Espanol / English

Oriente Medio cerca de usted

El objetivo de los ataques israelíes a Al-Aqsa

La periodista y escritora sueco Kajsa 'Ekis' Ekman [Agencia Anadolu]

La periodista y escritora sueca Kajsa Ekis Ekman ha descrito los ataques de Israel a la mezquita de Al-Aqsa como un intento de “hacer aún más insoportable la vida de los palestinos”.

En una entrevista con Agencia Anadolu, Ekman citó todas las medidas que ha establecido Israel para restringir la vida del pueblo palestino: “Israel deniega el derecho de los palestinos a construir casas en sus ciudades, pone obstáculos en su camino constantemente, les espía y establece puntos de control. Ahora, los colonos están intentando acosar y provocar a los palestinos atacando la mezquita de Al-Aqsa”.

La activista sueca señaló que Israel es violento contra los periodistas que cubren lo que sucede en Jerusalén: “las estadísticas de 2014 demuestran que Israel es el segundo país más peligroso del mundo para los periodistas. Si Israel considera que la labor de un reportero incita a la violencia, puede simplemente arrestrarle.”

Añadió que Israel bloquea rutinariamente los canales palestinos de televisión y radio.

Ekman estuvo en la tercera Flotilla de la Libertad, que zarpó desde Suecia el 10 de mayo de 2015 y pretendía romper el asedio en la Franja de Gaza. Las fuerzas israelíes la interceptaron en aguas internacionales el 28 de junio de 2015, mientras ella estaba a bordo del Marianne, el barco sueco.

Ekman describió lo sucedido a los 18 activistas a bordo cuando las fuerzas israelíes les arrestaron: “queríamos llegar a Israel, pero su ejército nos secuestró. Nos obligaron a salir del barco con armas, robaron el barco y todo lo que había dentro, y nos retuvieron durante una semana en un vehículo cerrado sin ventanas. No teníamos ni idea de dónde estábamos. No nos permitieron utilizar teléfonos o comunicarnos de cualquier forma.”

Ekman describió como “piratería” lo que les hizo el ejército israelí, declarando que “el ejército israelí se comportó como piratas criminales. Las personas que nos interrogaron nos amenazaban. Me dijeron que sabían a qué escuela iba mi hijo y amenazaron a otros diciéndoles que las zonas en las que vivían tienen calles desiertas y que les podría pasar cualquier cosa allí”.

Ekman resumió la situación diciendo que el principal problema en Palestina es la ocupación, y señaló que “Israel se construyó tomando el poder ilegalmente y deportando a las personas que vivían allí. No es una democracia. No es más que un Estado construido sobre una idea mítica de origen étnico.”

Ekman criticó las leyes israelíes que permiten que los judíos vivan en Israel incluso si nunca habían estado antes, mientras que los que habían habitado esas tierras durante miles de años no tienen permitido regresar.

Ekman describió la situación como una “locura” y señaló que, para que Israel se convierta en un Estado democrático, debe abandonar sus políticas de exclusión y su identidad étnica.

Añadió: “Israel es un Estado de apartheid, culpable de violar constantemente las leyes internacionales. Israel encarcela ilegalmente a los habitantes de Gaza, les deja morir de hambre y les corta la electricidad.” Insistió en que los países y los ciudadanos del mundo deben boicotear a Israel hasta que ponga fin a la ocupación.

Tras el ataque que asesinó a tres palestinos y dos policías israelíes, Israel cerró la mezquita de Al-Aqsa el 14 de octubre, prohibió las oraciones por segunda vez desde que ocupó Jerusalén Este en 1967 y la reabrió parcialmente dos días después, tras instalar puertas electrónicas en la entrada.

Los palestinos rechazaron todas las restricciones israelíes en las cercanías de Al-Aqsa y los fieles realizaron sus cinco oraciones en la Puerta del León durante 11 días consecutivos.

La mañana del jueves, la policía israelí anunció que, durante la noche, habían retirado “todas las medidas de seguridad” que se habían instalado en la entrada de la mezquita de Al-Aqsa desde el 14 de julio.

Categorías
EntrevistasIsraelOriente MedioPalestina