Espanol / English

Oriente Medio cerca de usted

Dimite el secretario de Defensa de EE.UU. tras la decisión de Trump de retirarse de Siria

El Presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan (D), recibe el Secretario de Defensa de los Estados Unidos, James Mattis (I) en el Complejo Presidencial en Ankara, Turquía el 23 de agosto de 2017 [Kayhan Özer / Agencia Anadolu]

La repentina decisión del presidente estadounidense Donald Trump de retirar sus tropas de Siria ha sido condenada por el resto de miembros de la coalición internacional y por los socios de Washington sobre el terreno, las Fuerzas Sirias Democráticas (SDF).

Tras declarar en un tuit que el Daesh (también conocido como ISIS) ha sido derrotado en Siria, Trump desoyó a sus asesores en materia de seguridad nacional y a sus líderes militares, sorprendiendo por igual a congresistas y aliados con su orden de que los 2.000 efectivos estadounidenses abandonen Siria en los próximos 100 días.

Ayer, y tras haber intentado infructuosamente de hacer cambiar de opinión al presidente, el secretario de Defensa James Mattis presentó su dimisión, que se hará efectiva a finales de febrero.

Leer más: Rusia, Irán y Turquía acuerdan un nuevo órgano constitucional para Siria, pero no su composición

“Mantengo con firmeza mis puntos de vista de tratar a nuestros aliados con respecto y de observar con claridad tanto a actores malignos como a competidores estratégicos,” explicaba Mattis en su carta al presidente. “Dado que Ud. tiene el derecho a tener a un secretario de Defensa cuyos puntos de vista estén mejor alineados con los suyos en lo que respecta a ésta y a otras cuestiones, creo que lo correcto es renunciar a mi posición,” añade, sin ofrecer ninguna de las habituales palabras de elogio al presidente.

La decisión de Trump, criticada por otros miembros de la coalición internacional como Francia y Reino Unido, ha sido recibida con consternación por las SDF, las fuerzas que han estado combatiendo al Daesh sobre el terreno.

El anuncio alcanzó por sorpresa también a muchos oficiales estadounidenses desplegados en Siria, que habían contado con que los efectivos permanecerían en el país durante varios años para garantizar la estabilidad de la región. Ayer seis senadores, entre ellos Lindsey Graham, que regresó hace poco de una visita a las SDF, firmaron una carta al presidente.

“La retirada de Siria también refuerza a otros dos adversarios de EE.UU., Rusia e Irán (…) Su administración no debe repetir los mismos errores de las administraciones previas y hacer cesiones a estos actores negativos,” concluía la carta.

Leer más: ONU: 250.000 refugiados sirios podrían regresar a sus hogares en 2019

Muchos analistas temen que el vacío dejado por EE.UU. sea aprovechado por Turquía para lanzar una ofensiva contra las Unidades de Protección Popular (YPG), las milicias kurdas que protegen la administración semi-autónoma kurda en el norte de Siria y que constituyen el principal integrante de las SDF -y, con ello, de la lucha contra el ISIS.

El presidente turco Recep Tayyip Erdogan ha prometido una operación transfronteriza para “enterrar [a las YPG] en las trincheras que están excavando”. Hasta ahora, la presencia estadounidense en el noreste de Siria era uno de los factores disuasorios que habían evitado que Turquía lanzase un ataque para ocupar territorios kurdos con milicias islamistas aliadas, tal y como hiciera a principios de año en el enclave de Afrín.

En medio de la confusión creada por el repentino anuncio de Trump, la Casa Blanca subrayó ayer que EE.UU. continuaría desempeñando un papel en la coalición global contra el Daesh, dando a entender que la campaña de bombardeos aéreos tampoco se detendría.

“Estas victorias sobre el ISIS en Siria no significan el fin de la Coalición Global ni de su campaña. Hemos comenzado a traer de vuelta a casa tropas estadounidenses mientras pasamos a la próxima fase de esta campaña,” declaró la portavoz Sarah Sanders.

Leer más: Turquía amenaza con una nueva ofensiva contra la región kurda de Siria

 

Categorías
Asia y AméricaEEUUEuropa y RusiaIránNoticiasOriente MedioRegiónRusiaSiriaTurquía