Espanol / English

Oriente Medio cerca de usted

El legado de la batalla de Mosul es una multitud de niños abandonados

Niños, que huyeron de los conflictos en el barrio de Al-Shifa, se sientan dentro de un vehículo blindado en Mosul, Irak, 12 de junio de 2017 [Yunus Keleş / Agencia Anadolu]

Miles de niños se han visto separados de sus padres debido a la batalla que se ha librado durante nueve meses por Mosul, así como por los años precedentes de gobierno de Daesh en el norte de Irak –algunos fueron hallados vagando solos y asustados entre los escombros, otros uniéndose al éxodo de refugiados que huían de la ciudad devastada.

En algunos casos sus padres han sido asesinados. Las familias se dividieron cuando huían de las luchas callejeras, de los ataques aéreos o de la represión de Daesh. Muchos están traumatizados por los horrores que han tenido que soportar.

Proteger a los jóvenes y reunirlos con sus familias es una tarea urgente para las organizaciones humanitarias.

“Estos niños son extremadamente vulnerables”, declaró Mariyampillai Mariyaselvam, un especialista en protección infantil de UNICEF (Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia). “La mayoría ha pasado por una historia muy dolorosa.”

Meriam, de nueve años, en octubre pasado dejó la casa familiar para visitar a su abuela que vivía al oeste de Mosul, zona bajo el gobierno de Daesh. La ofensiva del gobierno para reconquistar la ciudad comenzó, así que ella se quedó atrapada allí.

Un grupo de personas celebra en la plaza Al-Tahrir de Bagdad la liberación de Mosul, Iraq el 9 de julio de 2017 [Murtadha Sudani / Agencia Anadolu]

Su padre, Hassan, declaró a Reuters que había sido policía pero que lo dejó cuando los militantes radicales se apoderaron de Mosul en 2014, temiendo convertirse en blanco de sus ataques. Él y su segunda esposa, junto con Meriam y sus tres hermanastros, se mudaron de casa en casa.

Human Right Watch: Irak castiga colectivamente a las familias de Daesh

“Estábamos viviendo en muchos lugares diferentes, moviéndonos. Meriam se quedó con su abuela, pero cuando los puentes se cerraron, no pude cruzar el río para verla “, afirmó desde una casa abandonada, a medio construir, del este de Mosul, que la familia está ahora ocupando

Huyeron finalmente al campamento de desplazados de Hassan Sham, pero Meriam quedó atrapada en el oeste.

Después de que las fuerzas gubernamentales retomaran el barrio en junio, ella y su abuela llegaron al campamento Khazer. Su padre pidió ayuda a UNICEF y lograron localizar a su hija. Se reunieron en Hassan Sham más tarde ese mismo mes:

Yo escuchaba bombardeos y matanzas a diario. No creí que la encontrarían

La vida sigue siendo difícil para la familia. Salieron del campamento para regresar a la ciudad con la intención de recuperar sus escasas posesiones, pero el dueño de la casa quiere desalojarlos. Hassan llega a fin de mes mediante la búsqueda de empleos diurnos. Pero al menos están juntos, declaró, abrazando a su hija mientras hablaba.

Meriam, una chica de ojos brillantes con sonrisa tímida declaró que le gustaría ir a la escuela:

“Nunca he estado en la escuela. Me gustaría tener libros, una mochila, y aprender las letras. Ese es mi sueño”

Leer: Mosul lucha para hacer frente al ‘río de sangre’

La ola de Mosul

UNICEF declara que en Mosul han sido encontrados niños en estado de shock entre los escombros o escondidos en túneles. Algunos habían perdido a sus familias mientras  huían en busca de seguridad, pero a veces los padres se habían visto forzados a abandonar a sus hijos. Muchos niños fueron obligados a luchar o a llevar a cabo actos violentos, detallaba en un comunicado. También eran vulnerables a la explotación sexual.

Mariyaselvam de UNICEF, en declaraciones realizadas a Reuters en Erbil, declaró que el número de niños que salen de Mosul había aumentado en los últimos meses cuando la batalla alcanzó su clímax.

Explicó la distinción entre niños separados, que se separan de sus tutores legales, pero están con amigos o parientes, y niños no acompañados, que están solos y sin cuidado o acompañantes.

Aclaró también que es difícil dar un número exacto, pero las agencias de protección infantil han registrado más de 3.000 niños separados y más de 800 niños no acompañados. Estos últimos son la prioridad.

La tarea de rescatarlos e identificarlos comienza en el campo, con equipos de las agencias de socorro colocados en lugares estratégicos hacia dónde la gente huye. Se establecen puntos de registro. Los equipos móviles de protección infantil también visitan los hogares. Luego UNICEF y sus socios locales comienzan a buscar a los tutores legales o familiares, agregando:

“Nuestro enfoque principal es cuidarlos y protegerlos. Tratamos de asegurarnos de que se les proporciona atención inmediata”

Civiles iraquíes huyen de los enfrentamientos entre el ejército iraquí y los terroristas de Daesh, durante la operación para recuperar Mosul, en Mosul, Irak, el 7 de marzo de 2017. (Yunus Keleş – Agencia Anadolu)

En los campamentos, por lo general se hospedan con personas de un modo temporal. Si los padres u otros familiares no pueden ser identificados, comienza un proceso legal para reubicarlos en hogares de acogida con licencia gubernamental. Si todos los esfuerzos fallan, hay un programa de acogida temporal.

Los niños necesitan desde el principio servicios especializados, como asesoramiento psicológico. Algunos necesitan tratamiento de salud mental. Pero el gobierno iraquí carece de suficientes recursos o infraestructura para manejar el desafío, declaró  Mariyaselvam.

UNICEF: 5 millones de niños necesitan ayuda humanitaria urgente en Irak

Mosul, que fue la capital del califato declarado por Daesh en Irak y Siria durante tres años, proporcionó un conjunto particular de problemas. UNICEF y el gobierno realizaron un seguimiento de los casos para asegurar que los niños estuvieran a salvo del abuso y la explotación una vez que estaban de vuelta en la comunidad.

“La situación que estamos observando es que algunos niños no son aceptados por la comunidad debido a su afiliación”, aclaró, refiriéndose a los hijos de los combatientes y seguidores de Daesh.

Declaró que algunos jóvenes vagaban por las calles de la ciudad y algunos estaban siendo utilizados como mano de obra infantil. Las familias que habían perdido sus hogares o huido a veces simplemente no podían afrontar esa situación.

“Va a requerir mucho tiempo y una gran cantidad de recursos y servicios especializados para que reconstruyan sus vidas, incluyendo su acceso a la escuela”, declaró Mariyaselvam.

Y con la guerra todavía en marcha mientras Daesh es derrotado, pronto habrá una ofensiva del gobierno para recapturar la ciudad de Tal Afar, por ello se espera una nueva oleada de niños perdidos.

Leer: El ejército sirio llega a la última ciudad de Daesh en Homs

Categorías
Artículos de OpiniónBlogsBlogs- PolíticaIrakNoticiasOriente Medio