Espanol / English

Oriente Medio cerca de usted

Trump: las relaciones entre Arabia Saudí y Estados Unidos son “más fuertes que nunca”

El presidente de EEUU, Donald Trump, posa para una foto con el Príncipe Heredero Mohammed bin Salman Al Saud en Washington, EEUU, el 20 de marzo de 2018 [Bandar Algaloud / Saudi Kingdom Council / Agencia Anadolu]

El Príncipe Heredero de Arabia Saudí, Mohamed Bin Salman, comenzó ayer su gira de tres semanas por Estados Unidos con una visita en la Casa Blanca a manos del presidente, Donald Trump. El joven de 32 años fue agasajado con elogios mientras los dos líderes discutían asuntos urgentes, como el acuerdo nuclear con Irán, la seguridad en Oriente Medio, el bloqueo a Qatar y la guerra en Yemen.

Los acuerdos armamentísticos fueron la pieza central de la conversación entre los dos líderes cuando posaron frente a las cámaras. Las ventas de armas al Reino son un componente principal del paquete de inversión de 200 mil millones de dólares acordado el año pasado durante la visita de Trump a Riad.

Trump sorprendió a todos mostrando una gráfica con una gran variedad de arsenal militar aprobado para su venta a Riad. El material iba desde naves hasta misiles, aviones y vehículos de combate. Mientras sostenía la gráfica con las fotos de las ventas aprobadas, Trump revisó el coste de cada equipamiento militar y bromeó acerca del precio: “eso para ustedes son cacahuetes, deberíamos haberles cobrado más”.

Leer: Arabia Saudí busca reforzar la industria nacional de armas

Ambos líderes insistieron en destacar que las relaciones entre los dos países son profundas, fuertes y mutuamente beneficiosas. Hablando en inglés, Bin Salman dijo: “Somos el aliado más viejo de EEUU en Oriente Medio”. Mientras Trump observó que “la relación es probablemente la más fuerte que haya existido nunca”. Nos entendemos el uno con el otro. Arabia Saudí es una nación muy rica, y le darán a Estados Unidos parte de esa riqueza con la esperanza de recuperarla ya sea en forma de empleos, o con la compra de los mejores equipos militares existentes en cualquier parte del mundo.”

Antes de su visita, surgieron informaciones acerca de que Bin Salman iría a Washington a presionar a Trump para que adoptara una línea más dura con Irán. Trump mostró su característico tono belicoso al decirle a todos en la Oficina Oval que el acuerdo nuclear de Irán, negociado por su predecesor Barack Obama, era el “peor acuerdo que jamás haya existido”.

Sin embargo, dio pocas pistas sobre lo que hará en mayo cuando llegue el momento de redactarlo de nuevo. “El acuerdo con Irán se acerca y pronto verán lo que sucederá”, dijo Trump, y agregó: “Irán no ha estado tratando esa parte del mundo, o el mundo, de manera apropiada”.

El bloqueo contra Qatar liderado por Arabia Saudí no fue discutido en la Oficina Oval frente a los reporteros, pero se informó que, a puerta cerrada, Trump instó a Bin Salman a resolver el problema que enfrenta a Arabia Saudí y a Emiratos Árabes Unidos contra Qatar.

Leer: Continúa la masacre en Yemen

Antes de la reunión en la Oficina Oval, el Financial Times fue informado a través de un alto funcionario de la Casa Blanca que “el presidente cree que la unidad del Golfo tiene una crisis en la región”. El funcionario agregó que aunque Trump inicialmente estaba dispuesto a permitir que los aliados del Golfo lidiaran con la disputa, se había “preocupado mucho más” por el impacto negativo que tendría esta crisis sobre los intereses estadounidenses en la región.

El FT reveló que el cisma de Qatar sería un punto clave en la discusión de sobremesa de ayer entre los dos líderes y que el objetivo de la discusión sería sanar la brecha y establecer mecanismos para asegurar que las futuras disputas no se vuelvan tan costosas.

Durante la cena de ayer con Jared Kushner, el yerno y consejero principal del presidente; Jason D. Greenblatt, enviado especial de Trump para la paz en Oriente Medio; y Michael Bell, el director principal para Oriente Medio en el Consejo de Seguridad Nacional, se dice que Trump informó a Bin Salman sobre el estado de su plan de paz para los israelíes y los palestinos, que según los informes estaría próximo a completarse.

Con su primera parada fuera del camino, Bin Salman planea viajar a Nueva York, Boston, Silicon Valley, Los Ángeles y Houston, visitando compañías entre las que se incluyen Apple, Google y la compañía de seguridad y aeroespacial Lockheed Martin.

Leer:  Trump mantiene conversaciones entorno a Irán con los líderes de EAU y de Arabia Saudí

Categorías
Arabia SauditaAsia y AméricaNoticiasOriente MedioUS