Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Protestas en el Líbano: desestabilización por poder

Manifestantes libaneses en la Plaza de los Mártires en una protesta antigubernamental contra las condiciones económicas y las nuevas regulaciones fiscales sobre comunicación el 18 de octubre de 2019 en Beirut, Líbano [Agencia Mahmut Geldi / Anadolu]

Hace exactamente dos años, el 30 de octubre, el ministro de Estado de Arabia Saudí para Asuntos del Golfo, Thamer al-Sabhan, pidió “derrocar a Hezbolá”, prometiendo desarrollos “asombrosos” en “los próximos días”, mientras sostenía que el problema no era derrocar al gobierno libanés, a pesar de que Hezbolá formase parte de el.

Cinco días después, el primer ministro libanés, Saad Hariri, ciudadano doble saudi, anunció su renuncia “conmocionado” desde la capital saudí, Riad. Sobre todo por no tratar de crear la anarquía.

Al citar sus razones para su breve dimisión (retomó su cargo después de casi tres semanas de cautiverio en el Reino), Hariri mencionó en un discurso televisado, la interferencia iraní en el Líbano, refiriéndose a Hezbolá como “el brazo de Irán” como un “estado dentro de un estado “. Cliché y retórica saudí, sin duda dictada por sus secuestradores.

Como los acontecimientos actuales lo muestran, Hariri ha renunciado una vez más, enmarcando su decisión de poner a la nación en primer lugar debido al estancamiento político el que se encuentra sumido el país en medio de las crecientes protestas. O quizás lo hizo porque solo cuatro días antes, el periódico saudí Okaz, basado en fuentes oficiales no identificadas, declaró que Hariri renunciaría en los próximos días.

Ver: Lebanon PM resigns following protests

Expresando solidaridad con los manifestantes, Hezbolá había declarado a principios de este mes que no quería una situación de conflicto civil y se opuso a la petición de renuncia del gobierno. El Secretario General, Sayyid Hassan Nasrallah, explicó que los problemas del país eran “sistemáticos”, que un nuevo gobierno no es una solución, dado que ese nuevo gobierno probablemente incluirá la misma combinación de facciones existentes. Es importante destacar que, al tiempo que reconoció las quejas legítimas de los pueblos, Nasrallah advirtió a los manifestantes que no se desviasen de su causa principal, para que los movimientos de protesta no fuesen secuestrados y dirigidos hacia otros objetivos políticos.

Tiene razón en preocuparse. Hemos visto esto antes en Siria, donde los principales medios de comunicación nos hicieron creer que hubo un levantamiento masivo y populista contra el gobierno que buscaba un cambio de régimen, esencialmente caos y carnicería, que simplemente no beneficia a la gente.

Protests in Lebanon - Cartoon [Sabaaneh/MiddleEastMonitor]

Protestas en el Líbano – Caricatura [Sabaaneh / MiddleEastMonitor]

También lo estamos presenciando en Irak, donde hubo un golpe planeado para derrocar al gobierno, con inteligencia iraquí descubriendo protestas de ingeniería con meses de anticipación. Esto no sugiere que ninguna de estas protestas carezca de legitimidad; Se justifica que la gente exprese sus frustraciones y resentimientos por la corrupción y la mala gobernanza. Sin embargo, recurrir a la violencia e incendiar las instituciones gubernamentales no es el signo de los activistas patrióticos y solo sirve a las agendas externas para provocar el desorden, y poder dar una respuesta inevitable de “represión” por parte de las autoridades y luego utilizar los hechos delictivos para justificar la desestabilización del estado.

Debido a la falta de voluntad de librar una guerra directa contra Irán y el fracaso de los EE.UU y de sus aliados regionales en derrocar al gobierno sirio; dirigirán la atención hacia los otros aliados de Teherán. Publicado por coincidencia un día antes de que comenzaran las manifestaciones de protesta en el Líbano, inicialmente sobre propuestas absurdas de impuestos a las llamadas de Whatsapp, concluí que es probable que veamos más escaladas en Irak y que el Líbano haya estado demasiado callado durante demasiado tiempo, sugiriendo evaluar cualquier nueva “Revolución” de manera crítica.

Leer: Former Trump advisor says Lebanese protests are against Hezbollah

También me gustaría recordar a los lectores que la llamada Revolución de los Cedros, impulsada por el asesinato en 2005 del padre de Saad, Rafik, el ex Primer Ministro, acabó en una retirada militar siria, con Estados Unidos culpando a Damasco por el ataque y Siria contrarrestando que fue llevado a cabo por el Mossad, quien al menos alentó los sentimientos antisirios en el país. No solo dejó al Líbano vulnerable durante la guerra con Israel al año siguiente, sino que hubo planes formulados por los Estados Unidos en 2006 para desestabilizar al gobierno sirio.

Esto no debería sorprender, teniendo en cuenta que el ex presidente de los Estados Unidos, George W. Bush, señaló a Siria e Irán como sus próximos objetivos (después de la invasión y ocupación de Irak en 2003) a principios de febrero de 2005, unos días antes del asesinato de Hariri. En medio de la insurgencia iraquí en el mismo año, el gobierno de Bush se vio obstaculizado en su objetivo final de rodar hacia Irán, por lo que Rumsfeld y Cheney decidieron asegurar el flanco izquierdo de Estados Unidos eliminando a Siria, ya sea derrocando el régimen internamente a través de la CIA y el Mossad, probablemente junto con una campaña de bombardeo estratégico para destruir al ejército sirio, o una invasión directa, apoyada por el hecho de que las fuerzas estadounidenses se acercaron a la frontera sirio-iraquí.

Leer: Protesters block roads linking Beirut and provinces

Al regresar al Líbano, en abril de este año, la estación de televisión libanesa Al-Jadeed informó y mostró que el presidente Michael Aoun recibió un documento estadounidense-israelí que describe los planes para crear una guerra civil en el Líbano con operaciones encubiertas de falsa bandera y una posible Invasión israelí. En última instancia, en beneficio de Israel, los planes incluyen el apoyo a las “fuerzas democráticas”. Curiosamente, ha habido algunos incidentes recientes de aviones no tripulados de reconocimiento israelíes que vuelan al espacio aéreo libanés, y algunos han sido derribados.

De manera reveladora, el editor jefe del periódico Al-Akhbar, Wafic Kanso dijo en una entrevista que Washington está instando al ejército libanés a continuar el caos en el país, antes de agregar que las protestas fueron inicialmente espontáneas durante los primeros días, pero luego comenzaron a aparecer demandas absurdas como el derrocamiento del mandato del presidente Aoun.

Ya los medios de comunicación occidentales están obsesionados específicamente con el giro de Hezbolá a lo largo de las protestas, además de Waled Phares, un libanés estadounidense que fue un ex asesor de Trump argumentando la falsa narrativa de que dos millones de libaneses habían protestado contra Hezbolá. También hay informes de interrupciones violentas a las carpas de manifestantes atribuidas a Hezbolá o al partido político rival Amal, y muchos en los medios de comunicación occidentales los confunden falsamente. En cualquier caso, Hezbolá había pedido a los simpatizantes que se retirasen de las protestas y evitaran las provocaciones de violencia, lo que alimentaría los llamados a una intervención externa.

Al igual que con las tendencias relacionadas con las protestas de Irak en las redes sociales, también hay una manipulación extranjera en juego, como lo ilustra en un hilo el Profesor Asistente de Estudios de Oriente Medio, el Dr. Marc Owen Jones analizando una muestra de hashtags anti-Nasrallah que ilustran que hubo un pico en muchas de las cuentas en septiembre, claramente antes de que estallaran las protestas del Líbano. Se dice que la mayor parte de la ubicación de los datos de la cuenta se originó en Arabia Saudí.

A pesar de algunos enfrentamientos no fatales, las protestas en el Líbano han estado principalmente libres de violencia, pero luego comenzaron pacíficamente en Siria e Irak también. Desafortunadamente, los “francotiradores desconocidos” no tardarán mucho en comenzar a elegir a los manifestantes como preludio del “cambio de régimen”. Ya existen riesgos genuinos de escasez de alimentos debido al bloqueo de carreteras y al cierre de instituciones públicas. Las sanciones de Estados Unidos contra Hezbolá y las instituciones vinculadas a él, incluidos los bancos locales, también se suman a los graves problemas financieros del Líbano.

Mientras tanto, Siria está reconstruyendo minuciosamente y lentamente su territorio después de años de caos empeñados en derrocar al gobierno. Las grietas comienzan a mostrarse en el Líbano, con suerte, solo son superficiales.

Leer: Lebanon needs solution to crisis in days

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Omar Ahmed

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEEUUIrakIránLíbanoOriente MedioRegiónReportajes y AnálisisSiriaUS

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines

Revive el Viaje de los refugiados de la Nakba