Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Los palestinos de 1948: la lucha constante por la identidad y el papel nacional

Día de la Nakba 1948 - Viñeta [Carlos Latuff / MiddleEastMonitor]

La aldea de Al-Araqeeb tal vez haya resumido la historia de la insistencia israelí en desarraigar al pueblo palestino, y la insistencia palestina en el atrincheramiento de la tierra y la tenacidad contra la ocupación. Ciento cuarenta veces, los israelíes han destruido la aldea ubicada en el área del Néguev, y 140 veces los palestinos la han reconstruido.

Hace setenta años, durante la guerra de 1948, los sionistas ocuparon el 77 por ciento de Palestina, destruyeron al menos 413 aldeas y ciudades palestinas (estimadas por Salman Abu Sitta en 530), desplazaron a unos 800.000 palestinos, de modo que solo quedaban 156.000 en los territorios ocupados en 1948 (oficialmente llamado Israel). Se vieron a sí mismos como una minoría vulnerable en su propia tierra. Durante 18 años, estuvieron bajo el gobierno militar y las leyes de emergencia. Sus tierras fueron confiscadas, dejando solo el cuatro por ciento en manos de los palestinos de 1948.

Hasta ahora, los “palestinos de 1948″ han mantenido su margen demográfico del 17 por ciento, sumando alrededor de 1,5 millones (excluyendo a los palestinos de Jerusalén Oriental). Esto es a pesar del hecho de que el proyecto sionista ha traído a aproximadamente 3,26 millones de judíos en los últimos 70 años (1948–2018); pero el crecimiento natural de los palestinos de 1948 ha mantenido su porcentaje.

Leer: UN experts urge Israel to stop targeting Gaza protesters

Los palestinos de 1948 han ganado en su batalla de tenacidad por su tierra, sin dejarse intimidar por las medidas israelíes que los trataron como “extraños” en su tierra, al tiempo que otorgaron a los judíos un trato preferencial y otros beneficios. Las medidas represivas israelíes incluían el alojamiento, la vivienda, la construcción y el uso de servicios de los palestinos, además de formas de expresar su identidad cultural y su afiliación palestina, árabe e islámica. En cuanto a los pueblos y aldeas árabes, se limitaban a zonas estrechas y no se permitían nuevos pueblos o campamentos; mientras que más de 700 pueblos israelíes, ciudades y asentamientos fueron construidos en los territorios de 1948. 

Israel demolishes Al-Araqeeb Village - Cartoon [Sabaaneh/MiddleEastMonitor]

Israel demuele la aldea de Al-Araqeeb – Viñeta [Sabaaneh / MiddleEastMonitor]

A cambio, todavía hay 46 aldeas árabes en el Néguev (Naqab), habitadas por 137.000 palestinos, que la ocupación israelí considera “no reconocidas”, y esto significa que están privados de los servicios básicos y la construcción allí está prohibida o sujeta a demolición y eliminación. Por ejemplo, y además de destruir Al-Araqeeb, los israelíes destruyeron las aldeas de Jaraba, Abdeh, Abu Al-Salb, Abu Talul y Qarnub.

En consecuencia, los palestinos de 1948 se vieron obligados a construir sin permisos, donde las estimaciones indican que entre 50 y 80.000 casas no tienen permisos, todas ellas están sujetas a demolición; es una tasa de uno de cada siete hogares palestinos (incluido el Néguev).

Leer: Israel plan to displace 36,000 Arabs in Negev

En los últimos años, las políticas sistemáticas israelíes que perpetúan la falsa identidad de la tierra y la gente, se han vuelto cada vez más derechistas y racistas. Esto surgió de manera flagrante cuando la Knéset aprobó la Ley del estado-nación judío en el verano de 2018, que afirmaba que: Israel es el estado-nación del “pueblo judío”, y ejerció el derecho a la libre determinación en el Estado de Israel para el pueblo judío, que el desarrollo del asentamiento judío es un “valor nacional” y que el gobierno debe actuar para alentarlo, promoverlo y fortalecerlo. Por el contrario, bajó la calificación del árabe como lengua oficial a una de mérito, aumentando los riesgos y desafíos que enfrentan los palestinos de 1948.

 

La batalla por la identidad

En medio del ambiente de ocupación israelí, el gobierno israelí busca perpetuar una identidad judía con un atuendo “secular”, y el racismo sionista con un atuendo “democrático”. Intenta fragmentar a la sociedad palestina en identidades sectarias o sociales, separando a los drusos de los demás, prefiriendo a los musulmanes antes que a los cristianos, y hace lo mismo con los beduinos. Tuvo éxito entre los drusos (alrededor de 140.000), de tal manera que la gran mayoría votó por los partidos israelíes y la mayoría de sus jóvenes se alistaron en el ejército israelí. Sin embargo, hay una creciente mayoría árabe que cree firmemente en una identidad palestina y en su afiliación árabe e islámica, y ha logrado frustrar los intentos de fragmentación israelí. Creen en la narrativa palestina frente a la narrativa israelí y sionista. Es un caso que surgió con fuerza en la década de 1950, con la fundación de Harakat Abnaa Al-Balad (Movimiento de Hijos del País), y continuó con los movimientos islámicos, nacionalistas y nacionales.

Leer: Golan Druze mark anniversary of Israeli annexation

Sin embargo, expresar esta identidad enfrentó algunas dificultades, entre ellas, cómo se podría combinar la noción de pertenencia a instituciones nacionales palestinas, llevar un pasaporte israelí o “nacionalidad” y continuar con la vida bajo el techo o la espada de la “ley” israelí. Cómo se puede lidiar con la dicotomía entre la necesidad de cumplir con las exigencias de la vida, como la vivienda, el trabajo, el estudio, la salud y otras actividades de la vida diaria … y la desconexión del proyecto sionista y sus herramientas de dominación. Cómo se puede combinar la necesidad de expresar las posiciones políticas y las demandas de los palestinos de 1948, sin caer en la “legitimación” del sistema político israelí, quedando bajo su amparo, y adornándola con una decoración “democrática” que promovería su proyecto agresivo de asentamiento y desplazamiento.

 

El papel nacional

Sobre la base de lo anterior, los palestinos de 1948 han expresado su papel nacional de muchas maneras. La mayoría de los movimientos confirmaron que pertenecen al pueblo palestino, apoyan el Proyecto Nacional Palestino, creen que la Organización de Liberación de Palestina (OLP) es el marco unificador de todos los palestinos, y apoyan la resistencia palestina en Cisjordania y la Franja de Gaza, y la fundación de un estado palestino. También participaron en actividades culturales y patrimoniales que preservan la identidad palestina, y trabajaron con los municipios para servir al pueblo palestino. Sin embargo, diferían en su participación en la vida política israelí; algunos de los grandes movimientos participaron en ella para proteger y servir a la “minoría” árabe, usando lo que ofrece el sistema político y, a veces, intentando obtener más. Estos movimientos abogaban por lemas de plena igualdad y “un estado para todos sus ciudadanos” … y otros. Mientras que una gran tendencia, liderada por el Movimiento Islámico (en el norte de Palestina), prefirió boicotear las elecciones de la Knéset, mientras se mantiene activo en otros campos. Por tanto, tuvo un papel notable en los servicios municipales, preservando la identidad nacional y el da’wah islámico (da’wah: invitar a otros al islam). Uno de sus logros más destacados fue la preservación de Jerusalén y los lugares sagrados, donde sus miembros junto con sus hermanos en el Movimiento Islámico (en el sur) desempeñaron un papel importante en el cuidado y mantenimiento de la Mezquita de al-Aqsa, permaneciendo firmes y juntos para protegerla, y organizar convoyes para transportar a los fieles allí. Lucharon también para preservar el resto de los lugares sagrados en Palestina, y buscaron recuperar las dotaciones islámicas y mantener las mezquitas y los cementerios, entre otros.

Los palestinos de 1948 también participaron en las acciones relacionadas con la Intifada. Organizaron el Día de la Tierra el 30 de marzo de 1976, tuvieron un papel importante al comienzo de la Intifada de Al-Aqsa a finales de septiembre de 2000, y también en la Intifada de Jerusalén de 2015-2017. Sin embargo, el movimiento, en general, prefirió no participar en enfrentamientos armados con los israelíes, debido a las circunstancias especiales de los palestinos de 1948. Jugaron un papel importante, “como un pulmón”, para sus hermanos en Cisjordania y la Franja de Gaza, que ofrecen apoyo, atención, servicios sociales y humanitarios, así como apoyo político y de los medios. Pero a pesar de todo eso, todavía hubo iniciativas de muchos de los jóvenes palestinos de 1948, en el trabajo de resistencia y en el apoyo logístico de la resistencia armada. Uno de los ejemplos más recientes fue el de los tres “Jabarin”, una operación de resistencia ejecutada en la Mezquita de Al-Aqsa, en el verano de 2017.

¿Es posible una tercera Intifada? – Viñeta [Carlos Latuff / MiddleEastMonitor]

 

Elecciones

Las elecciones israelíes se celebrarán en abril, en una atmósfera en la que el proyecto sionista se ha vuelto cada vez más racista y extremista. Durante los últimos años, se emitieron muchas leyes y medidas racistas; además, la Knéset aprobó la Ley del estado-nación judía. Por consiguiente, las esperanzas de muchos palestinos de 1948 se vieron frustradas, ya que esperaban que su participación política obtuviera resultados que valgan el precio que se pagará a través de ella.

En las últimas elecciones, la Lista Conjunta Árabe Palestina obtuvo 13 escaños, lo que se consideró un gran logro para la unificación del trabajo político de los palestinos de 1948. Muchas figuras políticas distinguidas y competentes emergieron; sin embargo, no pudieron evitar ser perseguidos y acosados por los israelíes, en medio de intentos de aislamiento y distorsión. En estas elecciones, dos listas árabes se unen a la carrera y se espera que ganen 12 escaños colectivamente, ya que muchos de los palestinos de 1948 boicotearán las elecciones. Si estos fueran a participar, se espera que el número de asientos aumente a cerca de 20, un aumento que no afecta al sistema político israelí, donde la Knéset cuenta con 120 asientos, un argumento que aún se debate entre los palestinos. En general, y en vista de la experiencia histórica, el precio político y el aumento del extremismo religioso y racista en la sociedad israelí, la gran mayoría está frustrada por la posibilidad de beneficiarse de la Knéset como influencia política.

 

Este artículo fue publicado originalmente en árabe en TRT.

 

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y Análisis

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines

Revive el Viaje de los refugiados de la Nakba