Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Las demandas palestinas deberían triunfar sobre el complot internacional pro-israelí.

La visita del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, a los Países Bajos fue un ejercicio de manipulación psicológica y política. No sólo Netanyahu no distingue entre los objetivos de la población palestina y los de la Autoridad Palestina; la hegemonía israelí también se discute en relación a Europa y los países europeos. Tal beligerancia sólo sirve para indicar cómo los países europeos se han convertido en subordinados de Israel, mientras que la atención a la asignación de los palestinos es la consecuencia de la colaboración más evidente con Tel Aviv.

Partiendo del lloriqueo habitual sobre que los palestinos quieren “Acre, Jaffa y Tel Aviv”, Netanyahu insistió en que: “Los palestinos y el Presidente de la AP Mahmoud Abbas no están de acuerdo con la existencia de Israel”. Como se cita en el Times de Israel, Netanyahu también declaró: “su problema no es Cisjordania, es nuestra propia existencia”.

Un fragmento de la verdad se puede extraer de la última declaración de Netanyahu con respecto a la existencia de Israel dentro del contexto del paradigma de dos estados impuesto a los palestinos. Sin embargo, enmarcar la negativa a reconocer a Israel como una preocupación constante no sólo es hipócrita sino también intencionalmente engañoso.

La aceptación del compromiso de los dos estados de la AP es indicativo del allanamiento a la existencia de Israel en lugar de la oposición pretendida. Las travesuras de Abbas, y los de otros funcionarios de la AP, contienen suficientes pruebas de dónde están sus lealtades. Para los palestinos, cualquier apariencia de allanamiento a la existencia de Israel es probablemente un producto del beneficio económico en el caso de la élite palestina, o de una cultura que impregna de miedo a los palestinos, cuyas vidas se han convertido en una metáfora de la lucha por la supervivencia.

Dicho esto, una verdadera lucha anticolonial, que hasta ahora no se ha producido debido a la exagerada importancia que se da a la diplomacia corrupta, obviamente, debe abarcar un rechazo a Israel, de lo contrario no hay ningún punto que argumentar en contra del compromiso de dos estados y sus ramificaciones.

Sin embargo, la comunidad internacional (Europa incluida) ha creado muchas versiones paralelas de lo que la lucha palestina debe consistir. El BDS, que ha ganado bastante terreno para irritar a Israel, es quizás el ejemplo más visible de lo que la solidaridad internacional con Palestina puede lograr. Sin embargo, no está exenta de dificultades, como la falta de postura anticolonial clara. Para la comunidad internacional, por lo tanto, el BDS pueden maniobrar entre dos aguas, conservando su posición al tiempo que presiona a las empresas para poner fin a sus relaciones con Israel, sin embargo, que queda a pocos pasos desde el rechazo de Israel, precisamente debido a sus características distintivas entre 1948 y 1967.

Estas dos fechas importantes han reforzado a Israel, en lugar de a la memoria palestina, precisamente por el hecho de que la comunidad internacional también se ha beneficiado de la ambigüedad asociada, hasta el punto de que Europa está dispuesta a que su política exterior en lo que respecta a Israel esté influenciada tanto por la manifiesta presencia colonial en Palestina, así como por sus narrativas. Por lo tanto, Netanyahu se enfrentará a poca oposición política al reclamar que “Israel no sólo se protege a sí misma, sino que también protege a Europa”. A pesar de que Europa es necesaria y. en cierta medida, imprescindible para Israel, se ha dado suficiente impunidad por parte de la comunidad internacional como para proyectar su narrativa de seguridad. Por lo tanto, es igualmente claro que la reciprocidad, en este caso haciendo de los palestinos una entidad prescindible, no es del todo desagradable para Israel. De ahí la importancia de los zumbidos incesantes de Netanyahu, y es que la existencia de Israel es un impedimento, una realidad que en última instancia debe conformar una lucha palestina  internacionalista y anticolonial coherente y consistente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónBlogsBlogs- PolíticaIsraelOrganizaciones InternacionalesOriente MedioPalestinaUN

MEMO Staff Writer

Recordando La Masacre De Rabaa

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines