Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Los cristianos de Gaza no son una minoría, sino una parte característica de la sociedad palestina

"No podemos visitar la Iglesia de la Natividad o la Iglesia del Santo Sepulcro, a pesar de que están a tiro de piedra de nuestros hogares. Cristianos de todo el mundo pueden visitarlos y rezar allí, pero nosotros no podemos"
La delegación de Hamas visita una iglesia católica [Motasem Dalloul]

Samer Tarazi, de 39 años, estaba en su escritorio dando instrucciones a un productor de noticias y a un cámara de la Agencia de Medios Al-Watania en el noveno piso del Edificio Al-Jawhara en el centro de la ciudad de Gaza cuando lo conocí. “Por favor”, les dijo a sus colegas, “vayan al mercado de Al-Attareen y tomen fotos de las personas que están allí comprando y tomad declaraciones sobre la deteriorada situación económica”.

Los dos jóvenes fueron a trabajar y la secretaria de Tarazi le dijo que su madre al teléfono desde Australia. Se disculpó conmigo y habló con ella durante unos cinco minutos. “No la he visto en diez años”, explicó; sus padres y todos los miembros de su familia emigraron a Australia hace 10 años.

“Si la comunidad internacional no detiene la agresión de Israel contra los palestinos”, me dijo el director técnico de Al-Watania, “no se verán cristianos en Gaza dentro de una década”.

Tarazi vivió feliz con su familia hasta 2007, cuando las autoridades de ocupación israelíes impusieron un asedio estricto a la Franja de Gaza que prácticamente ha paralizado la vida social y económica. Decenas de miles de palestinos han huido del asedio, incluida la familia de Tarazi, pero la situación de los cristianos es muy diferente a la de los ciudadanos musulmanes palestinos.

Leer: Gazans piecing together remains of ancient church

Hay dos comunidades cristianas en Gaza, católica y ortodoxa, pero no hay estadísticas precisas sobre ellas. Ninguna de las dos Iglesias en Gaza mantiene tales registros, pero según Tarazi había más de 30.000 cristianos en Gaza en 1948. Sin embargo, en 1987, cuando comenzó la Primera Intifada, el número era de solo 18.000 y ha seguido disminuyendo debido a la agresión israelí contra los palestinos. Para 2006, solo había 2.500 cristianos palestinos en el enclave. “Hoy”, dijo Tarazi, “solo hay 800”.

Según el director de relaciones públicas de la Iglesia de San Porfirio en la Ciudad Vieja de Gaza, es la agresión israelí la razón principal de la disminución de la población cristiana en el territorio asediado. “Somos parte del pueblo palestino y nos afecta todo lo que afecta a todos los demás”, señaló Kamel Ayyad. “Experimentamos todas las formas que sufren bajo la ocupación israelí como nuestros conciudadanos. Los cristianos que abandonaron Gaza y los que piensan irse están escapando de la ocupación, el asedio y las ofensivas militares. Buscan estabilidad y libertad de movimiento”.

Tanto Tarazi como Ayyad enfatizaron que el movimiento restringido es un problema para ellos porque afecta una parte esencial de su vida; Celebrar fiestas religiosas con familiares y amigos y personas de su fe es importante para ellos. Como todos los residentes de Gaza, la mayoría de los cristianos tienen parientes en la Cisjordania ocupada e Israel, pero debido a la falta de permisos de viaje, no pueden celebrar sus festividades juntos.

Desde 2007, pocos cristianos de Gaza han obtenido permisos de viaje para ir a Cisjordania y Jerusalén durante la temporada navideña. “Israel dice que emite 500 permisos de viaje cada año”, señaló Tarazi, “pero en realidad la cifra es de 200 como máximo”.

Leer: Senior Hamas delegation visits Orthodox Church in Gaza

Tarazi tiene tres hijos, todos menores de diez años. “Tenían permisos de viaje este año, pero ni su madre ni yo teníamos uno”, me dijo. “¿Cómo pueden viajar sin sus padres? Esto es lo que sucede con muchas familias que obtienen permisos “.

“No podemos visitar la Iglesia de la Natividad o la Iglesia del Santo Sepulcro”, dijo Ayyad, “a pesar de que están a tiro de piedra de nuestros hogares. Cristianos de todo el mundo pueden visitarlos y rezar allí, pero nosotros no podemos”. También culpó a la ocupación israelí por la emigración de cristianos de Gaza debido al estricto asedio. “Al igual que otros palestinos, los cristianos abandonan la Franja para buscar trabajo y una vida mejor”.

A lo largo de la historia, los cristianos han sido parte de la sociedad palestina. Son un elemento intrínseco de la historia, tradición y cultura palestinas.

Un residente cristiano de Gaza señaló que no son una minoría. “Somos parte de la sociedad palestina”, insistió George Antwan. “Tenemos la misma historia y compartimos las mismas tradiciones y cultura. Durante el mes sagrado del Ramadán, como los musulmanes, comemos Qatayef y compramos las luces del Ramadán para nuestros hijos. También celebramos a Eidul-Fitr y Eidul-Adha como los musulmanes, que también celebran la Navidad ”.

Los palestinos cristianos y musulmanes intercambian visitas durante ocasiones sociales y religiosas. Los musulmanes visitan las iglesias y felicitan a los cristianos por sus vacaciones y asisten a sus eventos sociales y religiosos. Los cristianos hacen lo mismo en los días especiales de los musulmanes.

“Nuestros antepasados ​​lucharon junto a Salahuddin Al-Ayoubi contra los cruzados que invadieron Palestina”, agregó Antwan. Esta lucha compartida también fue mencionada por Ayyad, a quien se le prohibió viajar por Israel durante tres años: “Estamos luchando contra la ocupación israelí junto a los musulmanes. Somos parte de la resistencia palestina”.

Todos los cristianos que conocí, incluido el arzobispo ortodoxo griego Alexios en la iglesia de San Porfirio, me dijeron que mantienen buenas relaciones con la gente común en Gaza, así como con los gobernantes musulmanes del territorio costero. Cuando se le preguntó sobre las denuncias de persecución religiosa por parte de Hamas, el Movimiento de Resistencia Islámica que gobierna Gaza, Tarazi enfatizó que “nunca hemos tenido ninguna forma de discriminación en Gaza por ser cristianos”.

“Los líderes de Hamas visitan la Iglesia y mantenemos buenas relaciones con ellos”, dijo Ayyad. “Sin embargo, todos esperamos que la división política termine pronto y que el Movimiento Islámico se una con las otras facciones palestinas”.

Leer: Christians in occupied Jerusalem continue to dwindle, says Orthodox Church

Antwan admitió que a veces hay problemas. “Pero esta no es la norma. Sin embargo, cuando sucede, no sentimos que los musulmanes se pongan del lado de sus compañeros musulmanes, sino que se ocupan de la situación sin tener en cuenta los antecedentes religiosos de los protagonistas”.

A principios de este mes, una delegación de Hamas visitó la Iglesia de San Porfirio y se reunió con el Arzobispo Alexios. La delegación discutió las relaciones sociales, la tolerancia y las relaciones fraternales entre palestinos musulmanes y cristianos. Tales valores son principios fundamentales para el pueblo palestino, insistió Hamas.

Durante la reunión, el miembro de la delegación Basem Na’im señaló que los israelíes no distinguen entre los dos grupos religiosos cuando atacan a los palestinos. “Los cristianos viven seguros en Palestina”, agregó Maher Al-Houli. “Son iguales a los residentes musulmanes, y esta visita confirma nuestros valores compartidos de convivencia y paz”.

El arzobispo Alexios expresó su agradecimiento por la visita a la Iglesia. Señaló que este es un ejemplo de la tolerancia y la convivencia entre ambas religiones en Palestina.

“Nosotros, como cristianos, no sentimos que estamos aislados en Gaza, y Hamas intercambia amor, respeto y aprecio con nosotros”, concluyó el arzobispo. “La comunidad cristiana en el territorio es una parte integral del pueblo palestino y comparte el mismo sufrimiento y las mismas esperanzas”.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y Análisis

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines

Revive el Viaje de los refugiados de la Nakba