Espanol / English

Oriente Medio cerca de usted

La AP es autoritaria, pero carece de autoridad

El líder de la Autoridad Palestina Mahmoud Abbas y el presidente de EEUU Donald Trump durante un encuentro en el hotel Palace de Nueva York [Brendan Smialowski/AFP/Getty Images]

Es fácil perder la cuenta de la cantidad de desafíos inútiles que ha presentado la Autoridad Palestina frente a Israel desde el colapso de las últimas negociaciones, lideradas por el ex secretario de Estado estadounidense, John Kerry, entre 2013 y 2014. El último desafío lo presentó Saeb Erekat y apareció en el Times of Israel.

“Desafío al señor Netanyahu [a que se reúna con Abbas] oficialmente. Puede elegir el país que quiera, cualquier país de la faz de la Tierra.” Un oficial israelí anónimo declaró que Netanyahu se reuniría con Abbas en cualquier sitio “sin condiciones previas”. Esto no es más que la extensión de una farsa que lleva décadas en pie. El líder de la AP, Mahmoud Abbas, no está en posición de dictar condiciones tras desperdiciar los restos de la independencia palestina, y ahora hace lo posible por salvar su imagen; sin mucho éxito, no hace falta ni decirlo. Por su parte, Israel no tiene ningún incentivo para reunirse con Abbas, ya que los incentivos de su gobierno provienen de su interior y depende únicamente de la aquiescencia de la comunidad internacional, que probablemente no cambiará su postura.

LEER MÁS: Las fuerzas de la Autoridad Nacional Palestina detuvieron a 22 menores mediante “procedimientos inadecuados” en la primera mitad de 2018

Los desafíos de Erekat quedarán recogidos en los medios, pero no conseguirán más que dejar en evidencia el deterioro de la AP en términos de negociación política. Este declive es inherente y ahora está demostrando ser una fuerza destructiva que se llevará por delante a los palestinos, pero no a la jerarquía de la AP. Es importante recordar que la AP fue creada para expandir el control colonial entre los palestinos – una función que ha perfeccionado a lo largo de los años. Por otra parte, la presencia de una supuesta representación palestina le otorgó una legitimidad inmerecida para negociar en nombre del pueblo.

El resultado es una presencia cada vez más autoritaria entre los palestinos, que no cuenta con ninguna autoridad a la hora de lidiar con Israel y con la comunidad internacional.

Los palestinos son conscientes de cómo la AP habla de tomar la iniciativa cuando los daños ya son irreversible. Cuando Erekat o, en realidad, cualquier miembro de la AP habla de desafíos, es importante disociar a los palestinos de esta farsa político que continúa cosechando víctimas entre la población indígena, que luego son explotadas tanto por el colonizador como por el colaborador.

La AP se refiere a un concepto de Palestina que es marciano para los palestinos. Esto se debe a que en los círculos de la AP la única Palestina posible es un territorio fragmentado determinado por la comunidad internacional, incluso si este territorio se reduce a la nada.

LEER MÁS: La Autoridad Nacional Palestina responsabiliza a Israel de la escalada en Gaza

Los palestinos se refieren a la Palestina histórica, a su derecho al territorio y al regreso. Estos conceptos son marcianos para la AP, ya que no forman parte de sus fundamentos comprometidos.

Bajo el gobierno de Trump, que ha alardeado abiertamente del proyecto estadounidense para Israel, la AP ha quedado totalmente expuesta como una autoridad que sólo defiende sus propios intereses. El derecho palestino al regreso, Jerusalén, el cierre de la oficina de la OLP en Washington y la retirada de la ayuda financiera a UNRWA son temas con respecto a los que se organizan conferencias internacionales y se hacen visitas estatales para obtener apoyo. Además, la AP se niega a negociar con Estados Unidos como mediador, con razón, y, al mismo tiempo, mantiene su asociación con la CIA en nombre de supuestos temas de seguridad. Quizá la AP no tarden asimile la retórica acerca de la preocupación por la seguridad que forma la muletilla favorita de Israel.

 

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen a su autora y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y Análisis

MEMO Staff Writer