Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Estados Unidos pide al gobierno iraquí que ponga fin a la violencia y celebre elecciones anticipadas

Fuerzas iraquíes disparando gases lacrimógenos contra manifestantes en Bagdad, el 11 de noviembre de 2019 [AP]

Estados Unidos pidió al gobierno iraquí el lunes por la noche que ponga fin a la violencia contra los manifestantes en las calles de la nación. El llamado se produjo después del asesinato de cientos de civiles por parte de las fuerzas gubernamentales.

Washington también instó a las autoridades iraquíes a implementar reformas electorales y celebrar elecciones anticipadas que el presidente Barham Salih prometió adoptar. Una declaración de la Casa Blanca agregó que “Estados Unidos está profundamente preocupado por los continuos ataques contra manifestantes, activistas civiles y trabajadores de los medios, además de las restricciones impuestas al acceso a Internet en Iraq”.

Ayer, tres manifestantes fueron asesinados en el sur de Iraq, y decenas más fueron heridos por las fuerzas de seguridad, que abrieron fuego en el centro de la capital. Amnistía Internacional ha advertido de un “baño de sangre” en el país.

Los manifestantes tienen una influencia desestabilizadora por parte de las autoridades iraquíes. Su respuesta ha visto la muerte de 319 personas desde el inicio de las protestas el 1 de octubre, la mayoría de ellas civiles. Al menos otros 12.000 han resultado heridos, según cifras oficiales anunciadas ayer por la mañana.

Leer: Iraqis bid sectarianism goodbye

Los bloques políticos iraquíes acordaron el sábado poner fin a las protestas, en un momento en que los manifestantes acusan a los principales partidos políticos de lealtad a Irán, que consideran el arquitecto del sistema político actual de Iraq. Tras este acuerdo de “volver a la normalidad”, las fuerzas de seguridad intensificaron la represión contra los manifestantes, mientras el país permanece sin acceso a internet; las plataformas de redes sociales han estado bloqueadas durante casi una semana.

El gobierno del primer ministro Adil Abdul Mahdi ha tomado algunas medidas en un intento de calmar la situación, incluida la provisión de ayuda social a los necesitados y oportunidades de trabajo para los graduados universitarios. Sin embargo, estas medidas no han podido responder a las crecientes demandas de los manifestantes, que ahora exigen la revisión del sistema político sectario y la salida de toda la clase política.

Bajo la presión de las autoridades religiosas chiítas, el gobierno iraquí se comprometió recientemente a implementar reformas más serias, incluida la reforma del sistema electoral y el reconocimiento de la legitimidad de la protesta pacífica. Los medios de comunicación informan que varios líderes iraquíes acordaron ayer en una reunión en Bagdad que la reforma electoral debería brindar a los jóvenes iraquíes una mejor oportunidad de participar en el proceso de toma de decisiones, además de romper el control del poder de los partidos políticos y su dominio sobre las instituciones estatales desde 2003.

Leer: US condemns use of violence against Iraq protesters

Estas protestas, que son las mayores vistas desde hace algún tiempo, son uno de los desafíos más complejos para el sistema político establecido después de la invasión estadounidense de Iraq en 2003, que condujo a la expulsión y ejecución del ex dictador Saddam Hussein. Iraq ha sufrido décadas de guerras, sanciones y, últimamente, violencia sectaria. El último conflicto entre sunitas y chiítas tuvo lugar durante la era de Daesh, cuando el grupo extremista controlaba la mayor parte del norte y oeste de Iraq. El país disfrutó de un breve período de calma después de la derrota de Daesh en 2017.

Las protestas actuales se caracterizan por una retórica antisectaria, y están dirigidas en su mayoría por manifestantes chiítas contra un gobierno dominado por políticos chiítas y aliados influyentes de Irán. Muchos iraquíes esperan un verdadero cambio político, pero temen las consecuencias de este descontento popular en caso de que continúe durante mucho tiempo. Muchos grupos armados compiten por el poder mientras el ejército iraquí, respaldado por los países occidentales, continúa luchando contra los restos de Daesh en el norte de Iraq.

Categorías
Asia y AméricaIrakNoticiasOriente MedioUS
Recordando La Masacre De Rabaa

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines