Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Por qué Rusia e Irán evitan una guerra con Israel?

¿Por qué Rusia e Irán evitan una guerra con Israel?

Israel puede hacer con Siria lo que considere necesario para proteger su propia seguridad e intereses sin temor a reacciones más allá de lo predecible, o reacciones a las que se que pueda enfrentar y sufrir sus consecuencias. Esto se debe a que Israel conoce el límite de las respuestas que tanto Rusia como Irán pueden tomar en Siria. La respuesta de Moscú al ataque aéreo israelí que mató a algunos iraníes en Siria fue simplemente la de informar al embajador israelí de la atención de Rusia sobre el asunto. Irán, mientras tanto, no hizo más que disparar algunos misiles que pueden describirse más como una advertencia más que como una disuasión o una venganza.

Israel ha cruzado una linea roja en Siria, mientras que Rusia e Irán no han establecido ninguna línea roja para confrontar a Israel desde que comenzó su intervención en Siria. Me refiero a líneas hipotéticas, como los aviones israelíes que sobre vuelan el espacio aéreo sirio o  que atacan al régimen y  a bases militares iraníes. Con la excepción de la Base Aérea Khmeimim, no hay límites a los ataques israelíes, incluyendo el Aeropuerto Internacional de Damasco y todos los sitios militares y de seguridad que Tel Aviv considera una fuente de peligro.

Es fácil encontrar varias explicaciones sobre el comportamiento de Rusia con respecto a Israel, lo que hace que su reacción parezca tan indulgente. Esto incluye la influencia del lobby pro-Israel en Moscú, la presencia de un millón de judíos rusos en Israel, y el hecho de que Rusia no quiere distraerse de su objetivo principal en Siria: imponerse como un socio con peso suficiente como para enfrentarse a los Estados Unidos y controlar la situación y sus consecuencias. Todo esto con el propósito de lograr un objetivo bien conocido para Moscú que es colocar a Rusia en una posición internacional avanzada y en un centro de decisiones internacionales más allá de una fuerza regional.

Aun así, el entusiasmo del presidente ruso Vladimir Putin por lograr su objetivo de llevar a su país a la posición deseada no se ha visto obstaculizado por consideración o cálculo alguno. A pesar de que tiene relaciones e intereses económicos con Europa y Turquía, en muchos casos, desde su participación en la guerra en Siria, estas relaciones se han visto muy negativamente afectadas. Cortó las relaciones con Turquía y ha quedado al borde de la guerra mientras que sus relaciones con los principales países europeos como Francia, Gran Bretaña y Alemania también se han deteriorado.

Leer: ¿Qué podría hacer Irán si Trump se retira del Acuerdo Nuclear?

En ese momento, el comportamiento ruso se interpretó como una expresión del plan de Moscú de estar al borde de una oportunidad histórica limitada al tiempo de mandato de un presidente estadounidense considerado como “débil”,  Barack Obama. Durante este tiempo podría crear hechos sobre el terreno para establecerse como un estado efectivo en Medio Oriente y luego globalmente. Esto requirió la audacia del líder ruso en Turquía y Europa. ¿Por qué, sin embargo, Israel siempre se tiene en cuenta? La explicación lógica es que Putin tiene un problema con Israel que es más grande que la influencia del lobby y el millón de rusos en el país. El hombre gobierna con mano de hierro y no le suele dar importancia alguna a ninguna consideración en particular. Si Putin estuviera seguro de que sus armas podrían desafiar a Israel, no esperaría un momento para hacerlo, porque él es el tipo de líder que cree en el poder para hacerse respetar, y que el mundo nunca respetará a los débiles ni les demostrará misericordia. . Al atacar al régimen de Bashar Al-Assad, Israel reduce la poderosa imagen de Rusia.

Por lo tanto, Rusia no está interesada en un enfrentamiento con Israel que podría revelar muchos de sus defectos tecnológicos. Esta también es probablemente la razón por la cual Moscú no le suministró a Assad el sistema de misiles S300. Esto se probaría en el avión israelí y no habría margen de maniobra. En ese punto, el prestigio de sus armas se vería empañado, afectando así su participación en el comercio mundial de armas.

Acuerdo nuclear: Israel está detrás de esto [Sabaaneh/MiddleEastMonitor]

El asunto no es muy diferente para Irán, pero sus consideraciones son de otro tipo. Teherán no está interesado en enfrentarse a Israel bajo ninguna circunstancia. Si no fuera por la presión de los medios y la vergüenza a la que se enfrentó frente a su gente y los partidarios de la alianza de “la resistencia”, no habría tenido que disparar ni una sola bala en Israel.

Irán está actuando de acuerdo con su evaluación de estar a punto de conseguir un control real y completo de la región, especialmente a la luz de los resultados aplastantes de sus aliados en las elecciones parlamentarias en Iraq y Líbano. Esto pone a Teherán en una posición de dominancia política, donde le interesa mantener la situación y no ponerla en riesgo entrando en guerra con Israel, lo que podría cambiar el balance de poder de una manera que no le interesa.

Lo que le importa a Irán en Siria es estabilizar el régimen de Assad y no exponerlo a ningún peligro que pueda poner en riesgo esa estabilidad. Una guerra con Israel se consideraría una de esas amenazas, especialmente después de que más de un oficial israelí haya dicho que la cabeza de Assad sería el precio del uso de territorio sirio por parte de Irán en cualquier guerra contra Israel.

No parece que Irán esté dispuesto a arriesgar todas sus cartas librando una guerra con Israel, especialmente con Hezbolá, lo que significaría un factor de presión en las negociaciones más que ser útil en el campo. Esto demuestra que Hezbolá se está descartando como un jugador principal en la ecuación del conflicto con Israel. El grupo libanés se mantiene en reserva por temor ser perdido para siempre.

Además de las consideraciones anteriores, hay un factor importante detrás de la retinencia de Rusia e Irán a entrar en guerra con Israel; el último estaría luchando una guerra existencial. Como tal, estaría listo para lanzar todo al cuadrilátero, incluido su arsenal nuclear, a diferencia de Rusia e Irán que buscarían mejorar sus posiciones y relaciones internacionales. Israel no se opone a que hagan esto, con tal de que no amenacen su seguridad y existencia.

 

Este artículo apareció por primera vez en árabe en Al-Araby Al-Jadeed el 22 de mayo de 2018.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEuropa y RusiaIránIsraelOriente MedioReportajes y AnálisisRusia

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines

Revive el Viaje de los refugiados de la Nakba