Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Rehenes de Hamas en las cárceles saudis

Celdas de prisión [meesh / Flickr]

Se ha filtrado la noticia de que las autoridades saudís arrestaron a unos 60 ciudadanos jordanos y palestinos sin cargos ni juicio. No ha habido noticias sobre ellos durante meses después de los arrestos en circunstancias extrañas. Después, las autoridades permitieron que algunas familias visitaran a sus parientes detenidos, mientras que en otras ocasiones, permitieron que los detenidos hablaran por teléfono con sus familias durante períodos de entre cinco y 20 minutos, a veces más. Las autoridades repentinamente decidieron separarlos completamente de sus familias y prohibieron las llamadas telefónicas. Los prisioneros, o “rehenes” desaparecieron tras el completo silencio de las autoridades, que no dieron ninguna explicación o noticia.

Podemos decir lo que queramos sobre las condiciones de arresto o detención, pero estamos hablando de un país sin leyes o una constitución. Tienen instrucciones temporales que cambian verbalmente o por escrito, y todo el asunto depende del estado de ánimo de “su alteza real”, que controla la vida de las personas en función de sus caprichos y lo que sirve a su sueño de convertirse en rey. En el camino para convertirse en rey, no tuvo problemas para desmembrar a Jamal Khashoggi con una motosierra y disolver su cuerpo en ácido o quemarlo.

También estaba bien sellar cualquier boca que pronunciara una palabra que no fuera de su agrado con cera roja y tirarla al sótano de una prisión olvidada. También se permitió hacer todo lo que sus maestros le ordenaron que hiciera, incluso si esto lleva a desgarrar cada una de las constantes del reino; valores, moral y tradición, y desatar su ejército electrónico, conocido como sus moscas electrónicas, para glorificar los crímenes de la ocupación israelí, halagar a Netanyahu y maldecir a Palestina y su gente. Lo único que importa es que complazca a sus amos y que le allanen el camino a su trono de poder absoluto.

Leer: Israeli waves Saudi flag in occupied Jerusalem

Ahora hay otros 60 como Jamal Khashoggi que se enfrentan a un destino desconocido. Sus familias no saben nada de ellos. Sus destinos están en manos de una persona. Si él está en silencio, entonces todos están en silencio, y si se atreven a preguntar por sus familiares, se les da una excusa. No hay leyes para disuadirlos ni regulaciones que garanticen la vida. Por ejemplo, es posible que antes de terminar de escribir este artículo, algo pueda suceder sin ninguna explicación o aclaración. El miedo que afecta a las familias de los detenidos está más allá de las palabras. Las familias de los detenidos jordanos se apresuraron a su gobierno y los instaron a rescatar a sus familiares, pero fue en vano. No ha habido una respuesta real a ellos, ni siquiera una declaración oficial hecha por el gobierno jordano. La respuesta constante que reciben cuando preguntan sobre los miembros de su familia es: “Estamos haciendo un seguimiento del asunto con las autoridades interesadas”. Sin embargo, la verdad es que no se están tomando esas medidas, solo saben lo que estas “autoridades interesadas”, dicen, si les dicen algo en absoluto.

A protestor holds 'We didn't forget Jamal Khashoggi' during a protest in front of Saudi Consulate in New York to protest against Saudi Arabia's decision to execute three leading Saudi Arabian scholars including Salman al-Awdah after Ramadan, in New York, United States on 1 June 2019. [Atılgan Özdil - Anadolu Agency]

Un manifestante sostiene una tarjeta que dice “No olvidamos a Jamal Khashoggi” durante una protesta frente al Consulado de Arabia Saudí en Nueva York, Estados Unidos, el 1 de junio de 2019 [Agencia Atılgan Özdil / Anadolu]

Lo mismo puede decirse de la Cámara de Representantes de Jordania, el Sindicato de Periodistas de Jordania y el consejo de sindicatos y partidos. No dijeron nada. Es como si Al Saud se hubiera tragado la lengua de todos. Con la excepción de filtraciones, noticias esporádicas y tweets desarticulados aquí y allá, y algunas palabras de algunas organizaciones de derechos humanos, nadie se ha atrevido a hablar. Ni siquiera Hamas ha hablado sobre el asunto, después de que Al Saudi acusó a los detenidos de estar afiliados al grupo palestino. No ha dicho nada al respecto por razones que solo él conoce.

En cuanto a los prisioneros palestinos de Gaza, nadie los ha defendido y la autoridad de Gaza es más débil que el gobierno jordano a este respecto y la Autoridad Palestina en Ramallah puede haber cooperado con las autoridades de Al Saud en el asunto.

Leer: Hamas is worried and silent about Saudi Arabia’s policy towards it

Los prisioneros han estado detenidos durante unos seis meses y no parece haber ni siquiera un atisbo de esperanza para su liberación. La acusación dirigida contra muchos de ellos es que poseen ideas que apoyan la resistencia y algunos trabajan en organizaciones benéficas que apoyan a los palestinos que viven bajo la ocupación y en el extranjero. Algunos de los prisioneros son viejos y la mayoría tienen enfermedades que requieren tratamiento y atención médica.

A nivel oficial, no se informaron noticias del gobierno saudí, admitiendo su detención, a excepción de lo que se filtró a la Embajada de Jordania en Arabia Saudí. Los medios específicamente no saben lo que el gobierno de Al Saud le está diciendo al gobierno jordano.

No sé si estas personas tienen vínculos con Hamas, pero estoy seguro de que todos o al menos la mayoría de los detenidos tienen posiciones nacionalistas honorables con respecto a la resistencia y simpatizan con ella. Este es un asunto público y el gobierno de Al Saud lo ha sabido por años. El trabajo de algunos de estos detenidos para Palestina se llevó a cabo con el apoyo y el conocimiento del gobierno. Thye no hizo nada que amenace la seguridad del país en el que vive. A pesar de esto, se enfrentan a un destino aterrador y han desaparecido tras las rejas durante tanto tiempo, en destino desconocido, que casi nadie está pidiendo su liberación de manera seria.

Leer: Saudi blogger invites Israelis to visit Saudi Arabia

Este es un tema de opinión pública, libertades y detenidos vulnerables que necesitan el apoyo de todas las autoridades. Necesitan enfrentarse a la pandilla de motosierras. No es difícil para aquellos que mataron a Jamal Khashoggi de una manera tan horrenda, con impunidad, repetir el crimen, quizás esta vez de manera más profesional.

Los 60 individuos encarcelados hoy pueden ser rehenes de Hamas en las cárceles de Al Saud, pero también son personas que merecen todo el esfuerzo y el apoyo para rescatarlos de las condenas a muerte dictadas por “jeques” asesinos por orden de su alteza real.

Todo esto se lleva a cabo con el apoyo internacional y quizás árabe de la pandilla que controla el mundo y no ve nada malo en atacar a las personas para ponerlas en su lugar.

Este artículo apareció por primera vez en árabe en Al-Araby Al-Jadeed el 4 de septiembre de 2019

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
Arabia SauditaArtículos de OpiniónAsia y AméricaOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y AnálisisUS

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines

Revive el Viaje de los refugiados de la Nakba