Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Lieberman: “Acabar militarmente con Hamás conllevaría el pago de un alto precio”

El ministro de Defensa israelí, Avigdor Lieberman [Twitter]

El ministro de Defensa israelí, Avigdor Lieberman, ha dicho que acabar militarmente con Hamás conllevaría un precio “difícil de pagar”, en el que habría que incluir “volver a ocupar” de la Franja de Gaza.
Lieberman explicó al diario hebreo Yediot Ahronot el jueves que "hay dos opciones: acabar militarmente mediante el ejército israelí con Hamás y pagar un alto precio, en el que se incluiría la necesidad de controlar Gaza, o tratar de encontrar una situación en la que la propia ciudadanía gazatí derribe a este movimiento. Este segundo método se puede considerar mucho más estable”.

Lieberman ha dicho que descarta la posibilidad de que el pueblo palestino vuelva a votar por Hamás, y en respuesta a la pregunta de qué hacer en el caso de que este movimiento vuelva a triunfar en las elecciones, dijo a su interlocutor: "Estás completamente equivocado. No pienso, por las informaciones que tengo, que de celebrarse elecciones libres en la Franja de Gaza haya posibilidad de que gane Hamás”.

El Movimiento de Resistencia Islámica, conocido como Hamás por su acrónimo en árabe, triunfó en las elecciones legislativas palestinas celebradas en los territorios palestinos en 2006, tanto en Gaza como en Cisjordania.

Leer: Lieberman a Gaza: “Derrocad a Hamás y convertíos en el Singapur de Oriente Medio”

El ejército israelí ha publicado diversas estimaciones en los últimos años que revelan que una posible reocupación por parte de Israel de la Franja de Gaza conllevaría el pago de un alto precio humano y político.

Israel retiró su ejército y desmanteló los asentamientos israelíes situados en el interior de este pequeño territorio en 2005.

La actual Franja de Gaza es un territorio de apenas 41 kilómetros a lo largo de la costa del Mediterráneo, y entre 6 y 12 kilómetros de profundidad, lo que da una extensión total de unos 365 km cuadrados. Su extensión estipulada en el tratado de la recién creada ONU, que dio luz verde a la división de Palestina entre un estado árabe y otro 'judío' en 1947 era muy superior, extendiéndose por la costa hasta Cisjordania durante unos 100 kilómetros y por la frontera de Egipto unos 50, con una forma de boomerang. Pero durante la Nakba de 1948 las fuerzas sionistas redujeron su extensión a esta estrecha franja costera y empujaron a decenas de miles de palestinos a refugiarse en la misma.

En esos 350 kilómetros cuadrados viven alrededor de dos millones de personas, entre la que se cuenta población oriunda de la zona desde hace dos milenios (Gaza era ya un importante puerto del protectorado romano de Filistea en el S. II D.C.), y una población refugiada palestina llegada de otras zonas del país de varios cientos de miles de personas amparada y ayudada por la UNRWA (Agencia de las Naciones Unidas para la Población Refugiada Palestina en Oriente Medio): ello provoca que sea una de las zonas con mayor densidad de población del mundo.

Leer: Gaza merece vivir

Categorías
IsraelNoticiasOriente MedioPalestinaRegión

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines