Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Argelia y los sucesos del 5 de octubre

Bandera y escudo argelino ( foto de archivo)

Diversos activistas argelinos advierten del peligro y riesgo de caos social debido al deterioro de las condiciones económicas, de seguridad y políticas en el país así como la ausencia de una visión política y económica que permita a Argelia evitar el riesgo de deslizarse hacia una situación de caos severo.

Karim Moulay, experto en seguridad y disidente del régimen argelino, ha explicado que las condiciones económicas, políticas y de seguridad que vive Argelia en estos días se parecen a las que vivió el país en los días previos al 5 de octubre de 1988 y que llevaron al país al estallido de aquellos acontecimientos.

Así, en una entrevista con Quds Press, Moulay asegura que las diferentes facciones políticas y sociales están decepcionadas además por diferentes causas, tanto económicas como políticas, y sobretodos los intentos vanos que desde 1988 se llevan a cabo para democratizar la sociedad y el desarrollo económico y social en diferentes niveles; local, regional e internacional.

“Los gobiernos de Argelia no han sido capaces de invertir la riqueza real y transparente proveniente de la extracción de petróleo y gas, especialmente durante los días del aumento sin precedentes de los precios de estos recursos, en la construcción una red de infraestructuras económicas y sociales que puedan ser palanca para una verdadera construcción democrática”.

También ha señalado que “los últimos informes económicos hacen temer un rápido colapso en la economía argelina, y el paso de imprimir más dinero no va a permitir al Estado satisfacer los salarios de sus empleados para el próximo mes”.

Moulay considera que la Carta para la Paz y la Reconciliación, (aprobada en 2006),  ha sido uno de los instrumentos legales y políticos más osados emprendidos después del golpe de 1992 para abortar las demandas de los acontecimientos de octubre (por octubre de 1988), porque no hace justicia a las víctimas que se enfrentaron a la tiranía, y supone una sentencia absolutoria para los servicios de seguridad responsables en primer grado de la mayoría de los crímenes ocurridos en Argelia después del golpe de estado de principios de 1992. “

Leer: El ejército de Argelia y la sequía política

Y agregó: “Se contempla en la escena política de Argelia de hoy un importante deterioro económico y una ausencia importante de circulación en los ámbitos del poder: así, un presidente que parece semi muerto gobierna sobre casi 40 millones de argelinos en una silla de ruedas desde 2013, y las relaciones exteriores con los países vecinos, e incluso con los aliados tradicionales, con Francia a la cabeza, se han deteriorado seriamente”.

El aniversario de los acontecimientos de octubre de 1988 se celebrará unos días después del aniversario de la Carta para la Paz y la Reconciliación. En esta ocasión, la televisión estatal emitirá por vez primera imágenes sobre las matanzas que sufrió Argelia en los años noventa del siglo pasado, descrito por los observadores como “chocante”.

Por su parte, el miembro fundador del movimiento Rashaad, Mohamed Al Arabi Zitout, miembro de la oposición política argelina, en diversos comentarios personales en su página de Twitter, ha mostrado imágenes de las masacres como muestra de desafío a las propias leyes argelinas, y ha dicho: “las leyes de censura penalizan incluso al mostrar lo que ocurrió en los 90 y que mostraba la realidad de un mensaje claro: os juzgamos por el saqueo y la corrupción, y si nos oponemos volveremos con vosotros a la década roja”.

Mientras, un informe del diario argelino Al Khabar, imprimido el jueves, mostraba en referencia a los acontecimientos de octubre de 1988, un cuadro sombrío de la situación política argelina actual, afirmando: “En apariencia, Argelia tiene una constitución y unas instituciones elegidas y organizadas de forma legal y judicial, pero todo eso, en la realidad, para la oposición, es sólo una fachada de un sistema basado en la tiranía y la dominación”.

Leer: Bouteflika reaparece en el día de la Independencia de Argelia


También ha agregado: “A pesar de los esfuerzos del poder por negar estas visiones, ni siquiera todos estos años han sido suficientes para ello. El nivel de democracia se está deteriorando en los últimos años, particularmente tras la modificación de la Constitución de 2008 que abría la puerta al presidente a tener mandatos ilimitados. Esta constitución fue de nuevo retocada en 2016, de forma no consensuada, después de que la oposición se negara a participar en el proyecto porque no reconocía su seriedad”.

El informe del periódico advierte también de que el deterioro de la situación económica conducirá irremediablemente a que ocurran confrontaciones sociales que hasta ahora el poder controlaba con el método denominado de “comprar la paz social”. Pero según este artículo hoy en día eso ya no es posible, y ese poder se va a refugiar en procedimientos “de último recurso”, que son extremadamente peligrosos para las clases media y baja, similares a los procedimientos de emisión de moneda (imprimir moneda sin producción que la respalde), con la inflación subsiguiente destructora del poder adquisitivo de los ciudadanos. Y todo esto no es menos peligroso que lo que condujo a aquella crisis de los 88 “, según el informe publicado en el diario.

Esos sucesos, ocurridos el jueves 5 de octubre de 1988, se produjeron cuando duras manifestaciones de protesta se llevaron a cabo en diversas provincias argelinas y el ejército intervino para reprimir a los manifestantes, dejando cientos de muertos y heridos.
La causa principal de estos sucesos fue la precaria situación de vida, una tasa de desempleo que aumentaba sin control, una economía colapsada, la exclusión de sectores de la sociedad, las privaciones y la burocracia.

Categorías
ÁfricaArgeliaNoticiasRegión
Recordando La Masacre De Rabaa

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines