Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Cumple la OTAN con su propio Artículo 5 respecto a la “Operación Manantial de Paz” de Turquía?

Una foto tomada de la provincia turca de Sanliurfa, muestra humo elevándose después de que las Fuerzas Armadas turcas alcanzaron objetivos en la ciudad de Rasulayn como parte de la Operación Manantial de Paz de Turquía, el 13 de octubre de 2019 [Arif Hüdaverdi Yaman / Agencia Anadolu]

La reacción de los países occidentales ante la lucha de Turquía contra los grupos terroristas en el noreste de Siria requiere que la comunidad internacional tenga un serio replanteamiento sobre el Artículo 5 del Tratado del Atlántico Norte de 1949, que fundó la OTAN y estableció sus responsabilidades.

El viaje de Turquía en la OTAN comenzó hace 67 años cuando se adhirió a la organización el 18 de febrero de 1952. A pesar de ser un miembro importante de la OTAN, la “Operación Manantial de Paz” de Turquía, que comenzó la semana pasada, puso a prueba la relación de Occidente con Ankara. El Artículo 5 del tratado de fundación establece la “autodefensa individual o colectiva” como “reconocida por la Carta de las Naciones Unidas”.

Si observamos la relación de Turquía con otros estados miembros de la OTAN en tres etapas, podemos ver que la primera es establecer un período de defensa colectiva; la segunda es enfatizar la necesidad de seguridad colectiva; y la tercera es desarrollar una asociación estratégica en la región de Oriente Medio y el norte de África (región MENA). Estos tres aspectos importantes requieren que Turquía y la OTAN tengan una relación más coordinada y fiable.

En la región MENA, Turquía se ha enfrentado a grandes amenazas de grupos como Daesh y el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK). Este último no solo fue designado como organización terrorista por Turquía, sino también por la UE y Estados Unidos, y el gobierno de Ankara ha estado luchando contra los terroristas del PKK desde la década de 1980. Daesh también es enemigo de Turquía y Ankara ha comprometido sus recursos a la derrota del grupo terrorista en la región. Por lo tanto, Turquía ha enfrentado amenazas a su seguridad en muchos niveles. Como dijo el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, la semana pasada en Londres: “Ningún otro aliado [ha] sufrido más ataques terroristas … ningún otro aliado está más expuesto a la inestabilidad, la agitación y la violencia de Oriente Medio”.

Leer: Syria regime approaches area of Turkey military operation

Durante gran parte de los últimos 30 años, la OTAN se ha centrado en la gestión de crisis dentro de los parámetros del Artículo 5. Según John Deni, autor de NATO and Article 5, la defensa colectiva es “una de las tres misiones centrales de la alianza, junto con la gestión de crisis y seguridad cooperativa”. Como se indica en el Artículo 5, la parte más importante del pacto de fundación de la OTAN, “las partes acuerdan que un ataque armado contra uno o más de ellos en Europa o América del Norte se considerará un ataque contra todos ellos”.

“Turquía está bajo la presión del PKK y sus afiliados en Siria, la organización terrorista PYD-YPG”, explicó el presidente turco Recep Tayyip Erdogan la semana pasada. “Según el Artículo 5 de la OTAN, ¿a qué parte deben apoyar estos [estados miembros de la OTAN]?”.

Kurdish fighters from the People's Protection Units (YPG) head a convoy of US military vehicles in the town of Darbasiya next to the Turkish border, Syria April 28, 2017 [Rodi Said / Reuters]

Los combatientes kurdos de las Unidades de Protección Popular (YPG) encabezan un convoy de vehículos militares estadounidenses en la ciudad de Darbasiya, junto a la frontera turca, Siria, el 28 de abril de 2017 [Rodi Said / Reuters]

Dada la naturaleza del Artículo 5, ésa es una pregunta muy pertinente. Sin embargo, la decisión de los países europeos de suspender las exportaciones de armas a Turquía muestra que tienen serias dudas sobre la aplicación de los términos del artículo a la situación actual de Turquía. Tal cisma entre los estados miembros de la OTAN pone en duda la unidad de la alianza.

Mientras, Stoltenberg afirmaba su confianza en Turquía al decir que el país “es importante para la OTAN”. Ha demostrado ser importante en muchos sentidos, especialmente en la lucha contra Daesh. Hemos utilizado, como aliados de la OTAN, la coalición global, todos hemos utilizado infraestructura en Turquía, bases en Turquía en nuestras operaciones para derrotar a Daesh”. Los países europeos acordaron el lunes limitar las exportaciones de armas a Turquía por su operación en el norte de Siria. Más allá de este desacuerdo, los cismas entre la OTAN y los miembros europeos son profundos. Los estados miembros europeos se quejan de los reflejos proteccionistas de Estados Unidos, por ejemplo, especialmente después de que Donald Trump criticara la participación de Europa en el presupuesto de la OTAN.

En febrero, un ex embajador alemán en los Estados Unidos y presidente de la Conferencia de Seguridad de Munich, Wolfgang Ischinger, dijo que “la UE, durante décadas, se ha beneficiado de la protección que los Estados Unidos han brindado. Hoy, esta protección ya no es una certeza”. Algunos diplomáticos europeos y expertos militares que han considerado la necesidad y la posibilidad de una entidad de defensa europea, un ejército europeo, insisten en que las capacidades de la UE son enormemente subestimadas, tanto por muchos europeos como por los demás.

Leer: Turkey will not bow to Trump’s threats over Syria safe zone

Además, las preocupaciones de Italia sobre las normas de gasto del presupuesto nacional de la OTAN también han sacudido la unidad de la organización. El Ministerio de Defensa de Italia solicitó que el dinero gastado en el desarrollo de defensas de ciberseguridad se contara igual que gastar dinero para comprar tanques.

Otra fuente de tensión entre los estados miembros es el sistema de defensa antimisiles que Estados Unidos quiere desplegar en la República Checa y Polonia. La ubicación del sistema crearía esencialmente dos niveles de seguridad dentro de Europa, mientras que ofrecería una mayor protección a algunos países del continente y a los Estados Unidos.

Con tal desacuerdo interno entre los estados miembros de la OTAN, no solo con respecto a Turquía sino también con otros asuntos, la integridad y la credibilidad de la alianza se cuestionan indudablemente. Si la OTAN no puede cumplir con su propio Artículo 5 con respecto a la autodefensa colectiva cuando el país bajo ataque o amenaza es Turquía, ¿qué futuro tiene la organización? No es demasiado pronto para comenzar las discusiones sobre cómo podría ser un mundo posterior a la OTAN.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEuropa y RusiaOrganizaciones InternacionalesOriente MedioOTANReportajes y AnálisisSiriaTurquía

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines

Revive el Viaje de los refugiados de la Nakba