Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La parcialidad de Iraq protege a los funcionarios que ordenaron atacar a los manifestantes

Manifestaciones antigubernamentales en la capital de Iraq, Bagdad, el 1 de noviembre de 2019 [Murtadha Sudani / Agencia Anadolu]

Hasta ahora, los funcionarios iraquíes solo han emitido dos órdenes de arresto en respuesta a las cientas de demandas presentadas contra el gobierno, el personal de seguridad y la represión de los políticos contra los manifestantes desarmados.

Ninguna de las órdenes de arresto emitidas se refiere a funcionarios gubernamentales, lo que ha llevado a activistas y expertos legales a advertir que las denuncias no se están tratando correctamente.

El llamado a los arrestos se hizo por cargos de “incitación” contra manifestantes, el primero contra el analista político, Najah Mohammad Ali, quien pidió matar a los manifestantes en un tuit. El otro fue contra el jeque Muzahim Al-Hawyeet, un líder tribal que reside en el Kurdistán iraquí, después de que tuitease que los manifestantes son “niños bastardos”.

Aún así, las autoridades no parecen poder cumplir las órdenes emitidas porque los individuos viven en áreas que no están bajo el control judicial de Iraq: Ali vive en Londres, mientras que el Gobierno regional kurdo gobierna el área en el que reside Al-Hawyeet.

El activista Laith Al-Atabi le dijo a Al-Arabi Al-Jadeed que la autoridad judicial trató de calmar la ola de indignación popular emitiendo órdenes de arresto, pero ignoró las demandas presentadas contra aquellos que son directamente responsables de matar y reprimir a manifestantes. “Algunas de las demandas están respaldadas por pruebas y vídeos que confirman la participación de los delincuentes en estos crímenes”, agregó.

Acusó al poder judicial de “parcialidad a favor del gobierno”.

Leer: Security personnel join protesters in Iraq’s Karbala

Un juez en uno de los tribunales iraquíes le dijo a Al-Arabi Al-Jadeed que “la mayoría de los jefes de policía, que operan en las provincias donde tuvieron lugar las manifestaciones, enfrentan cargos de asesinato e incitación contra los manifestantes tras la presentación de demandas en su contra, además de otras demandas que se han presentado contra el ministro del Interior por ser responsable de ordenar los asesinatos. Por otro lado, los agentes de policía, miembros de las fuerzas de seguridad y elementos de las Fuerzas de Movilización Popular (PMF), así como otros, también enfrentan cargos penales”.

“La mayoría de estas demandas están en el aire”, explicó, “esperando órdenes de poderes superiores”, en referencia al primer ministro.

El experto legal Yahya Al-Bayati dijo que “el poder judicial está resultando implicado y su reputación está siendo dañada al no tratar profesionalmente las demandas”.

“La autoridad judicial debe emitir órdenes de arresto basadas en la gravedad de los cargos mencionados en las demandas”.

Señaló que “la reputación del poder judicial ha sido manchada, debido a la forma sesgada en que se manejó el caso de las manifestaciones”.

Más de 320 manifestantes fueron asesinados en las protestas de Iraq y más de 8.000 resultaron heridos mientras las autoridades intentaban dispersar a la multitud.

Categorías
IrakNoticiasOriente Medio

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines

Revive el Viaje de los refugiados de la Nakba