Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La censura israelí genera una reacción cada vez más contraproducente

Manifestantes durante una protesta contra la "Gran Marcha de Retorno" [Atılgan Özdil / Anadolu Agency]

Puede que no lo parezca, pero, en muchos aspectos, Israel está en un aprieto.

Por supuesto, Israel es un Estado de apartheid fundamentalmente opresor y racista, que tiene una relación cada vez más estrecha con los peores regímenes mundiales – incluida la monarquía absolutista de Arabia Saudí o el gobierno antisemita y neonazi de Ucrania.

Sin embargo, si nos referimos a la propaganda israelí, veremos que, a largo plazo, se está metiendo en la boca del lobo y tratando de retrasar un diluvio inevitable.

La imagen general de Israel entre el público está sumida en un declive terminal, y no hay vuelta atrás. A puerta cerrada, los propagandistas de Israel también lo admiten. En 2017, la Electronic Intifada obtuvo un informe filtrado en el que se trataban de sugerir desesperadamente soluciones para el problema, y que contaba como coautores al think tank israelí del Instituto Reut y a la Liga de Anti-Difamación (ADL).

LEER MÁS: “El apartheid israelí es una amenaza para la paz internacional”

La ADL fue – hace mucho, mucho tiempo – fundada como una organización para los derechos civiles cuyo objetivo era combatir el fanatismo anti-judío. Hace mucho tiempo que descuidó esta misión para ocuparse de actuar como uno de los lobbies israelíes más depravados de Estados Unidos – casos tribunales de los años 90 han sacado a la luz décadas de actividad de espionaje encubierto realizado por la ADL en EEUU para sabotear, supervisar e infiltrarse en grupos solidarios de apoyo al pueblo de Palestina y Sudáfrica y en contra de sus regímenes de apartheid.

El Instituto Reut es un think tank influyente con vínculos estrechos al Estado de Israel. En su informe – que estaba destinado sólo para el consumo interno, y no fue publicado online por miedo a revelar demasiada información -, los autores se mostraron preocupados por el “alto crecimiento” y los “éxitos significativos” del movimiento de Boicot, Desinversiones y Sanciones (BDS). A pesar de que Israel y sus lobbies afiliados han aumentado 20 veces su gasto en el combate contra el BDS en los últimos años, el informe indica que “los resultados siguen siendo difíciles de alcanzar”.

Otra organización anti-palestina que recientemente reconoció el declive de la propaganda israelí es el Proyecto Israel (TIP). En el documental suprimido de Al Jazeera, titulado “El Lobby – EEEUU,” la cadena envió a un reportero encubierto a infiltrarse en el TIP. Las imágenes, filmadas en secreto, ofrecen una visión fascinante de cómo estos grupos se ven a sí mismos.

Por una parte, estos grupos claramente no tienen ningún problema en el departamento financiero, contando con las donaciones de altas sumas por parte de fanáticos anti-Palestina multimillonarios como Adam Milstein y Sheldon Adelson. Además, grupos como el TIP, y el Comité Israelí-Estadounidense de Asuntos Públicos (AIPAC), mucho más grande, aún cuentan con un claro dominio sobre la mayoría de los políticos estadounidenses.

LEER MÁS: Veterano periodista israelí: “El BDS no es antisemita”

Por otra parte, estos grupos están perdiendo esta influencia, como demuestra la reciente elección de demócratas más izquierdistas y progresistas como Alexandra Ocasio-Cortez. En el documental de Al Jazeera, un director del TIP se preocupa por el hecho de que “la gente de Bernie Sanders” esté entrando cada vez más en el Partido Demócrata, erosionando el apoyo “bipartidista” a Israel en el Congreso.

Las encuestas llevan años demostrando que en Estados Unidos – donde antes se consideraba que el apoyo incondicional y total a Israel era irreversible -, este tema se está convirtiendo cada vez más en un asunto partidista. En términos históricos, el apoyo a Israel se está desvaneciendo rápidamente, y es una tendencia que parece que tenderá a continuar en el futuro predecible.

En el documental, Eric Gallagher, un alto cargo del TIP que antes trabajaba en el AIPAC, se lamenta de que “la base sobre la que se fundó el AIPAC se está pudriendo.” Yo no podría haberlo expresado mejor – y ojalá que esta base siga pudriéndose hasta desmoronarse.

“Solía haber un verdadero gran apoyo público a Israel en Estados Unidos,” explica Gllagher, “así que no creo que AIPAC vaya a seguir teniendo la misma influencia que tiene ahora”. Añade: “no creo que AIPAC siga siendo la punta de lanza ahora, lo que es preocupante, porque entonces, ¿quién lo es?”

LEER MÁS: Los escuadrones de la muerte de Israel ponen en peligro a los trabajadores humanitarios

Los fanáticos sionistas están cada vez más desesperados, mientras observan impotentes estas tendencias. Esto significa que los actos de acoso, intimidación y censura que tantas veces se justifican por la “defensa de Israel” en todo el mundo son cada vez más temerarios, y cada vez generan más reacciones violentas.

Desde el punto de vista de los palestinos y de quienes somos solidarios con su causa, esta es una tendencia esperanzadora. Significa que nuestros enemigos están cometiendo cada vez más errores forzados. Un claro ejemplo es el patrón de leyes anti-BDS que el lobby israelí ha intentado imponer en todo el mundo – especialmente en Estados Unidos.

Han tenido efecto, sin duda, y unos resultados ridículos. Un ejemplo es cómo la gente de Texas ha sido obligada a firmar un compromiso de lealtad que asegura que no boicotearán a Israel antes de recibir ayudas por los problemas causados por los huracanes. Sin embargo, también ha tenido un efecto contraproducente.

El lado positivo del Acto Anti-Boicot de Israel propuesto es que significa que el BDS se está haciendo cada vez más familiar en EEUU. Más y más estadounidenses se cuestionan la supuesta lealtad inquebrantable a Israel que sostienen demasiados legisladores del país americano.

A medida que crece esta tendencia, la posición a largo plazo de Israel se desvanece. La naturaleza anti-democrática e inconstitucional de estas leyes anti-BDS significan que puede que Israel haya sobreestimado su poder.

 

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen a su autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
Artículos de OpiniónBDSIsraelOrganizaciones InternacionalesOriente MedioPalestinaRegión
Asa Winstanley

Editor asociado con The Electronic Intifada, Asa Winstanley es un periodista de investigación que vive en Londres y que visita Palestina regularmente desde 2004

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines

Revive el Viaje de los refugiados de la Nakba