Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Por qué Estados Unidos sigue asesinando a civiles en Somalia con total impunidad?

Drone estadounidense [TheShorTimes / Facebook]

Estados Unidos ha confirmado la muerte de 100 combatientes de Al-Shabaab en Somalia ayer, según un comunicado de prensa del Comando Africano de Estados Unidos.

En coordinación con el Gobierno Federal de Somalia, las fuerzas estadounidenses realizaron un ataque aéreo contra un campamento de Al-Shabaab el martes, a las 10:30 a.m. hora local. Las ubicaciones del objetivo eran “125 millas al noroeste” de la capital, Mogadiscio.

“Las fuerzas estadounidenses continuarán utilizando todas las medidas autorizadas y apropiadas para proteger a los estadounidenses y para desactivar las amenazas terroristas”, declaraba el comunicado del Comando de África de Estados Unidos. Las operaciones de lucha contra el terrorismo en Somalia se llevan a cabo junto con la Misión de la Unión Africana en Somalia (AMISOM) y las “Fuerzas de Seguridad Nacional de Somalia (SNSF)”, continuó el Comando de África estadounidense.

El Comando Africano de EE. UU. no ha aclarado si ha habido víctimas civiles involucradas. No está claro si se usó un avión no tripulado armado o un avión militar para el ataque, lo que refuerza las opiniones de que el programa de asesinatos selectivos de Estados Unidos tiene una absoluta falta de transparencia.

“Mientras el Pentágono insiste en que no se mata a civiles en estos ataques, sabemos que sin mucha más información sobre el terreno, esas afirmaciones deberían tratarse con verdadero escepticismo”, declaró Chris Cole, director de Drone Wars UK.

Leer: Los campos de batalla “temporales” de Trump en Yemen y Somalia

El ex presidente de Estados Unidos, Barack Obama, advirtió anteriormente que las operaciones antiterroristas de alto riesgo deberían usarse con moderación y solo después de una revisión interna. Trump ha eludido esa regla y ha proporcionado a la Agencia Central de Inteligencia (CIA) y al ejército estadounidense poderes más amplios en Somalia, considerando partes del país como “zonas de actividad hostil” o campos de batalla temporales.

“Este último ataque en Somalia se produce en el contexto de un repunte muy significativo de los ataques letales en Somalia y Yemen este año, bajo la administración Trump. Las preocupaciones sobre estos ataques se han intensificado por los informes de que Trump ha relajado las reglas sobre los ataques en el exterior, reduciendo las protecciones diseñadas para proteger a los civiles. Estos cambios vienen con un mayor secreto: las reglas no han sido reveladas “, declaró Alex Moorehead, experto legal internacional de ley de Columbia.

“Se deben hacer preguntas difíciles al ejército estadounidense a raíz de las nuevas reglas secretas, el aumento de los ataques, las bajas y los informes recientes que plantean serias dudas sobre cómo el ejército estadounidense registra víctimas civiles”, continuó Moorehead.

“El ejército estadounidense debe explicar claramente qué medidas se están tomando para proteger a los civiles, para garantizar que todos los asesinados fueron legalmente atacados, así que las nuevas reglas del juego deben ser reveladas”.

Leer: ¿Por qué atacó Estados Unidos a varios civiles somalíes?

Estados Unidos tiene unos 500 efectivos estacionados en Somalia, incluidos soldados que luchan junto a las fuerzas de Somalia. Los drones estadounidenses y las aeronaves tripuladas están estacionados en Djibouti, al norte de Somalia, donde AFRICOM coordina su misión en todo el país.

El 25 de agosto, diez civiles murieron en un ataque antiterrorista coordinado entre Somalia y Estados Unidos en Bariire, al sur de Somalia. Los aldeanos corrieron a esconderse debajo de plataneros mientras los fusilaban las fuerzas estadounidenses-somalíes. Los combatientes de Al-Shabaab, que fueron blanco de la incursión, no estaban en la aldea atacada.

Aviones de combate no identificados mataron a los combatientes de Daesh en el noreste de Somalia en agosto, pero Estados Unidos no se responsabilizó.

Sobre el terreno en Somalia, la AMISOM anunció que retirará unos 1.000 efectivos antes de fin de año. Debido a que un ataque en Somalia mató a unas 350 personas el mes pasado, no está claro por qué la misión respaldada por la ONU está rescindiendo su huella.

Soldados de la Misión de la Unión Africana en Somalia [Información pública AMISOM / Flickr]

El gobierno británico ha desplegado un regimiento especial de 85 militares para entrenar y trabajar con la Misión de la Unión Africana en Somalia. No está claro si Reino Unido está cumpliendo con los ataques teledirigidos o aéreos de estadounidenses en Somalia.

Dos ciudadanos británicos a los que se les quitó la ciudadanía, Bilal al-Berjawi y Mohamed Sakr, murieron en sendos ataques con aviones no tripulados estadounidenses en Somalia, en 2012. No está claro si el gobierno de Reino Unido proporcionó información de localización, ya que al-Berjawi fue asesinado tras realizar una llamada telefónica a su esposa, en Londres, para felicitarla por el

nacimiento de su primer hijo. La política de drones de Reino Unido está envuelta en secreto sin un marco claro para atacar más allá de los teatros de guerra.

“Estas nuevas políticas de la administración Trump deberían hacer que los socios de la UE sean más cautelosos a la hora de compartir inteligencia con Estados Unidos, ya que esto puede usarse para asesinatos selectivos. Este tipo de operaciones también podría fortalecer el precedente del uso de la fuerza letal fuera de las áreas de conflicto armado, previamente establecido por la administración Obama que ahora otros estados pueden seguir, sin ser cuestionados. Esta es una gran preocupación para las organizaciones de la sociedad civil de la UE y EE. UU. “, declaró Wim Zwijnenburg, director del Proyecto de Desarme Humanitario de la organización de paz holandesa PAX, quien también lidera el Foro Europeo de Drones Armados.

“EE. UU. parece haber abandonado el requisito de que los grupos y/o individuos representen una amenaza continua e inminente para EE. UU. Esto allana el camino para ataques más letales, ya sea con aviones tripulados, aviones no tripulados o ataques de comando, en áreas fuera de las hostilidades activas, con poca o ninguna transparencia, supervisión y responsabilidad “, continuó Zwijnenburg.

Para fortalecer los mecanismos de transparencia y rendición de cuentas, es importante que Estados Unidos divulgue todos los datos sobre los ataques, las evaluaciones de posibles víctimas civiles y aclare los marcos de política legal en torno a estos ataques“.

Al-Shabaab busca desalojar al gobierno somalí e implementar su propio gobierno en Somalia. En 2012, el grupo prometió lealtad a Al-Qaeda, que atrajo el uso de la fuerza contra el terrorismo.

Estados Unidos ha asesinados a unos 510 somalíes y ha dejado 54 heridos desde 2007, según la Oficina de Periodismo de Investigación, una organización que rastrea los ataques de Estados Unidos en todo el mundo.

Leer: Mueren 81 combatientes de Al-Shabaab en Jilib, Somalia

 

 

Categorías
ÁfricaAsia y AméricaEUEuropa y RusiaNoticiasOrganizaciones InternacionalesReino UnidoSomaliaUS
Recordando La Masacre De Rabaa

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines