Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Un ministro israelí declara el antijudaísmo de la izquierda más peligroso que el de la derecha

Imagen de una congregación del BDS. [Elvert Barnes / Flickr]

El presunto odio antijudío de la extrema izquierda es más significativo que el de la extrema derecha, según declaró el ministro para la diáspora israelí, Naftali Bennett, al Times de Israel.

En una entrevista la semana pasada, Bennet argumentó que la visión de las banderas nazis en un mitin en Charlottesville, así como los lemas de la supremacía blanca “Los judíos no nos reemplazarán”, no fue una forma tan significativa de antijudaísmo como la campaña de Sanciones de Desinversión de Boicot (BDS) contra los productos israelíes.

“Vemos que la gran figura del antijudaísmo es en realidad el BDS, el anti-semitismo pro-árabe, anti-israelí, que va en aumento. Eso sería, digamos, radical antijudaísmo de izquierda”.

Bennett, que lidera el partido de la Casa de la Juventud de la derecha y ha sido llamado “Ministro de los Judios”, pidió a los líderes nacionales que hagan más para proteger a sus ciudadanos judíos ante este comportamiento antijudío, pero se abstuvo de criticar las silenciosas respuestas del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, y del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, tras el mitin de la derecha.

“Sentimos que tenemos un cierto grado de responsabilidad con cada judío en el mundo, por el hecho de ser judío. Pero en última instancia, es responsabilidad de la nación soberana defender a sus ciudadanos “.

Leer: Los fotógrafos portugueses boicotean a Israel

Sus comentarios se hacen eco de los recientes hechos del hijo de Netanyahu, que identificó las actuaciones de “Antifa [antifascista] y Black Lives Matter” más peligrosas que las llevadas a cabo por los neonazis cuya influencia estaba supuestamente menguando en un post de Facebook. Yair Netanyahu criticó la popularidad de estos movimientos, especialmente en las universidades donde ha aumentado el activismo estudiantil en apoyo a Palestina.

Los grupos de presión sionistas han intentado calificar el movimiento BDS de antijudío desde su creación.

Los activistas pro-palestinos niegan la acusación, afirmando que la campaña se opone a todas las formas de racismo, incluyendo el antijudaísmo y apunta a Israel por sus violaciones del derecho internacional. El movimiento BDS también cita a sus numerosos partidarios judíos como evidencia de que esto no es una cuestión de raza o fe, sino de solidaridad con los palestinos contra la ocupación ilegal.

Leer: Los sionistas dan a los partidarios de Israel un pasado libre por su antisemitismo

Categorías
Asia y AméricaBDSIsraelNoticiasOrganizaciones InternacionalesOriente MedioPalestinaUS

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines

Revive el Viaje de los refugiados de la Nakba