Espanol / English

Oriente Medio cerca de usted

Hacia una etapa difícil cuyo titular es que Al Asad se queda

Viñeta de Saad Hayo para Al Mudun

Hay quienes leen las evoluciones sobre el terreno, los entendimientos internacionales y los giros necesarios en Irak y Siria como el principio del fin, con la esperanza puesta no solo en un cese del derramamiento de sangre sino en que la estabilidad y la reconstrucción repercutan positivamente en los dos países, en el mosaico sirio e iraquí, y también en sus desplazados y refugiados. Frente a estos están quienes ven en las últimas evoluciones una operación de división de Irak y Siria al servicio de los intereses rusos, estadounidenses, iraquíes, israelíes, turcos y europeos, incluso también kurdos y demás, que no acarreará estabilidad sino más tragedias y conflictos.

La ecuación ruso-estadounidense dice, en primer lugar, que el presidente estadounidense, que no deja de tener problemas por su connivencia con Rusia en la campaña electoral presidencial, no ha podido agarrar bien los complejos hilos de la política exterior estadounidense, y más concretamente en Oriente Próximo, y los pilares de su administración mantienen desacuerdos esenciales sobre cuestiones tácticas y estratégicas. Esa ecuación también indica que el presidente ruso Vladimir Putin, quien se ha jactado de llevar las riendas en lo que sucede en Siria desde que se aliada con Irán y con el régimen de Damasco siguiendo un plan para imponer sus deseos, se encuentra ahora incapaz de ejecutar una estrategia de salida necesaria para que la crisis siria no se convierta en un problema ruso.

(…)

Al Asad por su parte ha triunfado a dos niveles; por una parte en la transformación de Siria en una arena al rojo vivo en la guerra local e internacional contra el terrorismo, que por otra parte fue convocado al país; y por otra parte logró firmar una asociación con Rusia, Irán y las milicias iraníes que le ha garantizado la permanencia en el poder y le ha hecho imprescindible. También consiguió transformar el “conflicto sirio” en una crisis internacional debido a los refugiados, y alargarlo con el fin de desgastar e imponer una rendición a sus prioridades respaldadas por el eje ruso-iraní que lo avala.

(…)

Artículo publicado originalmente en Al Hayat, 14/07/2017

Traducido y publicado por Fundación Al Fanar

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIrakOriente MedioRegiónSiria