Espanol / English

Oriente Medio cerca de usted

El presidente israelí advierte que la “ley del apartheid” podría perjudicar la imagen de Israel

El presidente de Israel, Reuven Riviln.

El presidente de Israel Reuven Rivlin ha manifestado su rechazo al polémico proyecto de ley que según sus oponentes acabaría de institucionalizar el apartheid en el país.

Rivlin ha hecho un llamamiento público en contra de la nueva legislación que legalizaría la creación de ciudades y barrios “sólo para judíos”. La cláusula a la que se opone Rivlin manifiesta que “el Estado puede permitir la existencia de una comunidad compuesta de personas de una misma fe o nacionalidad con el fin de mantener una comunidad exclusiva”.

En una carta abierta publicada el martes, Rivlin escribe que el controvertido artículo podría perjudicar a judíos de todo el mundo. Además de permitir la discriminación en base a la religión y la nacionalidad, el proyecto de ley instauraría el hebreo como única lengua oficial de Israel, y permitiría a los jueces dictar sentencia en base a la ley judía.

Leer más: La ley que convertirá en delito grabar a soldados israelíes pasa su primer trámite

Rivlin se confiesa “preocupado por que la vaga redacción del artículo, y su falta de equilibrio, puedan perjudicar al pueblo judío y a los judíos repartidos por el mundo y asentados en Israel, e incluso puedan ser utilizada como arma por nuestros enemigos”.

Rivlin continúa su inusual carta con un llamamiento al comité responsable del proyecto de ley: “mirad a la sociedad israelí y preguntad: en el nombre de la visión sionista, ¿estamos dispuestos a apoyar la discriminación y la exclusión de hombres y mujeres en base a su origen étnico?”.

Otros oponentes de la ley señalan que no existe ninguna equivalencia en ninguna constitución del mundo. Éste es el punto de vista del asesor legal de la Knesset, Eyal Yinon, que en su carta al presidente del comité que propuso el proyecto de ley afirma que el borrador “se desvía de forma significativa del delicado equilibrio requerido”, en referencia al sistema de balances entre los valores democráticos y la identidad judía de Israel.

Leer más: El presidente israelí Rivlin no dará el indulto a Elor Azaria

Los críticos de Rivlin han advertido de que su oposición al proyecto de ley es una postura hipócrita, teniendo en cuenta que en el pasado ha apoyado leyes que discriminan contra los no judíos. El presidente apoyó por ejemplo la Ley del Comité de Admisiones aprobada en 2011, por la cual dichos comités pueden denegar la ciudadanía israelí en base a la raza y la religión, así como prohibir a los árabes el asentamiento en barrios judíos.

En general, Rivlin está dispuesto apoyar leyes discriminatorias, insisten, pero no un proyecto de ley tan brutal que “pueda ser utilizado como arma por nuestros enemigos”.

La conocida como “Ley del Estado Nación” ya ha sido sometida a debate en la Knesset en varias ocasiones. La primera lectura se produjo en mayo, cuando el borrador contó con el apoyo de 64 diputados y la oposición de 50.

La Lista Conjunta, un grupo parlamentario minoritario, ha comparado el proyecto de ley con aquel que Sudáfrica aprobara en 1950, instaurando el apartheid: “Sudáfrica fue boicoteada por el mundo entero, y [con esta ley] estáis trayendo el boicot a Israel”.

 

Leer más:  Grupos culturales palestinos piden boicotear Eurovisión si se celebra en Israel

Categorías
IsraelNoticiasOriente MedioRegión