Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Las fuerzas regulares iraquíes arrebatan Kirkuk a los peshmerga kurdos

El presidente del Gobierno Regional Kurdo Iraquí (IKRG) Masoud Barzani saluda a algunas personas mientras asiste a una reunión con un grupo de periodistas en Erbil, Iraq el 6 de septiembre de 2017 [Yunus Keleş / Agencia Anadolu]

Las fuerzas del gobierno iraquí capturaron el lunes la principal ciudad petrolera kurda de Kirkuk, en respuesta al referéndum kurdo sobre la independencia con un atrevido ataque relámpago que transforma el equilibrio de poder en el país.

Un convoy de vehículos blindados de la élite iraquí de la Fuerza Antiterrorista entrenada por Estados Unidos se apoderó de la sede del gobierno provincial de Kirkuk menos de un día después de que comenzara la operación, según dijo un periodista de Reuters en Kirkuk.

Ninguno de los dos bandos dio un número de víctimas tras la operación. Pero una organización de ayuda humanitaria que trabajaba en Kirkuk dijo que varios combatientes peshmerga kurdos y miembros de las fuerzas iraquíes habían muerto en un enfrentamiento nocturno al sur de Kirkuk, habiendo siendo éstos los únicos combates serios.

Mientras las fuerzas iraquíes avanzaban, los operadores kurdos cerraron brevemente unos 350.000 barriles por día de producción de petróleo en dos grandes campos de Kirkuk, debido a preocupaciones por la seguridad, según dijeron fuentes del ministerio de petróleo de ambos lados. Pero la producción se reanudó poco después de la amenaza iraquí de apoderarse de los campos bajo la administración kurda si éstos no volvían a producir, según las fuentes.

No quedó claro de un modo inmediato si el gobierno iraquí intentaría retomar el control de todos los yacimientos petrolíferos de Kirkuk, una fuente vital de ingresos para el Gobierno Regional Autónomo del Kurdistán (KRG).

Leer: El gobierno del Kurdistán iraquí teme la pérdida de Kirkuk

La breve suspensión de la producción ayudó a elevar los precios mundiales del petróleo, ya que la parada representó más de la mitad de la producción total kurda.

La lucha entre Bagdad y los kurdos podría abrir un frente completamente nuevo en la guerra civil que dura ya 14 años en Irak y potencialmente atraer a potencias regionales como Turquía e Irán.

El presidente Donald Trump dijo que Estados Unidos no tomaría partido en el enfrentamiento, pero expresó su decepción porque ambas partes estuvieran en conflicto.

El ejército estadounidense dijo que sus comandantes en Irak instaban a las fuerzas iraquíes y kurdas a evitar la escalada de violencia y restaron importancia a los informes sobre combates.

“Apoyamos el ejercicio pacífico de la administración conjunta por parte de los gobiernos central y regional, en consonancia con la constitución iraquí, en todas las áreas en disputa”, dijo el Departamento de Estado estadounidense en un comunicado.

Trump dijo a los periodistas en la Casa Blanca: “No nos gusta el hecho de que están chocando. No estamos tomando partido.”

“Hemos tenido durante muchos años una muy buena relación con los kurdos, como ustedes saben, y también hemos estado del lado de Irak, aunque nunca deberíamos haber estado allí en un primer momento”, dijo.

Washington arma y entrena tanto a las fuerzas federales iraquíes como a las fuerzas Peshmerga para luchar contra los militantes de Daesh.

Leer: Irán y Turquía se enfrentan al referéndum de independencia kurdo

Una docena de vehículos blindados iraquíes llegaron a la sede del gobierno provincial en Kirkuk y tomaron posiciones cercanas, junto con la policía local. Derribaron la bandera kurda y dejaron ondeando la bandera iraquí .

Miles de civiles kurdos huyeron de la ciudad de 1 millón de personas por temor a represalias. Un kurdo padre de cuatro años que se dirigía desde Kirkuk hacia la capital regional kurda Erbil al norte dijo: “Ya no nos sentimos seguros. Esperamos regresar a nuestra casa, pero ahora mismo sentimos que es peligroso para nosotros permanecer ahí.”

Multitudes de etnia turcomana que se oponían al control kurdo de la ciudad estaban celebrando la situación. Algunos condujeron convoyes con banderas iraquíes y dispararon al aire.

“Este día debería ser un día festivo, estamos muy contentos de habernos deshecho de la fiesta de Barzani”, dijo un hombre que celebraba en moto agitando la bandera azul y blanca de los turcomanos de Irak, refiriéndose al líder kurdo Masoud Barzani.

El gobierno iraquí considera que el referéndum de independencia kurdo del 25 de septiembre es ilegal, especialmente porque no se celebró solo en la región autónoma de KRG, sino en Kirkuk y otras áreas adyacentes que las fuerzas peshmergas kurdas ocuparon después de expulsar a militantes del Estado islámico en 2014.

Los Peshmerga se quedaron con el territorio después de que las fuerzas del gobierno iraquí colapsaron ante una rápida embestida del Estado Islámico, impidiendo que los yihadistas tomaran los campos petroleros.

Leer: Turquía planea detener las exportaciones de petróleo al Kurdistán iraquí

El primer ministro iraquí, Haider al-Abadi, ordenó levantar la bandera nacional sobre Kirkuk y otras áreas en disputa.

Bagdad describió el avance de su ejército como en gran medida sin oposición, e instó a los Peshmerga a cooperar para mantener la paz.

Los Peshmerga dijeron que Bagdad estaría obligada a pagar “un precio muy alto” por desencadenar una “guerra contra el pueblo kurdo”.

El avance de esa noche fue el paso más decisivo que Bagdad ha tomado aún para bloquear la oferta de independencia de los kurdos, que desde hace mucho gobiernan una zona autónoma del norte de Irak y votaron hace tres semanas para separarse.

Kirkuk, una de las ciudades con mayor diversidad étnica y religiosa de Iraq, se encuentra a las afueras de la zona kurda autónoma. Los kurdos lo consideran el corazón de su tierra natal; dicen que fue limpiada de kurdos y se estableció con árabes bajo el ex presidente Saddam Hussein para asegurar el control del petróleo.

El portavoz del Departamento de Defensa de Estados Unidos, el coronel Robert Manning, se negó a especular sobre si Washington podría cortar la ayuda militar y el entrenamiento de las fuerzas iraquíes en caso de un conflicto importante.

Los vecinos Irán y Turquía se opusieron firmemente a la oferta de secesión kurda. Washington, aliada de los kurdos durante décadas, abogó en vano por que detengan una votación que podría acabar con Irak.

Hubo signos de conflicto interno entre los kurdos, que se han dividido durante décadas en dos facciones principales, el KDP del líder del gobierno regional Barzani y el PUK de su difunto rival Jalal Talabani.

Ambas partes controlan sus propias unidades Peshmerga. Si bien el PDK de Barzani apoyó firmemente el referéndum de independencia, algunas cifras de PUK fueron más circunspectas.

La declaración Peshmerga del lunes acusó a un grupo dentro del PUK de “traición” por supuestamente asistir al avance de Bagdad. “Lamentamos que algunos funcionarios de PUK ayudaron en esta trama”, dijo.

La viuda de Talabani, Hero, dijo que la operación iraquí se llevó a cabo con el consentimiento internacional y que el PUK no pudo evitarlo mediante conversaciones. “Esta ciudad heroica enfrentaba un plan internacional”, dijo en un comunicado.

Aunque los funcionarios iraquíes dijeron de los kurdos que se retiraron sin luchar, los funcionarios kurdos dijeron que los Peshmerga se había enfrentado con la “movilización popular”, fuerzas chiíes musulmanas entrenadas y armadas por Irán que operan junto con las tropas iraquíes regulares.

Leer: Erdogan declara que las autoridades kurdas “pagarán las consecuencias” por votar

Turquía, que ha desarrollado una buena relación de trabajo con los kurdos iraquíes y ha dejado que la región sin litoral exporte petróleo a través de sus tuberías, se ha movido a espaldas de Bagdad, furiosa por una movida secesion que podría encender demandas similares de sus propios kurdos.

Turquía dijo que cerrará su espacio aéreo al territorio del KRG y trabajará para entregar el control del cruce fronterizo principal en la región al gobierno central iraquí.

 

 

Categorías
IrakNoticiasOriente MedioRegión
Recordando La Masacre De Rabaa

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines