Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Lo que necesita Al-Sisi

Me encontré con un político de alto nivel la semana pasada y le hice la pregunta típica  que se hace cualquiera en Egipto: “¿A dónde vamos?”

Él respondió, sin dudar, las mismas palabras que oímos todos los días: “La situación es muy difícil y estamos experimentando una etapa complicada”. Entonces le pregunté cuál era la solución.

Su evaluación fue que Egipto necesita el 100%, y no el 99%  de sus ciudadanos para ayudar y realizar un esfuerzo real. Añadió que Egipto necesita las oraciones de sus familias y, lo más importante, la gracia de Dios. En su opinión, incluso si se cumplen todas estas cosas, para Egipto, seguiría siendo necesario un milagro para salir de la crisis y  la sombría la situación.

El presidente egipcio, Abdel Fatah al-Sisi necesita una administración cualificada con el fin de ayudar a que el país se mueva del estado de crisis a un estado de prosperidad. Sin embargo, el problema es que la actual administración entorpece más que ayuda y es una carga para cualquier presidente o gobierno.

Al-Sisi necesita comenzar de inmediato la reforma en el sector de la educación con el fin de encontrar los cuadros y las personas competentes en los próximos años, sobre todo porque la magnitud de la ignorancia y el atraso en la administración del Estado no tiene precedentes. Esta ignorancia y la falta de competencia conduce a desastres sin fin, los efectos de los cuales surgirán en el futuro. El presidente necesita una verdadera guerra y la disuasión contra los ladrones, especialmente aquellos que roban los medios de vida de los ciudadanos.

Por supuesto, Al-Sisi necesita dinero y muchos recursos para hacer frente a la grave crisis económica del país, especialmente en vista de la debilidad de las exportaciones directas e inversiones, además de la disminución del turismo y la falta para los egipcios de las remesas del extranjero. Todo esto va acompañado de una crisis económica mundial, y lo más peligroso, las turbulencias sin precedentes en la región que amenazan su existencia.

Sin embargo, lo más importante para Al-Sisi es rodearse del mayor número de expertos y personas calificadas en todos los campos. El presidente tiene que estar más abierto a toda la sociedad. También tiene que escuchar las opiniones de muchos y mirar a todos los grupos de la sociedad. Si se las arregla para restaurar la coalición del 30 de junio, o al menos la mayoría de ella, entonces él habría supuesto la mitad de la resolución de la crisis.

Este último requisito es una cuestión que casi todos con los que he hablado y escuchado recientemente están de acuerdo.

Los retos a los que se enfrentan el Egipto de hoy no tienen precedentes, y está a punto de enfrentarse a los problemas cíclicos. Cada vez que superamos una crisis, nos encontramos con una nueva recesión.

¿Estamos experimentando la focalización y la emboscada de fuerzas externas? Esto puede ser muy cierto, y si lo es, entonces no podrá superar. En su lugar, habría que lograr el mayor porcentaje de consenso nacional posible, y con el fin de hacerlo, el presidente debe estar más abierto a todos, especialmente a las fuerzas nacionales que participaron en los hechos del 30 de junio de 2013.

El presidente tiene que cumplir, sentarse y escuchar a expertos en diferentes materias.

El presidente tiene que encontrar ventanas y puertas entre él y el pueblo que estén siempre abiertas.

Por supuesto, no me refiero a “todo el mundo” en el sentido literal de la palabra, cuando hablo de las fuerzas activas e individuos en la sociedad.

El presidente tiene que ampliar su base de asesores. No sé los límites de su actual círculo y hay informes que dicen que el presidente se sienta y escucha una serie de figuras, pero esto no llega a los medios de comunicación. Quiero decir que todas las reuniones del presidente necesitan ser retransmitidas y anunciadas, pero el objetivo final es que se aumente el número de sus consejeros con el fin de que esto refleje en el alivio de las crisis y los problemas enfrentados por las personas en el día a día.

Estamos seguros que el presidente está haciendo un gran esfuerzo todos los días y está muy interesado en hacer muchas cosas por sí mismo, pero, por desgracia, no siempre será adecuado para el trabajo, y estas cosas pueden consumir su tiempo y la salud. Necesitamos asesores altamente calificados y eficientes, ya que es uno de los medios más importantes para la superación de la crisis que enfrentamos.

 Traducido del Al-Shorouk News 16 de de octubre 2016.
Categorías
ÁfricaArtículos de OpiniónEgiptoRegión
Recordando La Masacre De Rabaa

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines