Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Arabia Saudí intenta acabar con las demandas por los atentados del 11-S

Ataque del 11 de septiembre [Foto de archivo]

Arabia Saudí pidió hoy a un tribunal de Estados Unidos que desestime las 25 demandas que alegan que ayudó a planificar los ataques del 11 de septiembre de 2001 y que debería pagar daños a las víctimas.

En una declaración en el Tribunal de Distrito de Estados Unidos en Manhattan, Arabia Saudí alegó que los demandantes no pueden demostrar que el reino o las organizaciones benéficas afiliadas estaban detrás de los ataques. También aseveró que merecía inmunidad soberana.

El gobierno saudí ha negado durante mucho tiempo la participación en los ataques, en los que los aviones secuestrados por Al Qaeda se estrellaron contra el World Trade Center de Nueva York, el Pentágono y un campo de Pensilvania. Casi 3.000 personas murieron en estos atentados.

Arabia Saudí está siendo demandada con miles de millones de dólares por las familias de aproximadamente 2.500 de los muertos, y las más de 20.000 personas que sufrieron lesiones, empresas y varias aseguradoras.

“Es lo que esperábamos”, declaró James Kreindler, un abogado que representa a los demandantes, en una entrevista, refiriéndose a la presentación del martes. “Tenemos toneladas de acusaciones de lo que hicieron muchos saudíes y las organizaciones benéficas del país. Arabia Saudí no puede esconderse de los hechos “.

En septiembre de 2015, el juez federal George Daniels, que supervisa el litigio, había desestimado las reclamaciones de las familias de las víctimas.

Pero el pasado mes de septiembre, el Congreso de Estados Unidos anuló el veto del presidente Barack Obama y adoptó la Ley de Justicia contra los Patrocinadores del Terrorismo (LJPT), que permite que tales reclamaciones continúen.

Leer: Las amenazas son reales, pero Estados Unidos tiene que detener la narrativa de guerra perpetua

En la presentación del martes, Arabia Saudí reconoció que la LJPT eliminó algunas de sus defensas.

Pero declaró que los demandantes todavía no podían demostrar que ningún funcionario, empleado o agente saudí planificase o llevara a cabo los atentados.

En estas declaraciones incluyó a Omar al Bayoumi, de quién se dice que es un oficial de la inteligencia saudí que se reunió con dos secuestradores en San Diego y se “encargó” de ayudarlos, incluso buscándoles un piso y abriendo una cuenta bancaria.

“Ni las acusaciones ni ninguna evidencia apoyan las afirmaciones concluyentes de los demandantes acerca de que Arabia Saudí provocó los ataques del 11 de septiembre al ayudar incluso imprudentemente a los terroristas que los cometieron”, declaró el reino.

Arabia Saudí también sugirió que la LJPT podría violar la Constitución de Estados Unidos si el Congreso lo aprueba para dictar el resultado de esta demanda, invadiendo el poder de los tribunales para decidir los casos.

Obama había advertido que la ley podría exponer a empresas, tropas y funcionarios estadounidenses a demandas judiciales en otros países.

Quince de los 19 secuestradores eran de Arabia Saudí. Una comisión del gobierno estadounidense no encontró pruebas de que Arabia Saudí financiara directamente a Al Qaeda. Aunque no se sabe si los funcionarios individuales podrían tener alguna vinculación con el caso.

Categorías
Arabia SauditaAsia y AméricaNoticiasOriente MedioUS

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines

Revive el Viaje de los refugiados de la Nakba