimen político. Gritaron consignas contra los candidatos, específicamente hacia el ex primer ministro, Abdelmadjid Tebboune, acusado por el Movimiento Popular de ser el candidato de la autoridad y el ejército. Además, los lemas también insinuaban la relación de su hijo con el narcotraficante arrestado, Kamal El-Boushi.

Leer: ‘Algeria’s Bouteflika made decisions to please Israel’ 

Los manifestantes renovaron su compromiso con las protestas pacíficas y rechazaron todas las formas de violencia, coreando consignas que exigían un estado civil, el rechazo del dominio del ejército de las decisiones políticas y las opciones futuras de los argelinos. También levantaron pancartas que decían “estado civil, no militar”, “no a los generales” y “Argelia debe tomar la independencia”, “no queremos un comandante ni un gobierno militar de nuevo”, en referencia a sus aspiraciones para liberarse de las garras de los militares.

Desde el viernes por la noche, la capital argelina ha sido testigo de un gran despliegue de agentes de seguridad en las calles y plazas principales que albergan las manifestaciones, y un gran número de fuerzas de seguridad y vehículos fueron vistos en las calles de Didouche Mourad, Mohamed V, Hassiba Ben Bouali y cerca de la Oficina Central de Correos. Las autoridades también continuaron el cierre del túnel universitario, para evitar el paso de manifestantes y reforzar los controles de seguridad en las entradas de la capital, especialmente la entrada oriental que conecta con las provincias del este y la región tribal, obstaculizando al mayor número posible de manifestantes llegar y participar en las manifestaciones.

Las protestas populares se produjeron un día después del primer paso que parecía haber internacionalizado la situación argelina, tras la aprobación del Parlamento Europeo de un reglamento que condena la situación de las libertades en Argelia y la campaña de arrestos de las autoridades contra los activistas, exigiendo un diálogo político para resolver la crisis en el país.

Categorías
ÁfricaArgeliaNoticias

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines

Revive el Viaje de los refugiados de la Nakba