Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Los enfrentamientos en el acuerdo nuclear iraní

Masoomeh Ebtekar asiste a la "Conferencia Internacional sobre la lucha contra las Tormentas de Arena y Polvo" en Teherán, Irán, 3 de julio de 2017 (Fatemeh Bahrami - Agencia Anadolu)

Los líderes occidentales se enfrentaron el martes sobre cómo detener lo que consideran un comportamiento desestabilizador de Irán, Estados Unidos e Israel han denunciado el acuerdo nuclear internacional con Teherán mientras, Francia lo defiende.

Al hacer su debut en la Asamblea General de Naciones Unidas, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, acusó a Irán de exportar “violencia, derramamiento de sangre y caos” y de proyectar su influencia en Yemen, Siria y otras partes de una región plagada de conflictos sectarios entre sunníes y chiíes.

“No podemos permitir que un régimen asesino continúe con estas actividades desestabilizadoras mientras construimos misiles peligrosos, y no podemos cumplir un acuerdo si provee cobertura para la eventual construcción de un programa nuclear”, declaró Trump.

Leer más: El acuerdo nuclear de Irán se enfrenta a un duro escrutinio en las conversaciones de la ONU

Dirigió sus palabras más duras para el pacto de 2015 entre Irán y seis grandes potencias mundiales bajo las cuales Teherán acordó restringir su programa nuclear a cambio de la relajación de las sanciones económicas. El acuerdo fue negociado durante la administración del ex presidente demócrata Barack Obama, cuyas políticas han sido criticadas por Trump.

“El acuerdo con Irán ha sido una de las acciones más negativas que ha llevado a cabo Estados Unidos. Francamente, ese trato es una vergüenza para Estados Unidos”, declaró Trump en su discurso.

Por el contrario, el presidente francés Emmanuel Macron elogió el acuerdo durante su discurso y afirmó que era inconcebible abandonarlo.

“Renunciar a él sería un grave error, no respetarlo sería irresponsable, porque es un buen acuerdo, esencial además para la paz en un momento en que la situación es tan hostil”, declaró Macron.

Macron aclaró que había dejado claro este punto tanto a Trump como al presidente iraní, Hassan Rouhani, cuando se reunió con ellos el lunes.

Leer más: Rouhani: Estados Unidos pagará “un precio muy alto” si abandona Irán

Macron y otros partidarios del acuerdo declaran que el debilitamiento o el desmantelamiento del acuerdo añadirían más leña a una difícil situación regional e impedirían a Corea del Norte negociar su programa nuclear.

Irán respondió enfadado a los comentarios de Trump.

“El discurso de odio ignorante de Trump pertenece a la época medieval -no a la ONU del siglo XXI- indigno de una respuesta”, declaró en Twitter el ministro iraní de Relaciones Exteriores, Mohammad Javad Zarif, negociador principal de Irán para el acuerdo nuclear.

El presidente de Estados Unidos debe decidir antes del 15 de octubre si certifica que Irán está cumpliendo con el pacto, una decisión que podría hundir el acuerdo. Si no lo hace, el Congreso de Estados Unidos tendrá 60 días para decidir si reimponer sanciones en virtud del acuerdo.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, también criticó el pacto nuclear, aunque las autoridades israelíes admiten en privado que poner algunas restricciones al programa iraní es mejor que ninguna.

“Cambiarlo, o cancelarlo. Corregirlo, o prohibirlo “, declaró Netanyahu en su discurso en la ONU.

Leer más: La ONU necesita una “reforma estructural”, ha declarado Erdogan

Ha declarado que el cambio más importante ha sido eliminar las llamadas cláusulas de “puesta de sol”, en virtud de las cuales algunas de las restricciones del acuerdo sobre el programa nuclear de Irán expirarán con el tiempo.

El acuerdo del 14 de julio de 2015 ha tenido como objetivo, durante una década, extender la cantidad de tiempo que teóricamente llevaría a Irán producir suficiente material fisionable para una bomba atómica -el llamado tiempo de ruptura- de varios meses a un mínimo de un año.

Los críticos del acuerdo, entre ellos Netanyahu, temen que, una vez que las principales restricciones al programa nuclear iraní expiren en 10 a 15 años, Teherán esté en condiciones de desarrollar rápidamente un arma atómica, si así lo desea.

El gobierno de Obama declaró que el acuerdo garantizaría un examen a largo plazo de Irán para disuadirlo de desarrollar una bomba, una opinión compartida por Macron el martes, al señalar en su monitor en el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), organismo de control nuclear de la ONU.

El belicoso discurso de Trump en la ONU puede fortalecer a los políticos del ala dura de Irán, que están presionando por el aislamiento global y que desalientan a los inversionistas extranjeros y a cautelosos. Su postura, a diferencia de la oferta de Obama, podría servir al ala más dura de Irán.

Tales aliados de Khamenei, incluyendo a los Guardias Revolucionarios de Irán (IRGC), algunos clérigos poderosos y políticos influyentes, desconfían de cualquier distensión con Occidente que pueda poner en peligro la Revolución Islámica y socavar sus intereses económicos.

El acuerdo nuclear fue negociado con Irán por Estados Unidos, Rusia, China, Gran Bretaña, Alemania y Francia. Los seis se reunirán con Irán el miércoles.

 

Categorías
AlemaniaAsia y AméricaChinaEuropa y RusiaIránIsraelNoticiasOrganizaciones InternacionalesOriente MedioPalestinaReino UnidoRusiaUNUS
Recordando La Masacre De Rabaa

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines