Espanol / English

Oriente Medio cerca de usted

Netanyahu es el Trump israelí

Imagen de Trump al Muro de las Lamentaciones de Jerusalén, que los judíos reclaman como su sitio más sagrado. [Imagen: https://twitter.com/AsafRonel]

La alianza de la supremacía blanca sionista continúa avanzando. Es difícil hacer un seguimiento de las constantes conexiones, tanto en Estados Unidos como en Israel.

El escándalo sobre los asesores supremacistas blancos del presidente estadounidense Donald Trump ha supuesto, al fin, ciertos cambios. Steve Bannon y Sebastian Gorka han sido despedidos. Es algo positivo, pero no debemos olvidar que Stephen Miller sigue siendo un asesor principal. Miller fue el arquitecto de la fallida “prohibición a los musulmanes”.

También cabe recordar que Miller tiene vínculos con Richard Spencer, uno de los principales líderes de la llamada derecha alternativa (“alt-right”), un grupo que se puede considerar, para ser exactos, como los neonazis modernos. La derecha alternativa fue un elemento clave entre los votantes que llevaron a Trump al poder. Aunque son una pequeña minoría, estos racistas tuvieron un cierto ímpetu, el cual impulsó el movimiento nacionalista americano que puso a Trump en la Casa Blanca.

Aunque recientemente los populistas hablan a menudo del concepto de populismo para intentar afirmar que el socialismo popular de izquierdas de  Bernie Sanders o Jeremy Corbin son lo mismo que el Trump populista, existen muchas diferencias fundamentales.

Entre éstas está el hecho de que los éxitos de Sanders y Corbyn proceden del aumento de la participación de los votantes. Sin embargo, con Trump ha ocurrido lo contrario: el cinismo sobre ambos candidatos supuso una disminución del voto. A diferencia de Sanders, Hilary Clinton no entusiasmó a la base demócrata. No obtuvo tantos votos como para superar al candidato republicano más extremista de los tiempos modernos, una alternativa que debería haber sido un fácil triunfo demócrata.

Resulta que los fans de la derecha alternativa que aún apoyan a Trump tienen un paralelo en un lugar inesperado: Israel. Una reciente publicación en el periódico israelí Haaretz se centró en el club de fans israelí online de Netanyahu, que hace uso libre de imágenes e ideología de la “alt-right”.

Debido al abierto antisemitismo de la derecha alternativa, con sus viles “memes” de internet que desprecian a los judíos como codiciosos (el llamado meme del “happy merchant”) y aprueban el genocidio nazi de millones de judíos europeos, esto puede resultar sorprendente para muchos lectores.

Pero sólo puede sorprendernos si no conocemos las conexiones históricas entre el sionismo y el antisemitismo. Se remontan a la fundación del sionismo. Theodor Herzl predijo en sus diarios que, en el proyecto de formar un Estado judío, “los antisemitas se convertirán en nuestros amigos de confianza, los países antisemitas, en nuestros aliados.”

Esto se debía a que sionistas y antisemitas tenían un interés común: expulsar a los judíos de sus demás países de origen en Europa y del resto del mundo. Los antisemitas querían librarse de los judíos, y los sionistas querían fundar una colonia de mayoría judía en Palestina (que era un país de mayoría no judía).

Este mismo objetivo en común aún perdura.

Este hecho explica por qué el sionismo puede hacer alianzas con los movimientos más virulentamente antijudíos, como el neo-nazismo y la llamada “alt-right”.

Últimamente, esto ha alcanzado proporciones inquietantes en Israel.

Yair Netanyahu, hijo del primer ministro israelí, publicó en agosto un post de Facebook que evocaba claramente algunos de los “memes” más anti-judíos de la derecha alternativa.

La grotesca caricatura representaba al millonario judío húngaro-americano George Soros como un títere detrás de un complot de los israelíes liberales para expulsar a Benjamin Netanyahu de su puesto de primer ministro.

El dibujo se basaba en una imagen original que utilizaba al clásico dibujo del “happy merchant” antisemita para representar a los judíos de la forma más grotesca posible. El post tuvo muchas críticas en Israel y Estados Unidos, pero no hubo ninguna reprensión pública del primer ministro a su hijo. Incluso la organización de lobby pro-israelí ADL (que ha actuado como una agencia espía privada contra movimientos pro-Palestina y anti-apartheid sudafricano) criticó al joven Netanyahu, que acabó por borrar la publicación.

Pero las reacciones de los sionistas liberales fueron algo hipócritas. Al fin y al cabo, el ex líder del partido Laborisa israelí, Isaac Herzog, recibió con alegría la elección de Trump. “Enhorabuena al presidente de la nación más poderosa del mundo: ¡Donald J. Trump”, escribió Herzog en hebreo en Facebook. “Hoy, la democracia estadounidense eligió… a un líder americano que ha demostrado a los escépticos que estamos en una nueva era de cambio y reemplazando los antiguos regímenes elitistas”, dijo. “Hiciste lo inimaginable, contra todas las probabilidades, encuestas, investigaciones y profecías de la antigua era. Estoy convencido de que la alianza defensiva y financiera con nuestro aliado más poderoso continuará con una venganza bajo su presidencia.”

Desde hace tiempo, los sionistas no han tenido reparos en el uso de imágenes y términos antisemitas para desacreditas a los judíos que perciben como sus enemigos. Judíos tanto de Occidente como de Israel que apoyan a Palestina son objeto de abusos rutinarios con términos morbosamente antisemitas – deseando que Hitler hubiese terminado su tarea y que sus familias hubiesen muerto en el Holocausto, por ejemplo.

La publicación de Yair Netanyahu de la caricatura antisemita provocó que el Daily Stormero, una web abiertamente neonazi, pusiera su imagen en la portada de su página, declarándose “El Sitio Fan nº1 de Yair Netanyahu”. David Duke, el infame supremacista blanco y antiguo “gran mago” del Ku Klux Klan, escribió en twitter: “Bienvenido al club, Yair – increíble, guau, simplemente guau”.

Andrew Anglin, el estadounidense que gestiona la web, escribió que “Yair Netanyahu es un amigo… lo siguiente será que pida gaseamientos”.

Después, Anglin declaró a la televisión israelí que estaba contento con la aparición de la nueva “alt-right judía-israelí”. Dijo al Canal 2 que las derechas alternativas de Israel y EE.UU. “están molestas, cansadas de la misma gente y de la misma forma” – es decir: los judíos americanos (que, en su mayoría, son liberales).

Esta nueva “alt-right” israelí parece ser pequeña y emergente, pero, sin duda, crece alrededor de Netanyahu como su líder.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaIsraelOriente MedioUS
Asa Winstanley

Editor asociado con The Electronic Intifada, Asa Winstanley es un periodista de investigación que vive en Londres y que visita Palestina regularmente desde 2004