Espanol / English

Oriente Medio cerca de usted

La controversia en torno a la ley de inmunidad militar en Egipto

La policía egipcia detiene a un manifestante en El Cairo [Tareq al-Gabas/Apaimages, File photo]

Una gran controversia se ha levantado en Egipto desde que se conocieron los detalles de la nueva ley de inmunidad militar recientemente aprobada por el parlamento. Esta nueva normativa otorga a algunos antiguos dirigentes militares la misma inmunidad, beneficios y privilegios que a los ministros; mientras el jefe del Estado tendrá derecho a otorgar cualquier otra medida de gracia y protección a discreción. Además de eximir a estos funcionarios de cualquier responsabilidad legal por los actos que cometieron durante el período en que se suspendió la Constitución, en los días posteriores al 3 de julio de 2013, también se les ha otorgado protección a nivel internacional al proporcionar a quienes viajan fuera del país la inmunidad diplomática generalmente reservada a los jefes y miembros de las misiones diplomáticas en el exterior.

Esta ley ha llegado por sorpresa, y no ha sido precedida por ninguna discusión o diálogo a nivel político o parlamentario, ni siquiera en los medios de comunicación. En cambio, apareció de repente y se aprobó hipso facto. El proceso de presentación y debate parlamentario ha durado apenas dos días, lo que plantea algunas dudas sobre el porqué de estas prisas.

Leer: La militarización del Estado en Egipto

Mohamed Anwar Sadat, diputado y líder del Partido de la Reforma y el Desarrollo, emitió una declaración que contiene una serie de preguntas que se están formulando a nivel general actualmente en Egipto. ¿Cuáles son las razones para aprobar esta ley y qué preocupaciones actuales o futuras hacen que se quiera aprobar con tanta rapidez? Sadat enfatizó que las preguntas que formula no conllevan ninguna duda sobre el gran rol de las Fuerzas Armadas y la policía, que protegen la seguridad y la estabilidad del país. En cambio, insistió, solo son preguntas que requieren una aclaración para que la opinión publica no se confunda y caiga presa de los rumores.

Las dudas incluyen la identidad de los militares que serán protegidos por la ley, porque hasta ahora esto está sin definir. Solo el presidente puede nombrar a los beneficiarios de esta ley, al parecer. Sadat también preguntó por qué la ley no cubre a los oficiales de inferior categoría que participaron en los mismos acontecimientos, así como a los oficiales y soldados. ¿Por qué la ley solo protege a un puñado de comandantes? También se pregunta Sadat por qué la ley se limitaba a los comandantes del ejército y no incluía a los comandantes y oficiales de policía que participaron en los eventos posteriores al golpe de Estado, a pesar de que son más merecedores de inmunidad, protección y honor si, de hecho, la ley es un tipo de reconocimiento honorífico, como se asevera desde instancias gubernamentales.

La verdad es que la aparición de esta ley ha dañado el sistema político y no se sabe de quién fue la idea exactamente, pero parece que la intención era simplemente agradar al presidente. La cuestión de otorgar subsidios vitalicios a los comandantes militares no es coherente con el discurso oficial de que el Estado egipcio carece de fondos. Si el Estado tiene dinero suficiente para gastar en algunas pocas personas, ¿por qué no lo hay para ayudar a la gente en general? El Estado incluso ha mostrado una cara miserable y tacaña, mientras afirma ser pobre dado el retroceso de la economía. ¿Son estas comparaciones en el mejor interés de nuestras instituciones militares, que respetamos y veneramos, sin ningún “honor” artificial? ¿O es perjudicial para la institución y abre una brecha entre ella y el pueblo de forma innecesaria y sin sentido?

Leer: La delirante democracia de Egipto

Además, la urgencia de sacar a la luz una ley que exime a los líderes del ejército de la responsabilidad legal es extraña, porque las leyes no se implementan indefinidamente y cambiarán inevitablemente. Además, el poder de su implementación está vinculado con el liderazgo político existente y creo que, incluso sin esta ley, el gobienro ya posee muchas herramientas para proporcionar protección más que suficiente a estos militares y otros actores implicados en el actual sistema de gobierno.

Sin embargo, cuando veamos los cambios futuros en la situación política, y esto es inevitable ya que el mundo nunca permanece igual para siempre, es seguro que quien venga después cambiará todo esto, independientemente de cuál sea la ley. Así, el nuevo líder podrá acercarse más a la gente derogando tales leyes. Esto sucedió en otros países de la región, donde los nuevos gobiernos llegaron al poder y abolieron todas las leyes anteriores que eximían y otorgaban inmunidad a los líderes; incluso sometiéndolos a juicio para ganarse el favor de las personas enfurecidas con el sistema.

Por lo tanto, tales leyes son temporales y se acaban cambiando cuando cambia la situación política, por lo que su valor es simbólico y simplemente proporciona una solución instantánea. Es mejor y más duradero establecer políticas, procedimientos y relaciones que promuevan el respeto entre las masas y el estamento militar, a través del amor, el respeto y el aprecio, en lugar de hacerlo por la fuerza de la ley. Esto es más importante y más fuerte que cualquier legislación.

Este artículo se publicó originalmente en árabe en Arabi21 el 6 de Julio de 2018.

 

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónBlogsBlogs- PolíticaEgiptoRegión