Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

20 años después: Cómo Al Jazeera ha influido en el periodismo mundial

Al Jazeera ha conseguido alterar la narrativa vigente en la región; su lema de ser "la voz de los sin voz", es la promesa de la red para los oprimidos y aquellos que con frecuencia no son escuchados.
Sala de redacción de Al-Jazeera.

Al Jazeera Media Network (AJMN) cumplió 20 años el pasado 1 de Noviembre. A lo largo de estos años, la red de información ha pasado de ser un canal de TV a una auténtica plataforma multimedia internacional. AJMN emite actualmente en tres lenguas distintas: árabe, inglés y serbocroata. Sus plataformas online, por su parte, se editan en más idiomas, que incluyen el turco, español o chino mandarín.

AlJazeera.Net, la página web en árabe de la red, se ha mantenido en estos años como la web en árabe más visitada en todo el mundo. AJ+ , una nueva plataforma online, ha transformado la manera en la que se cuentan las noticias. En 2015, AJ+ ganó el Premio Webby de Cine y Video online.

La red ha fundado además innovadoras plataformas de apoyo para el desarrollo del periodismo. Al Jazeera Centre for Studies (Centro de Estudios Al-Jazeera), parte de la obra social de Al Jazeera, es ahora un reconocido think tank que proporciona apoyo científico y académico para la red y también para toda la región. Se ha convertido en una plataforma muy importante con capacidad de influencia en las políticas regionales.

El Think Tank and Civil Society Programme (TTCSP), una agencia de calificación de think tanks dependiente de la Universidad de Pennsylvania en Estados Unidos, declaró al Al Jazeera Center for Studies como el quinto think tank más influyente en asuntos de la región MENA (Oriente Medio y Norte de África) en su ranking global de think tanks del año 2015 (2015 Global Think Tank Index).

Otras estructuras de la obra social de la red como el Al Jazeera Centre for Training and Development (Centro Al Jazeera para la Práctica y el Desarrollo) y el Al Jazeera Public Liberties and Human Rights Centre (Centro Al Jazeera para las Libertades Públicas y los Derechos Humanos) están haciendo también considerables avances respectivamente.

Al Jazeera ha influido principalmente en dos importantes ámbitos a lo largo de los últimos veinte años: ha generado el espacio para un periodismo valiente en la región MENA y ha sido capaz de proporcionar información alternativa a quienes estaban constantemente sometidos a la propaganda de los medios estatales.

Al-Jazeera ha proporcionado un entorno en el cual los periodistas pueden vivir, trabajar y además ser justamente retribuidos por realizar un periodismo de calidad para la red. En consecuencia, la red ha conseguido atraer a los mejores reporteros del mercado. Al Jazeera ha conseguido alterar la narrativa vigente en la región; su lema de ser “la voz de los sin voz”, es la promesa de la red para los oprimidos y aquellos que con frecuencia no son escuchados. La red ha abierto un espacio para que los periodistas prosperen en una región donde la libertad de expresión y las libertades de los medios de comunicación viven tiempos de escasez. Al Jazeera supo poner a muchos países en el centro de atención al cubrir historias que la mayoría de los medios estatales evitaban. La valentía en su periodismo dio lugar a que proliferaran una serie de organizaciones de medios de comunicación similares en la región, todos tratando de emular a Al Jazeera.

Al Jazeera ha ayudado además a la proliferación de periodistas locales, con reporteros de la región siendo quienes cuentan los acontecimientos de sus propios países. Estos profesionales entienden la cultura y la lengua con la que trabajan, y sirven para difundir una perspectiva diferente de los sucesos. Esto ha llevado a que se produzcan debates saludables en muchas de las oficinas de redacción del mundo. Los estereotipos y mensajes subliminales que proliferan sobre la región MENA son ahora constantemente cuestionados y combatidos; algo que no pasaba antes del nacimiento de Al Jazeera.

Antes de Al Jazeera había muchos asuntos que se quedaban sin aclarar, como las continuas referencias diferenciativas entre “suníes, chiíes y kurdos” en una frase, como si los kurdos fueran una secta u otra escuela de pensamiento islámica, según  el caso. La mayoría de los kurdos son en realidad musulmanes suníes, por lo que es esencial distinguir y explicar al público estos detalles cuando se hacen tales comparaciones.

Las redacciones de Al Jazeera han presentado a lo largo de los años interesantes discusiones editoriales que han permeado a otros medios en la región. Recientemente, se inició un debate sobre si se debe denominar a las masas de personas que hacen el peligroso viaje a Europa como refugiados o migrantes. Finalmente se decidió que el término para referirse a estas personas es “refugiados”. La mayoría de los canales de noticias internacionales siguen insistiendo en llamarles “inmigrantes”.

Al Jazeera sigue profesionalizando la fraternidad de  los medios en la región, e incluso en el mundo, mediante la introducción de las últimas tecnologías del mercado. La red es también una parte importante en las discusiones en curso sobre la mejora del periodismo en el mundo y la protección de los periodistas.

Sin embargo, no todo han sido aguas tranquilas para la red, también ha habido importantes desafíos. Decenas de periodistas de la red han sido encarcelados, torturados y asesinados. Sami Al-Hajj, periodista de la versión en árabe de Al Jazeera, fue encarcelado en Guantánamo desde 2001 y liberado en 2008 sin cargos. Otros periodistas de la red también han sido encarcelados en países como Somalia, Libia y Egipto.

Hay varios periodistas de Al Jazeera que hacen frente a largas penas de prisión, incluyendo condenas a muerte en el caso de Egipto. Varias oficinas de Al Jazeera han sido quemadas y bombardeadas durante los últimos 20 años. Muchos gobiernos, particularmente en Oriente Medio, han ordenado el cierre de las oficinas de Al Jazeera.

En Marzo de 2014, Arabia Saudí, Bahréin y los Emiratos Árabes Unidos (EAU) retiraron a sus embajadores de Doha, la capital de Qatar. Qatar fue acusado por estos países de incumplir un acuerdo de Noviembre de 2013 para no “interferir” en los asuntos internos de terceros países. En el centro de estas acusaciones se encontraban las posiciones que Al Jazeera defendió en la cobertura de noticias de estos países del Golfo.

El descenso de los precios del petróleo también ha dado lugar a la finalización de determinados proyectos y a que hay un exceso de personal en la plantilla de la red. En cualuqier caso, estos veinte años han sido un interesante viaje para esta red de medios, que continúa cambiando el panorama político en la región.

Categorías
ÁfricaArabia SauditaArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaBahrainEmiratos Árabes UnidosEuropa y RusiaOriente MedioQatarRegión

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines

Revive el Viaje de los refugiados de la Nakba