Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Los manifestantes antigubernamentales del Líbano regresan a las calles después de una gran manifestación a favor de Aoun

La gente se reúne en la avenida Bechara El-Khoury para pedir a los manifestantes que continúen las manifestaciones hasta que se forme un nuevo gobierno, mientras marchan desde la Plaza de los Mártires y la Plaza Riad al-Solh en Beirut, el Líbano, el 3 de noviembre de 2019 [Mahmut Geldi - Agencia Anadolu]

Los manifestantes libaneses que exigieron el derrocamiento de la élite de su país volvieron a las calles el domingo, después de que el gobierno fuese derrocado, horas después de que los partidarios del presidente Michel Aoun organizaron una gran manifestación, según informa Reuters.

El primer ministro Saad al-Hariri renunció el martes tras protestas nacionales sin precedentes, profundizando una crisis política y complicando los esfuerzos para promulgar reformas económicas muy necesarias en el Líbano.

El domingo por la noche, manifestantes antigubernamentales inundaron las calles de Beirut y al norte y sur de la capital, rechazando el intento de Aoun de posicionarse como el garante del movimiento de protesta y su campaña anticorrupción.

“Todos ellos significa todos”, corearon los manifestantes en el centro de Beirut, en referencia a la destitución total de una élite a la que acusan de saquear al estado y llevarlo a la crisis.

Ese mismo día, miles de partidarios de Aoun habían asistido a una manifestación a las afueras de Beirut, algunos agitando las banderas naranjas de su partido del Movimiento Patriótico Libre, envolviendo una carretera principal que conduce al palacio presidencial.

Fue el mayor contraataque a la mayor oleada de manifestaciones que se han apoderado del Líbano desde el 17 de octubre, y que han incluido la eliminación de Aoun entre un conjunto de demandas radicales.

Leer: Thousands of Lebanese rally outside presidential palace in support of Aoun 

En un discurso televisado, Aoun, que ahora debe mantener consultas con los miembros del parlamento para designar a un nuevo primer ministro, pidió a los manifestantes que se unan a los esfuerzos para erradicar la corrupción, que describió como “anidada” en el estado.

Dijo que se había elaborado un plan de tres puntos para combatir la corrupción, revitalizar la economía y construir un estado civil.

George Barbar, que vestía una camisa estampada con la cara de Aoun, dijo que había conducido desde el norte del Líbano para mostrar su apoyo. “Si la gente no se une con el presidente, no habrá Líbano”.

El ministro de Relaciones Exteriores, Gebran Bassil, yerno de Aoun y objeto de burla por parte de los manifestantes antigubernamentales, advirtió a la manifestación pro-Aoun de “días difíciles por delante” y dijo que el país había iniciado “una carrera contrarreloj para evitar un colapso”.

Las protestas antigubernamentales habían disminuido en gran medida después de que Hariri dimitiera, con grupos más pequeños que permanecieron en las calles y presionaron por demandas básicas como la rápida formación de un gobierno liderado por tecnócratas, para llevar a cabo las reformas económicas que tanto se necesitaban.

“Todo lo que hemos logrado hasta ahora es la renuncia del gobierno. Todavía tenemos un largo camino por recorrer”, dijo Charbel al-Zaani, un ingeniero.

“Si el nuevo gobierno que se forma no es el que la gente quiere, la revolución regresará aún más grande”, dijo Zaani.

Protests in Lebanon - Cartoon [Sabaaneh/MiddleEastMonitor]

Protestas en el Líbano – Viñeta [Sabaaneh / MiddleEastMonitor]

 

LOS BANCOS PERMANECEN EN CALMA

Esta semana, una cierta apariencia de normalidad regresó al Líbano, con la reapertura de carreteras y bancos a los clientes el viernes, después de haber estado cerrados durante dos semanas, aunque se informaron restricciones sobre las retiradas y transferencias de divisas al extranjero.

El jefe de la asociación bancaria del país dijo que los bancos no vieron “ningún movimiento inusual” de dinero el viernes o el sábado. Analistas y banqueros han temido una avalancha de ingresos.

El gobernador del banco central dijo que la reapertura no causó “ninguna perturbación en ningún banco” y reiteró la promesa de que “no se consideran controles formales de capital”.

La economía del Líbano, que depende de las importaciones, se ha visto afectada por años de agitación regional y una disminución en los flujos de capital que ha presionado sus reservas de divisas.

Leer: Trump bloquea 105 millones de dólares en ayudas para el Líbano

Aoun ha expresado su apoyo a un gobierno más tecnocrático, y dijo en un discurso después de la dimisión de Hariri que los ministros deberían ser elegidos “de acuerdo con sus competencias y experiencia, no con lealtades políticas”.

El gobierno de Hariri ha continuado trabajando de forma provisional hasta que se forme uno nuevo.

El poderoso movimiento Hezbolá del Líbano respaldado por Irán– que apoya a Aoun, ha dicho que la renuncia de Hariri desperdiciará un tiempo valioso en la adopción de medidas necesarias para endurecer las finanzas estatales y convencer a los donantes extranjeros de liberar unos 11.000 millones de dólares en ayuda prometida.

Emiratos Árabes Unidos dijo el domingo que estaba estudiando proyectos de inversión que se propusieron en un foro de inversión en Abu Dhabi el mes pasado, pero aún no ha dicho si proporcionará ayuda.

Hariri, que ha sido respaldado tradicionalmente por los aliados árabes occidentales y sunitas del Golfo, dijo antes de las protestas que los Emiratos Árabes Unidos habían prometido inversiones y ayuda financiera a su país profundamente endeudado, pero que continuaba el trabajo para cerrar el trato.

Categorías
LíbanoNoticiasOriente Medio
Recordando La Masacre De Rabaa

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines