Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La masacre en Siria pone en evidencia a la “Responsabilidad de seguridad mundial”

 

 Mientras que la población civil en la ciudad siria de Alepo es masacrada por los ataques aéreos, bombardeos y ofensivas terrestres, ¿Qué ocurre con la responsabilidad mundial de proteger a las poblaciones en peligro?

Los Convenios de Ginebra y el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas fueron establecidos después de la Segunda Guerra Mundial para mantener la paz y proteger a las personas en zonas de conflicto.

Pero la doctrina de la ONU del siglo XXI llamada “Responsabilidad de Proteger (R2P)”, creada y puesta en marcha por los estados miembros del organismo mundial para prevenir asesinatos en masa ha tenido una eficacia parcial y casi nunca en los extramuros de “Occidente”.

Aunque formalizada en 2005, la R2P fue a priori un resultado en respuesta al genocidio de 1994 en Ruanda, en el que milicianos extremistas hutus mataron a unos 800.000 tutsis y hutus moderados.

La doctrina también deriva de la intención de evitar la repetición de atrocidades como la masacre de 1995, de 8.000 hombres y niños musulmanes bosnios por las fuerzas serbias en la ciudad de Srebrenica.

Se atribuye la responsabilidad a la comunidad internacional de “utilizar medios diplomáticos, humanitarios y de otra índole” para proteger a las poblaciones de crímenes contra la humanidad y limpieza étnica.

Ejemplos del pasado incluyen el bombardeo de la OTAN en Serbia en 1999 como un medio para proteger a la población de Kosovo y la administración de Timor Oriental de la ONU.

Pero ahora, la R2P es simplemente una “alta aspiración moral” que ha “fracasado” en las complejas realidades de las guerras de hoy, de acuerdo con Paddy Ashdown, un legislador británico que fue mediador en el conflicto de Bosnia y Herzegovina acontecido entre 2002 y 2006.

Ashdown, quien estuvo entre los políticos occidentales en el llamamiento a la intervención militar en la guerra de Bosnia en la década de 1990, dijo que el mundo se había vuelto reacio a involucrarse en conflictos prolongados y desordenados.

“R2P ha pasado de tener una gran fe en la paz a reunir palabrería sobre ésta.”, dijo Ashdown.

 

Ashdown, ex líder del partido Liberal Demócrata británico de la oposición, estuvo hablando a la Fundación Thomson Reuters para un cortometraje titulado “¿Responsabilidad de proteger?”, lanzado el pasado martes.

El diplomático añaidó que las situaciones de conflicto desde la invasión de Irak, liderada por Estados Unidos en 2003, han demostrado que Occidente es incapaz de dar con las estrategias de intervención apropiadas para proteger a los civiles.

En Libia, ocho años después, Estados Unidos, Gran Bretaña y sus aliados siguen sin pacificar el país ni facilitar gobiernos, justo lo contrario que hicieron para desestabilizarlo y fomentar el asesinato de cientos de civiles.

El Estado Islámico se hizo cargo de la ciudad natal del ex líder de Sirte hace un año ya que los militantes aprovecharon el caos que siguió a su muerte en 2011.

Bombardeo

Una grieta profunda entre Rusia y Occidente, agravada por la crisis de Ucrania en 2014, ha dejado al Consejo de Seguridad de la ONU en un punto muerto en los esfuerzos por promover la paz en Siria, donde Rusia respalda al gobierno del presidente Bashar al-Assad y los otros países occidentales a diferentes facciones de la oposición o a todas.

“Cada vez que el mundo occidental ha pretendido mejorar la situación de cualquier pais del extrarradio como por ejemplo en Libia, o particularmente en Siria – ha fracasado “, dijo Ashdown.

La guerra de Siria estalló en 2011 tras un levantamiento popular, aunque auspiciado por Occidente, contra el gobierno de más de cuatro décadas de la familia Assad, que se inspiró en las revueltas de la primavera árabe en todo el Oriente Medio.

La guerra, que enfrenta a los partidarios de Bashar Al-Assad y sus detractores de variadas ideología, ha matado a más de 300.000 personas. La mitad de la población ha sido desplazada y gran parte de la Siria urbana se ha convertido en un erial.

Las potencias occidentales dicen que el gobierno de Siria y sus aliados rusos son culpables de crímenes de guerra por atacar a civiles, a las entregas de ayuda y a los hospitales. Moscú y Damasco dicen que sólo tienen como objetivo a los militantes y niegan haber atacado hospitales de lo que acusan a Occidente y las facciones rebeldes.

“Siria es un caso que está pidiendo ‘responsabilidad de protección’ y nadie está mostrando ninguna responsabilidad”, dijo Michael Ignatieff, académico y especialista en intervención humanitaria.

“El caso de Siria debería afectarnos especialmente sin embargo las estadísticas de muertos son tinta mojada en los informes internacionales”, dijo Ignatieff a la Fundación Thomson Reuters.

Un problema es que la R2P se deriva de un concepto del siglo XIX sobre las relaciones internacionales en que los Estados deben intervenir “cuando un país no puede o no quiere proteger a su propia población”, dijo Ghassan Salame, un ex asesor del secretario general de la ONU.

“Pero la R2P también ha sufrido una disminución general del impacto ideológico de Occidente sobre el resto del mundo”, dijo Salame en una entrevista.

La confianza en la capacidad de Occidente para resolver conflictos y construir la paz cayó en picado después de que la R2P fuera invocada en Libia en 2011 para evitar que Gadafi matara a su propio pueblo, dijeron Salame y otros expertos.

En marzo de 2011, el Consejo de Seguridad de la ONU aprobó una resolución de apoyo a la acción militar para proteger a los civiles contra las fuerzas de Gadafi.

Pero luego del derrocamiento y la muerte del líder libio, el país se vio envuelto en una lenta y encendida guerra civil entre dos gobiernos rivales, uno en Trípoli y uno en el este, ambos armados por potencias occidentales, directa o indirectamente.

“A Libia fuimos, hicimos el trabajo… (entonces) nos marchamos en lugar de crear una red que incluyera, por ejemplo, a Turquía, la cual habría ayudado a reconstruir una paz en Libia. Es un caos sangriento”, dijo Ashdown.

“Por cierto, lo mismo pasó en Irak”, agregó.

Protegiendo el Futuro

Los movimientos previos de los Estados Unidos para deponer a los gobiernos o líderes en Afganistán e Irak durante la presidencia de George W. Bush, y, bajo el mandato del presidente Barack Obama en Libia, son altamente problemáticos para la Responsabilidad de Proteger, dijo Salame.

“Esta idea de un cambio de régimen, que puede hacerse clínicamente sin tocar la estructura del Estado, o sin la deconstrucción de la sociedad estatal espero que sea enterrada de una vez por todas”, dijo Salame.

Luego de dos acuerdos fallidos de alto el fuego entre los Estados Unidos y Rusia para poner fin a los combates en Alepo, una nueva ronda de conversaciones se estableció en Ginebra este mes que incluía a Arabia Saudí y Qatar, ambos apoyan a los grupos de oposición sirios.

El conflicto sirio pone de relieve hasta qué punto los conflictos se han vuelto complejos.

“No vivimos en un mundo, donde matar y morir permanecen confinados de manera segura dentro de un estado soberano”, dijo Ignatieff, apuntando a la crisis de refugiados en Europa derivada de la guerra y la inestabilidad en el Medio Oriente.

“Miren a Siria, no es sólo una gran cantidad de sirios muriendo. Ha afectado de manera decisiva a la estabilidad y la cohesión de Europa “, dijo el académico.

Pero cuando se trata de establecer una paz duradera, es mejor prevenir que curar, dijeron los tres expertos – lo cual podría resultar un importante consejo para el secretario general de la ONU entrante, Antonio Guterres.

“Creo que hay que convencer al mundo de que la diplomacia tiene un papel más importante que desempeñar en la paz que los explosivos”, dijo Ashdown.

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaEuropa y RusiaIrakLibiaOrganizaciones InternacionalesOriente MedioReino UnidoRusiaSiriaUNUS
Recordando La Masacre De Rabaa

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines