Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Castigando al mensajero: la guerra de Israel contra las ONG

"Mereces ver a tus seres queridos sufriendo y muriendo. Pero, tal vez, te podrían herir antes que a ellos", era parte de un mensaje de amenaza recibido por un miembro del personal en Al-Mezan, un grupo de derechos humanos con sede en Gaza. La foto adjunta al correo electrónico era del exterior de la casa del activista. La esencia del mensaje: "vamos a por ti"
Ministro de asuntos exteriores palestino, Riyad Al-Maliki, enviando un archivo a la Corte Penal Internacional. 2015.

“Mereces ver a tus seres queridos sufriendo y muriendo. Pero, tal vez, te podrían herir antes que a ellos”, era parte de un mensaje de amenaza recibido por un miembro del personal en Al-Mezan, un grupo de derechos humanos con sede en Gaza. La foto adjunta al correo electrónico era del exterior de la casa del activista. La esencia del mensaje: “vamos a por ti”.

Al-Mezan, junto con otros tres grupos de derechos humanos palestinos -Al-Haq, Addameer y el Centro Palestino para los Derechos Humanos- están presionando activamente en el caso contra Israel en la Corte Penal Internacional (CPI) que acusa al Estado de crímenes de guerra en Palestina, en particular durante la guerra en Gaza en 2014.

En abril de 2015, la Autoridad Nacional Palestina (ANP) había firmado oficialmente el Estatuto de Roma y, unos meses más tarde, en noviembre, los grupos presentaron una cantidad sustancial de evidencias de presuntos crímenes de guerra de Israel contra la humanidad.

Pero incluso antes de estas fechas, la guerra contra los grupos de derechos humanos independientes ya se estaba fraguando. Las restricciones a las ONGs israelíes, especialmente aquellas que desafían la ocupación israelí de Palestina, son bastante recientes. Sin embargo, la presión, la violencia, la restricción de movimiento, el allanamiento de las oficinas y las detenciones, han sido una parte integrante de la política israelí contra grupos de derechos humanos palestinos. El episodio más reciente es sólo un ejemplo.

“Desde septiembre de 2015, varias de las organizaciones se han enfrentado implacablemente con campañas de intimidación que tratan de desacreditarlas y avivar la inseguridad entre su personal”, escribió Amjad, un iraquí en Israel. “El acoso culminó en amenazas de muerte contra dos personas: Un abogado palestino de Al-Mezan y Nada Kiswanson, una abogada palestina-sueca, que es la representante de Al-Haq en La Haya”.

Israel está, sin duda, sintiéndose acosado. Su marca, cuidadosamente tallada, -un oasis de democracia en un desierto árido autoritario- ahora está llena de agujeros. Su ocupación, las guerras y el bloqueo en Jerusalén Este, Cisjordania y Gaza, y la difusión de las imágenes y la información sobre dicha conducta a través de las plataformas de Internet y las redes sociales está haciendo que sea imposible que Israel mantenga su Hasbará oficial. Por lo tanto, su reacción es de preocupación.

El Parlamento israelí ha sido tomado por leyes que proponen las facturas dirigidas a restringir el trabajo de sus propios grupos de derechos humanos, o cualquier organización de la sociedad civil independiente que parece, en modo alguno, críticos del gobierno y favorables hacia los palestinos.

La ‘Ley de ONG’ está ahora en vigor. Obliga a las ONGs declarar sus fuentes de financiación y castiga a los que se abstenga de hacerlo. También impone fuertes impuestos a dichos fondos, incluso cuando estos sean declarados. La Unión Europea, junto con el Gobierno de los Estados Unidos advirtió a Israel contra este tipo de leyes, pero fue en vano. El proyecto de ley está escrito en una terminología demasiado amplia, por lo que es posible que el gobierno apuntase a estas organizaciones sin parecer vengativo o por motivos políticos.

“Lo que está ocurriendo ahora en Israel es fascismo”, manifestó David Tartakover, que fue citado en el periódico británico The Guardian. Tartakover, el artista que diseñó el logotipo de la campaña israelí ‘Paz Ahora’ en la década de 1970 describe “una fluctuación lenta de limitaciones” que comenzaron en 1995 (tras el asesinato del primer ministro, Isaac Rabin, a manos de un extremista judío), pero que se aceleró en el último año.

Un ejemplo incluye la “fidelización de Cultura Bill”, que suena como, de acuerdo con Michael Griffiths, “algo sacado de 1984”. Pero no es una ficción. Es un proyecto de ley dirigido a artistas y autores, y retiene fondos de las organizaciones que promuevan cualquier material considerado objetable por el stablishment político de Israel.

Esto llevó a la prohibición de “Borderlife”, una novela israelí de Dorit Rabinyan, que representa una historia de amor entre un hombre palestino y una mujer judía. El ministro israelí de Educación, de la línea más conservadora, Naftali Bannett, prohibió la novela con el pretexto de que promueve la “asimilación” entre las razas.

Con el “gobierno más conservador” de la historia de Israel, y un parlamento en la misma línea, la incursión de las facturas contenciosos es probable que continúe.

Sin embargo, mientras que las organizaciones propias de Israel, grupos de derechos y artistas disidentes son el objetivo de las prohibiciones, multas y retención de los fondos, los palestinos están en peligro de consecuencias mucho más graves.

Para apreciar esto, uno debe mirar el lenguaje utilizado durante una reciente conferencia organizada por el diario israelí Yedioth Ahranoth.

De acuerdo con el periodista de investigación, Richard Silverstein, la conferencia, que ataca principalmente el Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS) “se ha convertido en un verdadero carnaval de odio.”

“Todo el mundo desde las delirantes celebridades de Hollywood hasta los ministros del gabinete, o la líder de la oposición han prometido lealtad a la causa”, escribió.

Los altos funcionarios incluyen al ministro de Inteligencia, Israel Katz, que pidió la “muerte civil, asistida” de líderes del BDS como Omar Barghouti. De acuerdo con Silverstein, la frase utilizada por Katz es “sikul Ezrahi memukad“, que se deriva de una frase en hebreo como un eufemismo para el asesinato selectivo de un terrorista, que literalmente significa ‘frustración del objetivo’.”

Trabajando mano a mano con varios gobiernos occidentales, la percepción oficial de Israel del movimiento BDS está alcanzando el punto de considerar al movimiento de la sociedad civil, como si fuese una organización criminal. El BDS simplemente exige la responsabilidad moral y legal de los gobiernos occidentales y las empresas que contribuyen en modo alguno a violaciones de los derechos humanos y el derecho internacional de Israel.

Las recientes amenazas de muerte contra defensores de los derechos que están presionando por el respeto del derecho internacional y de la justicia para miles de civiles de Gaza, que murieron durante las guerras recientes, es una progresión natural de los esfuerzos incesantes de Israel.

Mientras que se restringe la labor de los grupos de derechos humanos independientes es bastante común por parte de los gobiernos de Oriente Medio, resaltar que la campaña de Israel resulta más peligrosa, y debe centrar la cobertura de los medios, pero esto choca con la apuesta decidida de los EEUU y otros gobiernos occidentales de centrar el foco hacia los grupos de derechos humanos.

La última acción fue la legislación recientemente aprobada en la Legislatura, con mayoría demócrata en el estado de New Jersey, que fue firmada por el gobernador, Chris Christie. Nueva Jersey es ahora el último de los estados de Estados Unidos que criminaliza el BDS y se comprometió a castigar a toda empresa que se una a la campaña de boicot a Israel.

Con poca o ninguna rendición de cuentas, Israel continuará con su lucha contra las ONGs y los  activistas, amenazando y restringiendo el trabajo de cualquier persona que se atreva a ser crítica.

“Lo que está ocurriendo ahora en Israel es el fascismo”, afirmó Tartakover, y esto es, por supuesto, la derecha.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestina
Ramzy Baroud

Ramzy Baroud es periodista, autor y editor de Palestine Chronicle. Es autor de varios libros sobre la lucha palestina, entre ellos "La última tierra": Una historia palestina' (Pluto Press, Londres). Baroud tiene un doctorado en Estudios Palestinos de la Universidad de Exeter y es un académico no residente en el Centro Orfalea de Estudios Globales e Internacionales de la Universidad de California en Santa Bárbara. Su sitio web es www.ramzybaroud.net.

Recordando La Masacre De Rabaa

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines