Espanol / English

Oriente Medio cerca de usted

Después del ataque a Siria, May debe enfrentarse a un Parlamento crítico

La Primera Ministra británica, Theresa May, entrega un comunicado en el exterior del número 10 de Downing Street en Londres, Reino Unido, el 4 de junio de 2017 [Isabel Infantes / Agencia Anadolu]

La primera ministra británica, Theresa May, se enfrentará hoy en el Parlamento a sus críticos por participar en los ataques aéreos del fin de semana contra Siria, mientras que algunos legisladores piden una votación sobre su estrategia futura que podría ser potencialmente dañina, según informa Reuters.

May, que ha recuperado la confianza después de ganar apoyos por su firme postura sobre Siria y Rusia, hará una comparecencia ante el Parlamento sobre su decisión de unirse a Estados Unidos y Francia en los ataques del sábado contra el territorio y el pueblo sirio.

Leer: Para la Francia de Macron las líneas rojas de Siria eran un test de credibilidad

Previsiblemente repetirá el discurso del sábado en el que dijo que Gran Bretaña se hallaba “confiada en nuestra propia evaluación de que el régimen sirio era altamente responsable” y que no podía esperar “para aliviar el sufrimiento humanitario causado por los ataques con armas químicas”, según extractos del mismo.

Pero será interrogada sobre por qué rompió con la tradición de buscar la aprobación parlamentaria para la acción, una decisión que ella y sus ministros dicen que fue motivada por la necesidad de actuar rápidamente.

Gran parte de las críticas provienen de los legisladores de la oposición, pero la primera ministra también puede tener que trabajar duro para defender su velocidad de acción ante los miembros de su propio Partido Conservador, que querían que compareciera ante el Parlamento.

Jeremy Corbyn, líder del principal partido de la oposición, ha cuestionado la base legal para la participación de Gran Bretaña.

“Podría haber comparecido ante el Parlamento la semana pasada … o podría haberse retrasado hasta mañana, cuando regrese el Parlamento”, dijo el domingo Corbyn, un veterano activista por la paz.

“Creo que lo que necesitamos en este país es algo más sólido, como una Ley de poderes de guerra, por lo que los gobiernos tienen que rendir cuentas ante el Parlamento por lo que hacen en nuestro nombre”, dijo en el programa de la BBC Andrew Marr Show.

Gran Bretaña ha dicho que no hay planes de futuros ataques contra Siria, pero el ministro de Relaciones Exteriores, Boris Johnson, advirtió al presidente Bashar al-Assad que todas las opciones se considerarían si se usaran nuevamente armas químicas contra los sirios.

El intento de Corbyn de legislar para limitar el poder del gobierno para lanzar una futura acción militar puede ganar apoyo en el Parlamento, donde algunos conservadores han expresado su temor de alimentar una escalada en Siria.

A pesar de conseguir el respaldo internacional, May, quien ha resistido las preguntas sobre su liderazgo debido al Brexit y los escándalos del partido, tiene una posición precaria en el Parlamento después de perder la mayoría de los conservadores en las elecciones de junio que supusieron un grave error de cálculo.

Ahora solo le queda confiar en el apoyo de un pequeño partido de Irlanda del Norte, que ha apoyado la acción en Siria, y ha tratado de eludir los votos que podrían no ir acorde a sus intereses.

Su predecesor, David Cameron, perdió en 2013 una votación para realizar ataques aéreos contra las fuerzas de Assad, y muchos en Gran Bretaña recelaron de entrar en otro conflicto, especialmente después de que una investigación concluyera que la decisión del entonces primer ministro Tony Blair de unirse a la invasión de 2003 Iraq estaba basada en inteligencia defectuosa.

No estaba claro si los laboristas u otros partidos de la oposición podrían forzar un debate de emergencia después de la declaración de May, o si el presidente de la Cámara de los Comunes concedería lo que una fuente del partido llamó un “voto significativo”.

Pero en una señal de que el gobierno teme que pueda perder, un legislador dijo bajo condición de anonimato que las consignas del partido, encargadas de mantener la disciplina de voto, habían dejado claro que los conservadores deberían votar con el gobierno.

May también solicitará un debate de emergencia para dar a los legisladores “una oportunidad extensa para discutir la acción militar”, dijo su oficina, en lo que podría ser un intento de sacar el aguijón de cualquier moción de oposición por lo mismo.

James Cleverly, vicepresidente del Partido Conservador, dijo que incluso si May hubiera convocado al Parlamento, no podría haber presentado a los legisladores toda la inteligencia debido a su sensibilidad.

 

“Creo que es absolutamente apropiado que la primera ministra y el gabinete tomaran esta decisión”,

 

dijo a Sky News.

“Ella vendrá a la Cámara de los Comunes donde será interrogada por los miembros del Parlamento, escudriñando su papel como primera ministra, y esa es la relación apropiada entre el gobierno, por un lado, y el Parlamento, por el otro”.

 

Categorías
Europa y RusiaNoticiasOriente MedioReino UnidoSiria