Espanol / English

Oriente Medio cerca de usted

El ministro de exteriores egipcio denuncia que las ONG´s engañan deliberadamente sobre los abusos de derechos humanos

 El ministro de exteriores egipcio Sameh Shoukry [Foto de archivo]

En declaraciones realizadas el jueves al diario egipcio Al-Masry Al-Youm, el ministro de Asuntos Exteriores egipcio, Sameh Shoukry, ha asegurado que las ONG europeas y los medios de comunicación están difundiendo deliberadamente información falsa sobre la situación de los derechos humanos en el país.

Los comentarios fueron hechos durante una reunión entre Shoukry y su homólogo francés Jean-Yves Le Drian en el último día del Foro Mundial de la Salud en Sharm El-Sheikh.

El ministro de Asuntos Exteriores afirmó que Egipto estaba comprometido a salvaguardar su historial de derechos humanos y argumentó que las organizaciones occidentales ignoraban las estrategias gubernamentales destinadas a promover la libertad, los derechos de las mujeres y la liberación de los presos.

“Pido a estas entidades que no vayan más allá de la informaciones engañosas sobre las condiciones internas de Egipto”, dijo.

Los comentarios se produjeron una semana después de que Alemania, Italia, Países Bajos, Gran Bretaña y Canadá emitieran una declaración en la que criticaban la detención del abogado de derechos humanos egipcio Ibrahim Metwaly. Metwaly estaba ayudando a investigar el asesinato de Giulio Regeni, un estudiante italiano de doctorado cuyo cuerpo fue descubierto en 2016 en una zanja en las afueras de la capital egipcia, mostrando signos de haber recibido fuertes torturas.

El Ministerio de Asuntos Exteriores protestó por las críticas de los cinco países occidentales, calificándolas como “una injerencia flagrante e inaceptable en los asuntos internos y en el trabajo del poder judicial”.

Leer: La crisis de Regeni en Egipto: Las repercusiones de la hipocresía europea

Egipto también ha criticado las conclusiones de muchas ONG´s y se ha comprometido a tomar medidas contra Human Rights Watch después de que ésta publicara en septiembre un informe condenando la tortura estatal.

El Comité de Derechos Humanos de Egipto negó las acusaciones y afirmó que ningún preso político había denunciado torturas. El Ministerio de Relaciones Exteriores también acusó a la ONG de parcialidad, cuestionó su financiación y alegó que recibió el apoyo de los Hermanos Musulmanes, grupo que Egipto ha designado como una organización terrorista.

Dos semanas después, el presidente Abdel Fattah Al-Sisi dijo a los funcionarios estadounidenses en Nueva York que los derechos humanos no deberían ser juzgados desde una perspectiva occidental, argumentando que Egipto había tomado numerosas medidas para garantizar el bienestar económico y social de sus ciudadanos.

El Cairo ha sido criticado por partidos locales e internacionales por sus abusos contra los derechos humanos, un tema negado habitualmente por las autoridades, que afirman en cambio que “apoyan la libertad de expresión”.

Los activistas han documentado durante mucho tiempo la creciente indiferencia de Egipto hacia el estado de derecho desde el golpe militar de 2013 que derrocó al presidente Mohamed Morsi, elegido democráticamente. Hay unos 60,000 presos políticos en el país; el gobierno también persigue a los defensores de los derechos humanos y sus organizaciones están sujetas a severas limitaciones.

Leer: El 80% de los presos de la cárcel egipcia de Aqrab están en huelga de hambre

 

 

Categorías
ÁfricaEgiptoNoticiasRegión