Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Ministro de Defensa turco: “Nuestro trabajo en Siria aún no ha terminado”

El ministro de Defensa Nacional de Turquía, Hulusi Akar, evalúa el estado actual y conduce la Operación Manantial de Paz, durante una reunión en Ankara, Turquía, el 14 de octubre de 2019 [Arif Akdoğan / Agencia Anadolu]

El ministro de Defensa turco, Hulusi Akar, advirtió a las tropas en la ciudad de Tal Abyad, en el norte de Siria, que se preparen para cualquier situación, afirmando que la Operación Manantial de Paz de Turquía aún no ha terminado oficialmente y que el trabajo del país en Siria no está completo.

Al visitar ayer el punto de dirección y operación del ejército turco en la provincia sudeste de Sanliurfa, cerca de la frontera siria, con el Jefe de Estado Mayor Yasar Guler y el Comandante General de las Fuerzas Terrestres, Umit Dundar, Akar habló con los soldados a través de un transmisor para verificar su situación.

Akar hizo hincapié en la necesidad de mantener enérgicamente la defensa y la seguridad en el área para que las fuerzas armadas turcas puedan preservar la paz y la estabilidad, y enfatizó la importancia del supuesto objetivo de Turquía de proteger la libertad y los derechos del pueblo sirio.

“No solo trabajamos para proteger los derechos e intereses de nuestro país”, declaró Akar, “sino que también trabajamos día y noche para asegurarnos de que nuestros hermanos y hermanas sirios regresen de manera segura y voluntaria a sus hogares”.

Leer: Fierce clashes between Turkish and Syrian regime forces

También aseguró que el único objetivo de Turquía en el noreste de Siria es asegurar la región, haciendo retroceder a las milicias kurdas de la frontera turco-siria y estableciendo una zona segura para albergar a alrededor de dos millones de refugiados sirios de forma voluntaria, y agregó que Turquía solo tiene como objetivo luchar contra el terrorismo y que “no hacemos negocio con el origen étnico o religioso de nadie. Somos extremadamente sensibles en este sentido”.

La declaración y advertencia de Akar se produce después de que se llegase a un acuerdo la semana pasada entre Turquía y Rusia, deteniendo la operación militar de Ankara y estableciendo un acuerdo sobre el destino de la llamada “zona segura” y los métodos con los que se establecería. Sus términos, que algunos han llamado un éxito para Turquía, permitieron a la policía militar rusa y a los guardias fronterizos del régimen sirio ingresar a partes de la zona segura planificada para “facilitar la eliminación de elementos de las YPG y armas a una profundidad de 30 km”.

Siguiendo ese proceso, se llevarían a cabo patrullas conjuntas turco-rusas en el este y oeste de las zonas seguras hasta una profundidad de diez kilómetros, aparte de la ciudad de Qamishli, mientras que los elementos de la milicia kurda de las YPG se eliminarían de las ciudades estratégicas de Manbij y Tal Rifat. Los términos restantes fueron en gran medida difusos y consistieron en declaraciones generales como la de un “mecanismo conjunto de supervisión y verificación” establecido para supervisar e implementar el acuerdo mientras trabajan juntos para encontrar una solución política duradera al conflicto sirio.

Ayer, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, también amenazó con expandir y ampliar la zona segura a un área más grande que sus 30 kilómetros planeados si sus fuerzas armadas son atacadas de alguna manera por las YPG y otras milicias kurdas.

Leer: Opposition to Turkey’s operation is opposition to Sunni power in the Middle East

Categorías
Europa y RusiaNoticiasOriente MedioRusiaSiriaTurquía

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines

Revive el Viaje de los refugiados de la Nakba