Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Según fuentes, Estados Unidos renovará las exenciones que permiten el trabajo de no proliferación con Irán

Presidente iraní Hassan Rouhani (centro) en Teherán, Irán, el 3 de julio de 2017 [Fatemeh Bahrami / Agencia Anadolu]

Estados Unidos planea permitir que compañías rusas, chinas y europeas continúen trabajando en las instalaciones nucleares iraníes para dificultar que Irán desarrolle un arma nuclear, dijeron el miércoles dos fuentes familiarizadas con el asunto, según informó Reuters.

La administración de Trump, que el año pasado se retiró del acuerdo nuclear de Irán de 2015 y volvió a imponer sanciones a Irán, permitirá que el trabajo avance emitiendo exenciones a las sanciones que impiden a las empresas no estadounidenses tratar con la Organización de Energía Atómica de Irán (AEOI), dijeron las fuentes bajo condición de anonimato.

Si bien la renovación de las exenciones permitiría continuar el trabajo de no proliferación en el reactor de investigación de agua pesada de Arak y la planta de enriquecimiento de combustible de Fordow, que supervisa AEOI, también puede indicar que Washington está dejando la puerta abierta a la diplomacia.

En virtud del acuerdo de 2015 entre Irán y seis potencias mundiales (Gran Bretaña, China, Francia, Alemania, Rusia y Estados Unidos), Teherán acordó limitar su programa nuclear a cambio del levantamiento de las sanciones económicas que habían paralizado su economía.

Cuando el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, abandonó unilateralmente el acuerdo en mayo de 2018, volvió a imponer las sanciones estadounidenses en una campaña de “máxima presión” diseñada para obligar a Irán a regresar a las negociaciones.

Leer: Irán advierte a sus ciudadanos que no viajen a Iraq

Trump busca un acuerdo más amplio que también limite el programa de misiles de Irán, así como sus actividades regionales; Irán ha exigido a Estados Unidos que reanude el cumplimiento del acuerdo de 2015 denominado Plan de Acción Integral Conjunto.

Francia, en particular, ha tratado de llevar a los dos a un diálogo más amplio, pero hasta ahora ha fracasado, sugiriendo que ninguno de los dos está dispuesto a abandonar elementos centrales de la política: la creencia de Estados Unidos de que la presión pondrá de rodillas a Irán y la negativa de Irán a ceder a la coacción estadounidense.

Según el acuerdo de 2015, el reactor de Arak se rediseñaría para que no pudiera fabricar plutonio apto para bombas en condiciones normales de funcionamiento, mientras que la planta de Fordow dejaría de enriquecer uranio y se convertiría en un centro nuclear, físico y tecnológico.

China National Nuclear Corp ha realizado trabajos de no proliferación en Arak, y Rosatom, de Rusia, lo ha hecho en Fordow. Rosatom también ha proporcionado combustible de uranio para la central nuclear de Bushehr en Irán.

El Departamento de Estado de Estados Unidos no hizo comentarios inmediatos. Rosatom no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios.

Un portavoz de China National Nuclear Corp dijo a Reuters el jueves por correo electrónico que estaba “comenzando a cooperar con la parte iraní bajo la dirección de Pekín para buscar una solución positiva al problema nuclear de Irán”. No proporcionó más detalles.

Categorías
AlemaniaAsia y AméricaChinaEuropa y RusiaFranciaIránNoticiasOriente MedioRusiaUS
Recordando La Masacre De Rabaa

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines