Espanol / English

Oriente Medio cerca de usted

El Parlamento de Israel rechaza el proyecto de ley de igualdad de derechos de la ciudadanía

Dicha ley, cuyo epígrafe leía "Ley Básica: Igualdad", redactada por el diputado del partido Meretz (centro-izquierda) Mossi Raz, estipulaba: "El Estado de Israel mantendrá la igualdad de derechos políticos entre toda su ciudadanía, sin establecer ninguna diferencia por causa de religión, raza o sexo".
El Parlamento Israelí, la "Knesset" [Foto de archivo]

El Parlamento Israelí, conocido como “la Knesset”,  ha rechazado un proyecto de ley para reafirmar el derecho a la igualdad de la ciudadanía del país. De acuerdo a informaciones ofrecidas a Mondoweiss por el activista israelí Yossi Gurvitz, la Knesset rechazó el proyecto de ley por 71 votos en contra y 38 a favor.

Dicha ley, cuyo epígrafe leía “Ley Básica: Igualdad”, redactada por el diputado del partido Meretz (centro-izquierda) Mossi Raz, estipulaba: “El Estado de Israel mantendrá la igualdad de derechos políticos entre toda su ciudadanía, sin establecer ninguna diferencia por causa de religión, raza o sexo”.

En la votación, la coalición del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, que dispone de solo 61 escaños en la Knesset, contó con el apoyo del del partido opositor Yesh Atid, dirigido por Yair Lapid.

Gurvitz ha informado además de que “muchos miembros” de la facción “Campamento Sionista”, ligada al Partido Laborista, “huyeron de la sala antes de la votación”.

El activista israelí se expresa respecto a la necesidad de esta ley explicando que “la ley israelí nunca ha reconocido la igualdad entre sus ciudadanos. Y un intento de introducir una cláusula de igualdad en la Ley Básica de Dignidad Humana y Libertad, y hay que remontarse a 1992, fracasó principalmente debido a la oposición de los partidos religiosos”.

Según Gurvitz, el rechazo de este proyecto de ley supondrá un golpe para la población israelí de etnia drusa, a la que Netanyahu había prometido “eximir” de la discriminatoria y polémica “ley del Estado-nación judío”.

“Esos 71 votos representan el núcleo duro del sionismo práctico: el sionismo tal como es, no como podría ser”, ha reflexionado Gurvitz. “Este grupo es el que ha decidido que Israel sea un país judío y no un país democrático”.

LEER MÁS: La Knesset aprueba 200 nuevas comunidades sólo para judíos

Categorías
IsraelNoticias