Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Netanyahu, la corrupción y Al-Aqsa

Palestinas realizan la azala delante de la Mezquita de Al-Aqsa. Listas para organizar una manifestación después de que las autoridades israelíes decidieran retirar los detectores de metales de la Mezquita de Al-Aqsa en Jerusalén el 25 de julio de 2017. La instalación de detectores de metales en las puertas de la Mezquita de Al-Aqsa ha sido un problema importante durante las últimas semanas generando constantes manifestaciones del pueblo palestino contra dichas medidas. (Mostafa Alkharouf - Agencia Anadolu)

Después del humillante revés en la mezquita de Al-Aqsa, era inevitable que el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, tomara represalias. Su decisión ha llegado antes de lo esperado con la detención del sheij Raed Salah, líder del Movimiento Islámico en Israel, junto con la represión de los ciudadanos palestinos de Israel. En la jerga política de Israel, estas medidas vengativas son el precio a pagar. Tales pasos nunca han tenido éxito en el pasado y en este caso, en última instancia, resultará contraproducente.

Siempre que la toma de decisiones nacionales es impulsada por intereses personales, los resultados son a menudo trágicos. En Israel, las primeras fantasías ministeriales parecen estar impulsando el proceso político. Con la amenaza de encarcelamiento por corrupción que se avecina a gran escala, Netanyahu está desesperado por encontrar una fórmula que garantice su supervivencia política.

La crisis en la Mezquita Al-Aqsa era claramente evitable, pero el líder israelí la orquestó, con la esperanza de desviar la atención de los medios de sus escarceos financieros. Sin embargo, al cerrar el santuario a los fieles musulmanes, cruzó una línea roja. Ir hacia adelante ahora parece ser tan difícil como retroceder.

El mal manejo de Netanyahu de la crisis de Al-Aqsa y las investigaciones de fraude en curso han dividido a la opinión pública israelí, así como a su propio partido, el Likud. A nivel nacional, ha habido manifestaciones masivas en varias ciudades, en particular Jerusalén, Haifa, Beersheba y Ashdod, exigiendo su dimisión.

De hecho, un asombroso 66% de los israelíes cree que el primer ministro debe renunciar si es acusado en cualquiera de los casos que ahora se apilan en su contra. Gil Shmueli, presidente del Instituto Jabotinsky, advirtió: “Quien se alinea detrás de la corrupción o la defiende, no tiene lugar en el Likud”. Netanyahu, argumentó, ha corrompido a todo el partido. “Castró las instituciones del movimiento y lo convirtió en una herramienta a su servicio personal”.

Cuando no se burlan de las prácticas corruptas de su líder, los likudienses se lamentan de su debilidad política. La decisión de Netanyahu de retirar los detectores de metal de la Mezquita de Al-Aqsa y reabrirla para los musulmanes provocó burla y desprecio de algunos sectores del partido. Ellos lo acusan de ser poco “terrorífico”, una palabra clave para la disidencia política. Fue desde dentro de esta atmósfera envenenada desde dónde se hicieron peticiones de ir a por el Sheikh Raed Salah.

Moshe Arens, ex ministro de Defensa y miembro del Likud, escribió en Haaretz el 25 de julio bajo el título de “incitador en jefe de Israel” y afirmó: “Si hay un solo individuo responsable de las detenciones, los disturbios y las matanzas de estas últimas dos semanas es Raed Salah, el líder de la rama norte del Movimiento Islámico “. Arens señaló que, año tras año, Salah había atraído a miles de personas a sus reuniones masivas  en su ciudad natal de Um Al-Fahm para escuchar su” pataleta llorona de que Al-Aqsa está en peligro”. También señaló que la alarma que sonaba se escuchaba “mucho más allá” de los límites de Umm Al-Fahm, “entre los ciudadanos árabes de Israel, los palestinos en Judea, Samaria, Gaza y  en todo el mundo islámico.

Líder de la rama norte del Movimiento Islámico en Israel, el jeque Raed Salah (2do izquierda)  en la corte después de que fuera detenido alegando que había provocado y apoyado una asociación ilegal, Rishon Lezion, Israel el 15 de agosto de 2017. (Stringer – Agencia Anadolu)

Para los palestinos de Israel y de más allá, la detención de Salah fue otro intento desvergonzado de sofocar su activismo político. Hay, sin embargo, una amplia evidencia para demostrar la futilidad de tales métodos. Ni el encarcelamiento de líderes políticos como Marwan Barghouthi y Ahmad Sa’adat, ni los asesinatos de Abdul Aziz Al-Rantisi y el jeque Ahmad Yassin han acabado con la resistencia de los palestinos ante la brutal ocupación militar de Israel de sus tierras.

Las situaciones desesperadas suelen provocar respuestas desesperadas. El primer ministro de Israel, como un hombre que se ahoga, está dispuesto a agarrarse a un clavo ardiendo. No sólo ha intensificado las malévolas políticas de demolición de casas y detenciones arbitrarias, sino que también ha comenzado a alimentar las tensiones con Hezbollah de Líbano y con Hamás en la Franja de Gaza. Sus recientes esfuerzos por promulgar una nueva ley que le permitiera ir a la guerra sin la aprobación del gabinete han sido interpretados ampliamente como un signo de intento de confrontación militar inminente -y totalmente autoimpuesta-.

Por supuesto, batir los tambores de guerra es mucho más fácil que luchar por uno mismo. El problema para Netanyahu y los que le apoyan es que a pesar de su exuberante oferta de equipamiento militar de última generación, las Fuerzas de Defensa de Israel carecen de la voluntad y la fuerza para usarlo eficazmente. Varios estudios recientes han demostrado que la moral y la motivación dentro de las fuerzas armadas de Israel están disminuyendo año tras año con un número creciente de reclutas que buscan la exención de los deberes de combate por motivos religiosos. Es más, en 2016 la causa más común de muerte entre los soldados israelíes fue el suicidio, 15 de los 41 que murieron se suicidaron.

Tras una semana  de su detención todavía no se han presentado cargos criminales contra el jeque Raed Salah. La extensión de su detención pone de relieve el hecho de que es víctima de un patético intento de silenciarlo y restringir su influencia política. Si alguna vez se necesitó algo más, este desarrollo desenmascara otra verdad incómoda acerca de Israel: nunca ha sido, y nunca será, una democracia para todos sus ciudadanos.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaReportajes y Análisis
Dr Daud Abdullah

El Dr. Daud Abdullah es el director de Middle East Monitor/Monitor de Oriente

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines

Revive el Viaje de los refugiados de la Nakba