Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La web de Human Rights Watch vuelve a funcionar tras 48 horas bloqueada

"El mecanismo de control de la financiación extranjera, sin embargo, da efectivamente a las autoridades jordanas la capacidad de elegir qué proyectos de ONG están autorizados a llevarse a cabo en cada sector, lo que perjudica su capacidad de funcionar sin la desproporcionada interferencia del gobierno" Human Rights Watch.

Después de estar bloqueada durante 48 horas, la web de la ONG Human Rights Watch está accesible de nuevo en Egipto.

El jueves pasado, la organización anunció que las autoridades egipcias habían bloqueado su sitio web un día después de que publicara un informe sobre la tortura en las cárceles del país.

El informe trataba de casos de tortura de presos en Egipto, que la organización consideraba un “posible crimen contra la humanidad”.

Según Joe Stork, subdirector de la división de Oriente Medio y Norte de África de la organización, “las autoridades egipcias siguen insistiendo en que cualquier incidente de tortura es un delito individual cometido por funcionarios corruptos que actúan individualmente, pero el informe de Human Rights Watch demuestra lo contrario “.

Leer: Grupo de derechos: Egipto desmanteló 164 páginas web en 2017

El desbloqueo del sitio de HRW es un movimiento inusual para el gobierno egipcio. Desde mayo las autoridades han bloqueado diferentes sitios web egipcios y árabes, comenzando con Al-Jazeera y otros sitios web egipcios como Daily News Egypt, Masr al-Arabia, al-Mesryoon, al-Borsa, Korabia, al-Bedaiah, Masreiat y al-Badil.

En total, 424 sitios han sido bloqueados de acuerdo con las últimas estadísticas realizadas por Freedom of Thought y Expression Foundation (Fundación por la Libertad de Pensamiento y Expresión), una organización no gubernamental que rastrea los sitios afectados por el cierre mediante el uso de software que monitorea los casos de interrupción.

El bloqueo no sólo afectó a los sitios web de noticias o plataformas que están afiliados a organizaciones de derechos humanos como la Red Árabe para los Derechos Humanos y la organización de Derechos Humanos “Al-Karama”. También llegó a otras organizaciones que gozaron del estatus de asesor en las Naciones Unidas como Reporteros sin Fronteras.

Leer: La llamada del cielo: Superando los límites de la ocupación

El último informe de Human Rights Watch fue ampliamente atacado en la prensa egipcia. El Ministerio egipcio de Exteriores también respondió rechazando los cargos, diciendo que el informe tiene como objetivo deliberadamente dirigir y distorsionar la imagen de Egipto.

El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Ahmed Abu Zeid, confirmó que la organización está sesgada y opera de acuerdo a una agenda política que refleja los intereses de los partidos y países que los apoyan financieramente.

Abu Zeid denunció los intentos “desesperados” de distorsionar deliberadamente la revolución del 30 de junio al calificarla de golpe militar contra un presidente electo y de vincular la situación actual de los derechos humanos en Egipto a los de la revolución de enero.

El Consejo Nacional lo niega

El Consejo Nacional de Derechos Humanos emitió el jueves una declaración negando la existencia de casos de tortura en las cárceles y centros de detención, pidiendo a la HRW que siguiera escrutando las noticias e informes sobre este caso.

El jefe del consejo, Mohammed Fayiq, dijo que habían dejado claro previamente que no había tortura sistemática y que el consejo no recibió ninguna queja al respecto. Señaló que el consejo sigue de inmediato lo que los medios de comunicación publican y las denuncias sobre violaciones de derechos humanos con el fin de presentarlo a las autoridades públicas, que pondrían en marcha una investigación urgente.

Una organización sospechosa

Alaa Abed, jefe del Comité Parlamentario de Derechos Humanos, acusó a HRW de ser una organización “sospechosa” debido a sus frecuentes ataques contra Egipto y dijo implícitamente que la ONG “favorecía a los Hermanos Musulmanes”. También sugirió que HRW recibió apoyo financiero de Qatar y Turquía, así como de un “lobby sionista”.

En una de sus declaraciones, Abed explicó que HRW visitó prisiones y secciones y no notó tales abusos que la organización está reiterando constantemente en un intento de separar a la gente del régimen.

Leer: Al-Sisi afirma que su golpe “terminó con el fascismo” en Egipto

Señaló que al examinar los casos recibidos por el Comité en relación con la desaparición forzada, constató que los desaparecidos eran acusados ​​en otros casos o se habían incorporado a una organización terrorista o habían abandonado el país por medio de la inmigración ilegal.

Los cargos de Alaa Abed incluían el asunto de la organización que trabaja para los Hermanos Musulmanes para derrocar al régimen y cumplir el plan de dividir a Egipto.

El jefe del comité de los Derechos Humanos en el Parlamento egipcio se preguntó sobre la reacción de esta organización hacia los asesinatos, la tortura y el desplazamiento que padecen los musulmanes de Myanmar.

 

Categorías
ÁfricaEgiptoNoticiasRegión
Recordando La Masacre De Rabaa

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines