Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Trabajar en sábado: Regreso del conflicto religioso-secular en Israel

Manifestantes judíos ultraortodoxos organizan una protesta contra el servicio militar obligatorio en Jerusalén, el 28 de marzo de 2017 (Gil Cohen Magen - Agencia Anadolu)

El conflicto entre los sectores seculares y ultraortodoxos en Israel ha regresado a primer plano tras el anuncio realizado por la empresa Nativí Ayalon, adjudicataria de grandes proyectos de obras públicas en Israel, de cerrar numerosas calles situadas al este de Tel Aviv durante seis sábados para avanzar en las obras para construir un gran puente en la localidad israelí. Algunos políticos y medios de comunicación han protestado contra estos trabajos, ya que las obras van a tener lugar los sábados, mientras la comunidad haredí (ultraortodoxa) está intentando evitarlo por considerar que el trabajo en sábado contradice la ley judía.

Los haredim amenazan así con provocar una crisis de gobierno en la coalición que dirige Benjamín Netanyahu en el caso de que estos trabajos se lleven a cabo los sábados. Ello ha movido al ministro de Transporte israelí, Yisrail Katz, a calificar el anuncio de la empresa como "indignante e innecesario", anunciando la suspensión de los trabajos de construcción del puente. Katz ha dicho también en un comunicado que "el método de trabajo elegido para construir el puente es problemático y podría perjudicar a la población durante los fines de semana".

Katz dió a conocer un conjunto de instrucciones dirigidas a la empresa que establecen una suspensión de los trabajos de construcción del puente e instándola a elaborar un plan alternativo para culminar los mismos en horario nocturno "como ocurre en casos similares en el país y el mundo".

Leer: Judíos ultraortodoxos se manifiestan contra el servicio militar obligatorio

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, ha dicho que confía en que Katz elabore otro calendario para que en la construcción del puente no se lleve a cabo en sábado, pero la empresa insiste en que desarrollar estos trabajos de esta forma, en horario nocturno, es una posibilidad poco realista.

Por su parte, el alcalde de Tel Aviv, Ron Huldai, se ha opuesto a la directriz de Katz y ha amenazado con acudir ante la Corte Suprema Israelí para querellarse contra la suspensión de los trabajos de construcción del puente.

Mientras, los haredíes insisten en su solicitud de que no se lleven a cabo los trabajos de esta forma y en que persista el cierre de empresas y actividades comerciales los sábados. Esta petición tiene su origen en un mensaje enviado por David Ben Gurion, primer jefe de gobierno israelí, a la dirección de la comunidad haredí del partido Agudat Yisrail, en 1947, antes del establecimiento del Estado de Israel. En este mensaje Ben Gurion prometía que tras la declaración del Estado de Israel se mantendrían cuatro cuestiones: el carácter kosher de la comida y la bebida, el carácter religioso de las relaciones civiles personales (matrimonio y divorcio), la educación y la santidad del sábado. Y según este mensaje, la situación de estas cuestiones permanecería “inamovible”, es decir, “vitalicio”.

Leer: El presidente del Congreso Global Judío teme el impacto de las “acciones destructivas” del gobierno israelí

Pero estadísticas e informes publicados por los medios israelíes el viernes muestran una disminución en la aceptación del carácter “inamovible” de estas medidas, en tanto que el 98% de las salas de cine, el 65% de los museos y el 20% de los complejos comerciales abren ya en sábado. Un informe emitido en el Canal 10 de la televisión israelí ha revelado también que más de 620.000 personas, lo que representa aproximadamente el 17% de la población empleada de Israel, trabaja los sábados pese a la prohibición de trabajar este día en virtud de la ley. Y que la proporción de personas en este colectivo que trabaja en sábado y que se define como judía practicante es del 65%.

Datos y estadísticas publicados por la Oficina central de Estadísticas de Israel reflejan también que 92.000 trabajadores en Israel no tienen el sábado como su día de descanso. El 42% de las personas que trabajan los sábados lo hace en el sector de la hostelería, el 30% en el del comercio, y el resto en el sanitario  y agrícola.

Leer:

Categorías
IsraelNoticiasPalestina

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines