Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Netanyahu da marcha atrás al proyecto de ley de aforamientos

El primer ministro israelí, en una entrevista de televisión [IsraelinUSA/Flickr]

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, pidió a los legisladores que redactasen de nuevo el proyecto de ley que lo protegía de las acusaciones formuladas contra él por la policía después de que tal medida fuese cuestionada por la opinión pública, según informó Haaretz.

Netanyahu ha anunciado su solicitud de un nuevo borrador para que el proyecto de ley no se aplique a las investigaciones en curso contra él. El cambio se produjo un día después de que decenas de miles de personas marcharan en Tel Aviv contra el proyecto de ley y la corrupción gubernamental.

El Parlamento israelí aprobó el pasado el pasado lunes, en una primera votación, un proyecto de ley para evitar que la polícia inicie procesos judiciales contra funcionarios públicos. Las críticas recibidas han hecho que el Gobierno reconsidere esta medida que ha sido percibida por la opinión pública como un intento de proteger al Netanyahu del peso de la ley por las investigaciones por corrupción de las que está siendo objeto.

Leer: Miles de israelíes protestan contra la corrupción de Netanyahu

El primer ministro usó Facebook para aclarar su posición sobre el tema y afirmó que, aunque estaba de acuerdo con el proyecto de ley, no se aplicaría a los casos actuales.

"Desafortunadamente, el debate sobre la ley de aforramiento se ha convertido en un arma política contra un gobierno electo".

"De todos modos, es obvio que los aforamientos en mi caso carecen de sentido. Parece que se decidieron al comienzo de la investigación, se filtraron y no han cambiado a pesar de los claros hechos presentados una y otra vez, demostrando que no había nada ", agregó.

El primer ministro ha sido protagonista dos escándalos de corrupción, apodados Caso 1000 y Caso 2000, por los que fue interrogado por sexta vez la semana pasada.

El Caso 1000 se basa en acusaciones de que el primer ministro y su esposa aceptaron regalos ilegales de prominentes hombres de negocios israelíes. Hace unos días, pruebas aportadas por el multimillonario australiano James Packer confirmaron las sospechas de la policía de Israel, consolidando aún más las acusaciones contra los Netanyahu y demostrando así que los regalos no se los daban “a cambio de nada” tal y cómo ellos habían afirmado

En el Caso 2000 se acusa al primer ministro de tratar de comprar una cobertura de periódico favorable con Arnon Mozes, el editor del diario de circulación masiva Yedioth Ahronoth. Se alega que Netanyahu trató de negociar un acuerdo con Mozes, ofreciéndole una legislación que impediría las actividades del periódico rival de Mozes, Israel Hayom, a cambio de una cobertura más favorable de los medios del primer ministro y sus políticas.

Netanyahu también ha sido interrogado en relación con otras dos investigaciones: el Caso 3000, también conocido como el "escándalo submarino", aunque no como sospechoso, y el Caso 4000, en el que se sospecha que uno de sus colaboradores cercanos proporciona información confidencial a la empresa de telecomunicaciones más importante de Israel.

Netanyahu no es el primer líder israelí en enfrentarse a una investigación criminal; el ex primer ministro Ehud Olmert fue declarado culpable de abuso de confianza y soborno en 2014, cumpliendo 16 meses de un período de 27 meses, y Ariel Sharon fue interrogado mientras ocupaba el cargo por denuncias de sobornos y de financiación ilegal de campañas

Categorías
IsraelNoticiasOriente MedioRegión

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines