Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Un desafío para la diáspora palestina

Delegados en la Conferencia Palestina en el Extranjero celebrada en Estambul, Turquía el 25 de febrero de 2017 [Middle East Monitor]

La Conferencia de Palestinos en el Extranjero celebrada en Estambul ha presentado un serio desafío a la autoridad nacional instalada y apoyada por los aliados de Israel en Ramallah. A pesar de los mejores esfuerzos de la Autoridad Palestina para evitar que los palestinos de la diáspora se reúnan de esta manera, más de 4.000 hombres y mujeres de 50 países se han reunido en la ciudad histórica para exigir el cambio.

Durante casi un cuarto de siglo, la diáspora palestina - ahora estimada en siete millones de personas - ha sido ignorada y se le ha negado la voz en los procesos nacionales de toma de decisiones. Este hecho fue una consecuencia directa de los Acuerdos de Oslo de 1993, a través de los cuales la Organización de Liberación de Palestina (OLP) otorgó el pleno reconocimiento a Israel a cambio del estricto control en los territorios ocupados.

Un orador veterano que participó en la redacción del Pacto Nacional Palestino y la Ley Básica de la OLP recordó a los asistentes a la conferencia la tragedia de las dos últimas décadas. "Nuestro pueblo ha sido golpeado por muchas calamidades, desde la Declaración Balfour a través del mandato británico y luego la Nakba de 1948", explicó el doctor Anis Fawzi Qassim amargamente, "pero el más grande de todos ellos fue Oslo. Eso convirtió a la revolución palestina en un protector de la ocupación [israelí] ".

La conferencia de Estambul fue el resultado de muchos años de discusiones e iniciativas lideradas por instituciones como el Centro Palestino de Retorno en Gran Bretaña y sus afiliados en Europa y América Latina. La idea de una reunión masiva de la diáspora palestina ha sido discutida durante algún tiempo. Antes del estallido de la guerra civil siria, los planes para reunirse en Damasco nunca se materializaron. Por lo tanto, cuando el gobierno turco propuso que la conferencia se celebrara en Estambul, la oportunidad fue aprovechada.

Aunque aparentemente se debiese al azar, la fecha del evento no careció del elemento simbólico, puesto que el 25 de febrero se celebraba el aniversario de la Masacre de Hebrón. Fue en 1994 cuando un terrorista estadounidense, el colono judío Baruch Goldstein, asesinó a 29 palestinos mientras rezaban al amanecer en la Mezquita de Ibrahim en la Ciudad Vieja de Hebrón.

Por otra parte, las demandas reivindicadas por la diáspora palestina se tornaron legítimamente representativas cuando el diario israelí Haaretz reveló, unos días antes de la conferencia, detalles de una "reunión secreta" en Aqaba en febrero del año pasado. Asistieron a aquella reunión Abdel Fattah Al-Sisi, el rey Abdullah de Jordania, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, y el entonces secretario de Estado estadounidense, John Kerry, para discutir un acuerdo de paz en Palestina. Sin embargo, no hubo aparente representación palestina, aunque la reacción en silencio al artículo Haaretz de la AP en Ramallah sugiere que el liderazgo sabía algo más de lo que se está haciendo público. Esto provoca muchas preguntas que hoy tiene muy pocas respuestas.

'Diferentes idiomas, mismo dialecto': La pasión por una causa une a la diáspora palestina.

¿Se ha liberado la toma de decisiones palestina a intereses regionales y extranjeros? ¿Por qué se celebró la reunión de Aqaba en secreto y por qué no participaron representantes palestinos? Si lo fueran, ¿por qué el secreto? El pueblo de Palestina, ya sea en casa o en el exilio forzado, tiene derecho a saber.

Cualesquiera que fueran los planes que la antigua administración estadounidense preparara después de Aqaba, o lo que sea que Donald Trump y Netanyahu ahora están planeando juntos, el papel de la diáspora en el avance del proyecto palestino para la liberación nacional se ha vuelto cada vez más importante. Después de todo, son los palestinos cuyo país ha estado ocupado durante casi 70 años y cuya tierra está siendo expropiada diariamente por la política colonial de Israel. La justicia natural, las leyes y convenciones internacionales están de su parte; Tienen que estar presentes y comprometidos, de lo contrario cualquier "solución" no tendrá legitimidad alguna.

La participación y el papel de la diáspora fue un tema que se extendió durante la conferencia de Estambul. Hubo, sin embargo, un reconocimiento de que ninguno de los objetivos esbozados se lograría sin abordar el tema del liderazgo. Uno de los organizadores, el ex miembro del Consejo Nacional Palestino, el doctor Salman Abu Sitta, describió brevemente lo que se requería: un liderazgo "capaz y limpio [de carácter impecable]".

El liderazgo actual está claramente falto de ambos aspectos. De hecho, existe un sentido innegable de que tanto la OLP como la PNC en sus formas actuales ya no son aptas para el propósito. Lo que parece no resuelto, sin embargo, es si abandonar o no ambas entidades y establecer órganos alternativos. Aquí está el reto.

Mientras que la generación más vieja parece estar aferrada a la idea de que la OLP debe seguir siendo el órgano paraguas de todos los palestinos, y la PNC su parlamento general, existe una opinión generalizada entre los palestinos más jóvenes de que debe haber un nuevo comienzo.

Daniel Jadue, alcalde del municipio de Recoleta en Santiago, Chile, es de ascendencia palestina; Resumió sucintamente el pensamiento de la generación más joven: "Si seguimos haciendo negocios durante los próximos 25 años de la misma manera que lo hicimos en los últimos 25, entonces los resultados serán los mismos. Pero hay demasiado sufrimiento humano para que sigamos así ".

En general, la Conferencia de Palestinos en el Extranjero representó un punto de inflexión en la lucha por la liberación y la existencia de su patria. Fue marcado por un profundo sentido de urgencia para llenar el vacío dejado por una élite política bajo cuyo "liderazgo" su derecho de retorno ha sido descuidado, socavado e incluso amenazado.

Que esta conferencia se celebrase en el centenario de la Declaración de Balfour es testimonio de la determinación y la voluntad indomable del pueblo palestino para recuperar su tierra y su herencia. La confianza está pasando de una generación a otra.

Este hecho fue visible inequívocamente cuando un frágil octogenario, Muhammad Abu Daya, entregó el título de propiedad de su tierra en lo que ahora es Israel a su nieto más joven; Él desafió a los israelíes para demostrar que adquirieron su tierra legalmente. Cuando el joven aceptó el documento con gracia y prometió "volver" a la propiedad un día, nadie quedó en duda de que, por mucho tiempo que dure, esta lucha continuará hasta que se logre la victoria.

Entrevista con Muhammad Abu Daya: Preservando la historia palestina a través de la poesía.

Categorías
Artículos de OpiniónEuropa y RusiaOriente MedioPalestinaReportajes y AnálisisTurquía
Dr Daud Abdullah

El Dr. Daud Abdullah es el director de Middle East Monitor/Monitor de Oriente

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines