Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

ONU: La situación económica palestina se deteriora ante el cese de las políticas de desarrollo

Una mujer palestina prepara pan a pesar de los cortes de electricidad y la falta de gas en Jan Yunis, Gaza el 19 de Abril de 2017 [Abed Zagout / Anadolu Agency]

Un informe emitido por la Conferencia de las Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo, UNCTAD, ha denunciado la realidad económica vivida en 2018 en los territorios palestinos ocupados y la Franja de Gaza describiéndola literalmente como "más oscura" de lo que jamás ha sido.

De acuerdo al informe anual publicado por esta agencia internacional en su página web, la población palestina está “atrapada” en una economía sin horizontes donde el desempleo no cesa de crecer. Esta situación se recrudece en la Franja de Gaza, que sufre de un bloqueo del desarrollo.

El informe señala también que la tasa de desempleo en el territorio palestino fue del 27,4% en 2017.

Mientras, la producción agrícola retrocedió hasta el 11%, la mitad de la población palestina menor de 30 años está desempleada, y aunque la economía creció un 3,1% no se han observado avances remarcables en la renta per cápita.

Leer: El Protocolo de París y el empobrecimiento del pueblo palestino

Aumento de los asentamientos

El informe denuncia también que durante el año 2017 y el comienzo de 2018 se ha acelerado la construcción de asentamientos, ello pese a la Resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas Nº A/RES/72/240 del 20 de Diciembre de 2017 en la que se establece que "todas decisión o acción que conlleve cambios en la situación social o en la composición demográfica de la ciudad de Jerusalén no tienen valor ni efecto legal, siendo nulas y debiendo ser revertidas de acuerdo a las resoluciones pertinentes del Consejo de Seguridad".

El informe confirma la existencia de un aumento de las anexiones e incautaciones israelíes de partes de Cisjordania. En estas actividades se incluye el traslado de población israelí a los asentamientos, la reubicación de población palestina, la inversión de más de 19.000 millones de dólares en la construcción de estos asentamientos y la extensión de la jurisdicción interna israelí a la población de los territorios ocupados.

Gaza: un bloqueo de más de diez años

El informe denuncia también que con la llegada del bloqueo a su decimoprimer año, la situación humanitaria en la Franja de Gaza ha llegado a un nivel que provoca un profundo sufrimiento y dependencia de la ayuda internacional "al haberse eliminado el tejido y la capacidad productiva de Gaza a través de las tres grandes operaciones militares que ha sufrido el territorio y de su bloqueo marítimo, aéreo y terrestre."

El informe señala que la operación militar israelí de los años 2008-2009 destruyó más del 60% del activo productivo total en Gaza, y que la última guerra destruyó lo restante.

Leer: Recordando la ofensiva israelí contra Gaza de 2014

Los activos del sector productivo incluyen las vías de comunicación, plantas de energía, instalaciones industriales y comerciales, tierras agrícolas y otras infraestructuras y activos relacionados.

Naciones Unidas advirtió ya en 2012 de que en el caso de que no se revertiera la tendencia actual, Gaza podría convertirse en un territorio inhabitable, sin condiciones aptas para la subsistencia de un ser humano, en el año 2020. Y sin embargo desde entonces, según el informe, los indicadores sociales y económicos se han deteriorado aún más y la situación en Gaza ha ido a peor.

El informe detalla que el ingreso per cápita real en Gaza fue con la entrada del siglo XXI un 30% más bajo que en los últimos años de los noventa. Ello ha provocado una situación de aumento de la pobreza y de inseguridad alimentaria, llevando al 80% de la población depender de la asistencia social.

Además, la crisis eléctrica que sufre Gaza desde hace tiempo se ha profundizado. A principios de 2018 los hogares de la Franja sólo tenían garantizado un suministro de dos horas de electricidad al día. Esta escasez del suministro eléctrico afecta en profundidad a la vida cotidiana de la ciudadanía al interrumpir la continuidad de las actividades productivas e impedir la prestación de algunos servicios básicos.

Leer: “Inhabitable”: aumentan los suicidios en Gaza

El informe de UNCTAD asegura que para garantizar una recuperación sostenible es necesario levantar de forma total el bloqueo israelí, proceder a una reunificación económica entre Gaza y Cisjordania, y, como prioridad, acabar con la crisis de suministro de energía eléctrica y explotar los campos de gas natural descubiertos en el Mar Mediterráneo en los años noventa sitos en las aguas jurisdiccionales de Gaza.

Comercio constreñido con cadenas

El informe explica que las restricciones israelíes al comercio palestino incluyen una lista de materias que se catalogan como “de doble uso”. Ello impide a la población palestina importar una amplia gama de bienes civiles y suministros que, según la ocupación, podrían tener una potencial aplicación militar.

Sin embargo en esta lista se incluyen insumos básicos de producción tales como maquinaria civil, repuestos, fertilizantes, productos químicos, equipos médicos, electrodomésticos, equipos de telecomunicaciones, metales, tuberías de acero, fresadoras, equipos ópticos, equipos de ayuda a la navegación y otros materiales y suministros.

El bloqueo impone, de esta entre otras maneras, altos costes económicos recrudeciendo el conflicto y la inestabilidad política en la Franja al deteriorar el empleo, los salarios y las formas de sustento del pueblo palestino.

El informe afirma que una simple eliminación de las restricciones israelíes sobre el comercio e inversión palestinos podría conllevar un enriquecimiento del 10% de la economía de la región, como afirma que un mantenimiento de la situación sólo podrá conllevar un mantenimiento de los actuales niveles de paro, propios de una situación de crisis, y un recrudecimiento de los casos de extrema pobreza.

Relación aduanera desigual

El informe revela que las condiciones de la relación aduanera entre Israel y los territorios palestinos han aislado la economía palestina del resto de los mercados mundiales y la ha hecho dependiente de Israel.

Según los datos de la Agencia, Israel absorbió entre 1972 y 2017 el 79% del total de las exportaciones palestinas y fue origen del 81% de sus importaciones.

El informe recomienda sustituir el actual y obsoleto acuerdo aduanero por un nuevo marco de referencia que garantice a la Autoridad Nacional Palestina el pleno control de su territorio aduanero, de sus fronteras y de sus políticas comerciales e industriales.

La UNCTAD advierte igualmente de que el llamamiento a un aumento de la austeridad fiscal puede conllevar una ralentización del crecimiento y un aumento de las tasas de desempleo sin afectar el déficit comercial, pudiendo por ello provocar pérdidas significativas y un incremento de la presión sobre las ya frágiles condiciones sociales, económicas y políticas que se viven en el territorio palestino ocupado.

El informe menciona también el descenso en las ayudas internacionales brindadas a la población palestina. Según el informe, el monto total de estas ayudas descendió bruscamente de los 2.000 millones en 2008 a 720 millones de dólares en 2017.

En esta situación se enmarca la reciente decisión del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, dada a conocer el mes pasado, por la que Estados Unidos dejaría de financiar la Agencia de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas (UNRWA). Esta decisión ha provocado un déficit en la Agencia de lo que resultó en un déficit de 200 millones de dólares.

Leer: El debate sobre la UNRWA aleja su atención de la realidad de los refugiados palestinos

Categorías
IsraelNoticiasOrganizaciones InternacionalesOriente MedioPalestinaRegiónUNUNHCR/ACNURUNRWA

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines