Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Israel continúa con su plan de expropiación de tierras palestinas

Corte Suprema israelí [Foto de archivo]

El Tribunal Supremo de Israel ha otorgado a la Organización Sionista Mundial (WZO) la autoridad para manejar tierras públicas.

En su fallo publicado ayer, el tribunal rechazó una petición que buscaba la cancelación de una enmienda a una ley “que permite al gobierno israelí transferir parte de su autoridade del uso de la tierra a un organismo privado que actúa exclusivamente para promover los intereses de ciudadanos judíos israelíes“.

Según Adalah – el Centro Legal para los Derechos de las Minorías Árabes en Israel y la Asociación para los Derechos Civiles en Israel (ACRI), el fallo del Tribunal Supremo “otorga al estado una licencia para transferir autoridad a un organismo que implementa políticas de segregación racial contra ciudadanos árabes violando sus derechos más fundamentales “.

Reaccionando con “consternación” a la decisión, dos ONGs destacaron cómo la división de asentamientos de la OSM deja claro “la política clara a favor de los intereses judíos”, y añadió:

También declara muy específicamente que las motivaciones ideológicas sobre las que se basan sus operaciones son incompatibles con el principio de igualdad para la población árabe“.

La enmienda a la Ley de la Organización Sionista Mundial – Ley de la Agencia Judía (aprobada originalmente por la Knesset en 1952), aprobó una votación de la Knesset el 24 de diciembre de 2015, otorgando a la División de Asentamientos de la OSM “autoridad sobre los asentamientos, y expansión en los proyectos de desarrollo “.

Leer: Israel aprobará nuevos presupuestos para la creación de nuevos asentamientos ilegales en territorio palestino

En su petición, los abogados de Adalah Suhad Bishara y Myssana Morany y el abogado de ACRI Roni Pelli escribieron cómo la división de asentamientos, “como la OSM en su conjunto, se ve obligada a servir exclusivamente a los intereses del pueblo judío”.

La petición continúa: “Está claro para todos que sus acciones no tienen en cuenta los intereses de los ciudadanos árabes. Además, estos intereses se promueven a menudo a expensas de los derechos de los ciudadanos árabes, particularmente cuando se trata de la asignación de recursos limitados, como los derechos de tierras y de asentamiento “.

Sin embargo, la Corte Suprema rechazó todos los argumentos presentados, tanto en lo que respecta a la constitucionalidad de los poderes estatales delegados a un organismo privado, como en relación con el impacto discriminatorio para los ciudadanos palestinos.

Según el abogado de Adalah Myssana Morany, hablando a MEMO, mientras que el tribunal reconoció que los temores de discriminación no carecían de sustancia, los jueces declararon que era demasiado pronto para decir si tales preocupaciones se materializarían. Morany señaló que el tribunal citó una razón similar para rechazar una petición contra la Ley de Comités de Admisiones.

Elogiando el fallo de la Corte Suprema de Justicia de ayer, el jefe de la división de asentamientos de OSM, Gael Greenwald, declaró que estaba muy contento.“Operamos en Israel, que es un estado judío. Tenemos que reconocer los derechos de cada ciudadano, pero no olvidemos que vivimos en una tierra judía “, declaró al Jerusalem Post.

Categorías
IsraelNoticiasOriente MedioPalestina
Recordando La Masacre De Rabaa

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines