Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Erdogan clama a los países musulmanes: “debemos utilizar todos los medios disponibles” para detener la “crueldad” contra los rohingyas

El Presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, en Ankara, Turquía, el 28 de agosto de 2017 [Mehmet Ali Özcan / Anadolu Agency]

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, instó hoy a los países musulmanes a “utilizar todos los medios disponibles” para detener la “crueldad” perpetrada contra los rohingya de Myanmar.

“Queremos trabajar con los gobiernos de Myanmar y Bangladesh para prevenir la situación humanitaria en la región”, declaró en la sesión inaugural de una cumbre de la Organización de Cooperación Islámica (OCI) en la capital de Kazajstán, Astana.

Erdogan declaró que Turquía ha ofrecido su ayuda, a lo que añadió que espera que las autoridades de Bangladesh admitan y ayuden a los musulmanes rohingyas, que huyen de la violencia en Myanmar.

“Las organizaciones internacionales, y nosotros como países musulmanes en particular, debemos luchar juntos usando todos los medios disponibles para detener esta crueldad”, declaró. Erdogan había prometido previamente plantear la cuestión rohingya en la reunión anual de la Asamblea General de la ONU a finales de este mes.

Una declaración final fue acordada en la cumbre de la OCI del domingo, la primera cumbre sobre Ciencia y Tecnología. El Presidente de Kazajstán, Nursultan Nazarbayev, declaró que gracias a los esfuerzos de la delegación turca se había preparado tal declaración

Leer: La primera dama turca distribuye ayuda en el campamento rohingya

Declaración de la OIC

Erdogan instó a “los hermanos alrededor de la mesa” a seguir y aplicar las decisiones.

“La reunión instó al gobierno de Myanmar a aceptar la misión de determinación de hechos del Consejo de Derechos Humanos de la ONU para llevar a cabo una investigación exhaustiva e independiente de todas las presuntas violaciones del derecho internacional de los derechos humanos y llevar a los autores ante la justicia”.

Los rohingya, según la ONU son el grupo étnico más perseguido del mundo, ha estado enfentándose a constantes temores de ser atacados debido a que decenas de personas murieron por un ataque en 2012.

En octubre del año pasado, después de los ataques a los puestos fronterizos en el distrito de Maungdaw, en Rakhine, las fuerzas de seguridad de Myanmar lanzaron una campaña de cinco meses en la que, según los grupos de rohingya, unas 400 personas murieron.

Leer: Erdogan continúa la diplomacia telefónica sobre la crisis de Myanmar

La ONU documentó violaciones en masa de grupos, asesinatos – incluyendo bebés y niños pequeños – palizas brutales y desapariciones cometidas por personal de seguridad.

En un informe, investigadores de la ONU declararon que las violaciones de los derechos humanos constituyen crímenes contra la humanidad. La violencia reciente estalló en el estado de Rakhine de Myanmar hace casi dos semanas cuando las fuerzas de seguridad lanzaron una operación contra la comunidad rohingya.

Bangladesh, que ya acogió a alrededor de 400.000 refugiados rohingyas, se ha enfrentado a un nuevo flujo de refugiados desde que se inició la operación de seguridad. El sábado, la ONU declaró que al menos 290.000 rohingyas han buscado refugio en Bangladesh.

Erdogan llegó a la capital kazaja el sábado en una visita de dos días, y se ha comprometido a plantear la cuestión de los rohingyas en la ONU.

Después de la cumbre, el presidente turco también mantuvo una reunión a puerta cerrada con el presidente de Bangladesh, Abdul Hamid, así como con otros líderes.

Leer: Israel arma a militares de Myanmar en medio de la represión contra los rohingyas

 

 

Categorías
Asia y AméricaEuropa y RusiaMyanmarNoticiasTurquía

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines

Revive el Viaje de los refugiados de la Nakba